Los gestos y señales que Estados Unidos siembra en la Argentina
La visita de Tillerson implica que el país dejó de dar la espalda al país liderado por Donald Trump


Rex Tillerson, Secretario de Estado norteamericano llegó a Argentina a brindar un mensaje inequívoco: la relación entre Estados Unidos y la Argentina atraviesa uno de sus mejores momentos. Después de años kirchneristas viviendo de espaldas al país del norte, el gobierno del presidente Macri, por afinidad previa con el presidente Trump, logró incluirse en la brújula comercial y económica de Norteamérica.

Aplaudir el liderazgo de Argentina en la región muestra al país como un socio confiable para Estados Unidos, que tiene pocos socios con quienes congeniar. Tillerson ha dicho que la relación se consolida "cada día", e insistió en que la Argentina, con Macri, "tiene un rol importante que desempeñar" en la región, donde el drama de Venezuela es la crisis más urgente.

Para el internacionalista Emilio Cárdenas, "la reciente visita del Secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson, a la Argentina es toda una señal bien evidente, de su clara cercanía y simpatía para con nuestro país y hasta de su confianza personal con sus actuales interlocutores oficiales argentinos".

En ese sentido, Washington define su relación con Argentina como pragmática, sincera, amistosa, mutuamente respetuosa y estable. "Donald Trump nos hace, con esta visita, señales claras de que está dispuesto a escuchar la opinión del nuestro gobierno y a actuar en conjunto, de resultar ello necesario o posible. Esta es entonces una ocasión para volver a ejercer liderazgo y hasta para recuperar peso específico individual en nuestra propia región. No se trata de ignorar a Brasil. Todo lo contrario, es hora de actuar con los EEUU, sin por ello tener que dejar de lado a Brasil", destaca Emilio Cárdenas para Visión Liberal.

Venezuela en la mira

Una de las grandes preocupaciones del secretario Tillerson es encontrar una manera de presionar al régimen de Nicolás Maduro. Según el político norteamericano, dentro de las opciones está la de "sancionar o prohibir la venta en Estados Unidos de petróleo venezolano o de refinar sus productos. "Pero nuestro desacuerdo es con el régimen de Venezuela, no con su pueblo que está sufriendo enormemente. No hacer nada significaría que el pueblo venezolano siga sufriendo", manifestó.

Emilio Cárdenas piensa que "Venezuela y la grave crisis humanitaria que allí puede, de pronto, estallar en cualquier momento, nos obligarán a todos eventualmente a tener que diseñar reacciones por lo menos bien coordinadas. Y es ciertamente bueno estar lo mejor preparados posible para ello y tener a disposición opciones y alternativas ya analizadas. Además, la próxima Cumbre de las Américas, que se reunirá en abril venidero en la ciudad peruana de Lima, requiere de conversaciones previas".

El analista internacional informó a este portal que lo sucedido en la Cumbre de las Américas de Cartagena durante la gestión del presidente Obama, que pasó allí momentos innecesariamente difíciles, no debiera volver a ocurrir.


Miércoles, 7 de febrero de 2018