Polémico y versátil, Vargas Llosa jamás provoca indiferencia


En su última novela, el Nobel peruano muestra los siete autores que le ayudaron a moverse políticamente desde la izquierda hasta el liberalismo, un cambio que aún genera odios y amores. Desde ya causa polémica.

"La llamada de la tribu", la nueva obra de Mario Vargas Llosa que salió el pasado 1 de marzo en España, busca la polémica y la ha hallado pronto, incluso antes de que el escrito esté disponible en las librerías. 

Sus editores en España aseguran que el escritor peruano es quizás "el más vilipendiado entre los autores vivos de la lengua española", y piensan que con este ensayo responde a todas esas malas críticas que ha sufrido a lo largo de su vida.

La historia es ampliamente conocida. En su juventud, Vargas Llosa comulgó con el comunismo y el marxismo y mantuvo una estrecha amistad con los escritores de izquierda latinoamericanos como Gabriel García Márquez. Pero desde mediados de la década de 1970 el autor peruano rompió sus lazos con los partidarios de la Revolución cubana, derivó hacia la derecha y terminó por abrazar la ?fe liberal'.

"Optar por el liberalismo fue un proceso sobre todo intelectual de varios años al que me ayudó mucho el haber residido entonces en Inglaterra, desde fines de los años sesenta, enseñando en la Universidad de Londres, y haber vivido de cerca los once años de gobierno de Margaret Thatcher. Ella pertenecía al Partido Conservador, pero la guiaban como estadista unas convicciones y, sobre todo, un instinto profundamente liberales; en eso, se parecía mucho a Ronald Reagan", escribe el Nobel en el primer capítulo de su nueva obra, donde muestra a los siete maestros que le ayudaron a realizar este fuerte giro político: Adam Smith, el padre de la economía moderna; José Ortega y Gasset, Friedrich August von Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean François Revel.

La llamada de la tribu profundiza en la divulgación de las ideas ?liberales', el propio autor promovió en el prólogo de otro libro polémico de 1996: Manual del perfecto idiota latinoamericano (publicado en España con el título Manual del perfecto idiota latinoamericano y español, con un capítulo adicional y un prólogo diferente), escrito por Plinio Apuleyo Mendoza, Carlos Alberto Montaner y el hijo del escritor peruano Álvaro Vargas Llosa. Aquella obra produjo chispas y enfrentamientos, y puso a alinearse, a uno y otro extremo del ideario político, a los escritores e intelectuales del momento.

Mario Vargas Llosa admite que con su nueva obra responde al libro de 1940 "TotheFinlandStation" (A la estación de Finlandia), del norteamericano Edmund Wilson, que relata la evolución de las ideas socialistas hasta la Revolución de octubre de 1917, liderada por Lenin en Rusia. El peruano muestra en su ensayo la evolución de las ideas liberales desde Adam Smith hasta hoy, e insiste en su libro que "los liberales quieren un Estado eficaz pero no invasivo, que garantice la libertad, la igualdad de oportunidades, sobre todo en la educación, y el respeto a la ley".


Martes, 6 de marzo de 2018