Cómo vencer el patriarcado y no dejar de ser femenina en el intento
Dos miradas liberales sobre el #8M y la manifestación popular de la reivindicación de los derechos

"Si las mujeres paran, paran el mundo", fue el lema que animó a las mujeres a unirse a la protesta internacional el 8 de marzo, en una jornada de reivindicación de derechos, consignas como "Aborto legal YA" y -de paso- reclamo contra las medidas de ajuste del gobierno, despidos, violencia estatal y el fin de los feminicidios y travesticidios.

LEER MÁS: La catarsis pública y simbólica de un nacionalismo tribal

Desde que fue instituido el Día Internacional de la Mujer, en 1975, la naturaleza del reclamo causa adhesiones pero la puesta en escena con los desnudos públicos, el odio masivo hacia el sexo opuesto o hacia todo lo que se oponga a sus reclamos y, ahora un punto más de discordia, el pedido de despenalización del aborto provocó también rechazos.

Visión Liberal acopió el sentir de mujeres liberales latinoamericanas, para conocer sus diversos puntos de vista con respecto del Día Internacional de la Mujer.

La Fiscal Nacional del Paraguay Irma Llanos, quien manifestó que el Día Internacional de la mujer "es un reconocimiento a la lucha de derechos fundamentales que se fueron dando de a poco, en la justa lucha de la mujer por ocupar espacios en los diferentes ámbitos, también considero que ser feminista no significa odio, sino más bien, luchas que han llevado al extremo a las mujeres por reivindicar sus derechos e igualar a los de los hombres".

 Para la fiscal, estamos pasando del patriarcado al matriarcado y eso es un gran logro sobre todo en sociedades más conservadoras y machistas como las latinoamericanas. 

"Antes las mujeres eran consideradas como objetos, pero ahora sobre todo en Occidente hemos ganado más espacios en diversos sectores, se le ha dado a la mujer más posibilidades de ejercer sus derechos y obligaciones", remarcó.

Por su parte, la periodista hondureña Gloria Álvarez saludó a las mujeres que no buscan cuotas de poder "en base de sus ovarios ni vaginas, porque saben perfectamente que su lugar en la vida no se los otorga su aparato reproductivo y que, en cambio, se lo labran ellas mismas con sus decisiones, acciones y esfuerzos".

Asimismo, la hondureña respaldó el legítimo derecho a mantener la identidad individual a pesar de los desafíos que tengan por delante las mujeres, refiriéndose a la imagen masculinizada que proyectan las mujeres en la política. 

"Soy mujer y no tengo por qué esconderlo, soy libertaria y defiendo el derecho individual de cada uno a vivir su vida como le plazca, empezando por reivindicar el derecho que tenemos sobre nuestra mente y sobre nuestro cuerpo como nuestra primera propiedad privada", aseveró.


Lunes, 12 de marzo de 2018