Una solución inmediata para el acuciante problema de las escuelas rurales


El 10% de los alumnos asiste a algunas de las 15.600 escuelas rurales que hay en el país. Estas representan el 38% del total de establecimientos. Sólo el 28% de estas son de nivel secundario. El 30% tienen una dificultad de acceso alta. ¿Se puede hacer algo para mejor esta situación? 

Una escuela rural en 9 de Julio, provincia de Buenos Aires

Mucho se habló el mes pasado sobre el posible cierre de 39 escuelas rurales de la Provincia de Buenos Aires que tenían menos de cinco alumnos cada una. Al analizar esta política se pueden poner en la balanza dos cuestiones importantes, la lejanía de los establecimientos a los que reasignaran a los alumnos y el costo de mantener una escuela a la que asisten menos de cinco chicos. 

Ir a una escuela más lejana implicará un mayor esfuerzo y resignar más tiempo por parte de los alumnos y en algunos casos de sus padres, pero ayudaría a reducir el costo de la provisión de este servicio. Reasignar a un chico a una escuela más lejana ¿es la única forma de resolver esta cuestión? 

Si miramos el panorama nacional que es un tanto más complejo que el de la situación que trajo el tema a la luz podemos ver que el 30% de las escuelas son de difícil acceso debido a que algunas están en cerros o montañas, o porque para llegar a ellas los alumnos tienen que atravesar ríos o arroyos. 

La mayoría de los chicos va a pie y algunos tienen la posibilidad de acercarse en burro o bicicleta, cuando estuve en una escuela de Chaco en medio del Impenetrable había chicos que tenían que recorrer hasta 10 kilómetros para llegar a la escuela a través de la densa forestación de quebrachos y espinillos estando expuestos a pumas, jaguaretés, pecaríes y otros animales. 

Sin dejar de lado la precariedad en la que muchas de las familias del millón de alumnos que asisten a escuelas rurales puedan vivir no debemos dejar de lado todos los medios tecnológicos que están hoy a nuestro alcance y que hace 20, 10 o 5 años no teníamos. 

Con una red de 4G que cubre la mayor parte del país no podemos negar que acercar a los chicos a toneladas de información es algo que está a pocos pasos de distancia. 

En Estados Unidos cerca de dos millones de alumnos estudian desde sus casas en lo que se conoce como homeschooling, algo que comenzó en escuelas rurales pero luego se extendió por todo el país y hoy se destaca que las notas de los alumnos que hacen homeschooling son en promedio mejores que el promedio nacional. 

Actualmente está cobrando funcionalidad y popularidad el e-learning enseñanza digital en la que a través de internet se pueden acceder a todos los contenidos que puede ofrecer una escuela. 

Una combinación de estas dos que involucre apoyo de los padres sumado a las bondades de la internet podría ahorrar horas de viaje diarias y evitar exponerse a riesgos a una buena parte de los alumnos, los que no dejarían de ir totalmente a la escuela rural que les sea asignada, sino que irían para rendir los exámenes y recibir cierto apoyo en el estudio sobre cuestiones que no logren resolver desde su hogar. 

Incorporar estos sistemas también ayudaría a paliar el déficit que existe en la oferta de escuelas secundarias en esas áreas, ya que mediante la enseñanza digital un solo profesor puede enseñar a alumnos en distintos puntos de una provincia desde un establecimiento ya existente. Esto incluso podría mejorar la calidad de la enseñanza que hoy en día suele organizarse en lo que se conoce como ´plurigrado´ en la que todos los chicos de la escuela toman clase juntos sin importar la edad o el año que estén cursando. 

Acercarle acceso a internet y un dispositivo capaz de brindar una interfaz satisfactoria a los alumnos significaría sin dudas un costo importante, pero esto a la larga se compensaría con un menor requerimiento de docentes y posiblemente de establecimientos.

Martes, 6 de marzo de 2018