Roberto Cachanosky para Visión Liberal
Eliminar cargos políticos está bien, pero reformar el Estado es mejor


Enero cerró con la noticia del decreto que oficializa la prohibición de contratar familiares de funcionarios de alta jerarquía en la administración pública. Una medida que fue aplaudida por la mayoría de los argentinos y que buscaría cerrarle el paso al nepotismo y, de paso, lavar la imagen del gobierno del cambio que también incrementó el sector público con nombramientos.

En un análisis del economista Roberto Cachanosky para Visión Liberal, esta medida se entiende como una jugada para "zafar" con el caso Triaca. "En principio tiene lógica por el nepotismo que hubo todo este tiempo, sobre todo dentro del kirchnerismo y también en el actual gobierno, que ha tenido su dosis. Era necesario tomar una medida extrema".

 "El kirchnerismo dejó un descalabro fiscal fenomenal con un déficit fiscal récord. Cambiemos profundizó ese problema en sus primeros dos años de mandato incrementando el empleo público y la estructura estatal".

En efecto, -continuó explicando Cachanosky- el Estado ha venido engrosando sus filas y generando mayor gasto sistemáticamente por décadas. Por citar un ejemplo, según Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Igualdad y el Crecimiento (Cippec), en 2003 había 12 Ministerios, con el kirchnerismo incrementaron a 18 y con Cambiemos llegaron a 23 para luego bajar a 21. Asimismo, en 2003 había 67 organismos descentralizados, en 2015 se amplió a 88 organismos y en 2016 se redujo a 87. Y así podríamos continuar citando ejemplos del crecimiento del Estado sin que medie freno o contención alguna.

Sin embargo y a pesar de que la última medida del presidente Macri es una señal de comportamiento ético, para Cachanosky "el camino va más por la reforma del Estado, eliminar funciones y achicar funciones que existen, eso a nivel nacional. Y también bajar el gasto de los planes sociales a nivel nacional. Además de continuar con la reducción de los subsidios, como transporte, energía, entre otros".

Por otro lado, según el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), "la norma no resuelve los problemas ligados con la sobredotación y baja profesionalidad del empleo público". Para el IDESA, la norma tiene solo un "valor simbólico". Sin embargo, para Cachanosky "algo va a disminuir. Hay que ver si esos lugares los ocupa otros o no, porque si saco a mi tío y pongo a José ese gasto no baja".

Si bien, Macri ha subrayado la necesidad de "transparentar la política", con la esperanza de que sus medidas sean replicadas por otros niveles de la Administración. Para Cachanosky se hace ineludible que a nivel nacional se tomen iniciativas parecidas de reducción del aparato estatal.

 "Obviamente por una cuestión de federalismo el gobierno central no puede obligar a los municipios a aplicar el decreto en mención, pero sería una buena medida para detener el desmadre y fomentar que la reducción del gasto sea una medida sostenible en el tiempo" (Cachanosky dixit)

Por otro lado, el economista hizo hincapié en la necesidad de diferenciar entre empleados públicos de planta y aquellos cargos que son nombramientos políticos. "Yo creo que en principio todos los puestos, salvo los políticos, deberían pasar por un proceso de selección que debería ser neutral. En el caso de los cargos políticos que se nombran por decreto es un caso aparte, el kirchnerismo hizo un desastre, y estos también", remarcó.

Lunes, 5 de febrero de 2018