"A la gente no le gusta el acuerdo que el gobierno firmó con las FARC"
Un análisis del resultado de las primarias en Colombia
Bertha María Carrillo
Periodista

Los colombianos votaron para elegir a miembros de Senado, Cámara y a dos candidatos presidenciales en consultas interpartidistas. Las consultas interpartidistas para decidir los candidatos a sustituir a Juan Manuel Santos el próximo 27 de mayo, pusieron una holgada victoria de los dos aspirantes que desde hace semanas lideran todas las encuestas. Por un lado, Iván Duque, senador del Centro Democrático, la formación conservadora fundada por el expresidente Álvaro Uribe en 2013. Y, por otro, Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá impulsado por un discurso "antiestablishment".

Iván Duque y Gustavo Petro

Visión liberal conversó con Jorge Eduardo Castro, ingeniero civil colombiano, sobre el resultado de estas elecciones previas y las perspectivas que se le abren a Colombia en este nuevo período gubernamental.

"Colombia después del conflicto queda marcada como un país anticomunista y lo demostró en la masiva votación a la consulta, pero también al pésimo resultado de la guerrilla. El mensaje más contundente es que puede ganar la coalición en primera vuelta, que sería en puntillazo final del proceso.El objetivo ahora de la coalición es lograr ese millón y medio que le falta para ganar en primera vuelta y con eso cerrar contundentemente no solo el mensaje contra el saliente Santos, sino además contra el mundo de la izquierda y del socialismo del siglo XXI", expresó Jorge Eduardo Castro.

 Iván Duque, delfín de Uribe, tras su victoria en las primarias

Los del domingo fueron unos comicios históricos, pues fue la primera vez que el ahora partido FARC, antes guerrilla, participaba en las elecciones con candidatos. El partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que presentó 23 candidatos en total, obtuvo 52.532 votos en Senado y 32.636 votos en Cámara. Ninguna de las dos votaciones le alcanza para una curul (silla). Sin embargo, según lo acordado en el acuerdo de paz de La Habana, tendrá 5 escaños en Senado y 5 en Cámara.

El exguerrillero Gustavo Petro quedó en carrera

Según el consultor colombiano "la izquierda creció en Colombia en la medida que se separó y fue creando críticas a las FARC y a las guerrillas". Para nuestro entrevistado, la expresión más crítica del socialismo del siglo XXI y del gobierno de Maduro también va a empezar a tomar más fuerza en estas elecciones, sin embargo, reafirma que el mensaje más importante de este preliminar proceso electoral es que "es posible que la coalición gane en primera vuelta, tanto porque gente de los partidos tradicionales se sume a la maquinaria de la coalición como que gente indecisa sume y apoye al ganador".

Colombia sin dicotomía entre la paz y la guerra

Las noticias que llegan desde Colombia anunciaban un espacio de concertación, a luz al final de más de 50 años de conflicto interno (el conflicto armado se desarrolló en el país cafetalero desde la década de los 60´s), una alianza que firmaría la ansiada paz. Sin embargo, para nuestro entrevistado hubo una manipulación del mensaje, pues al interno del país los colombianos no se disputaban entre la paz y la guerra, sino entre una mejor negociación frente a la mala negociación del gobierno frente al grupo guerrillero.

"Lo del domingo fue una reiteración de que el acuerdo negociado entre el gobierno y las FARC no le gusta a la gente y se tiene que modificar. 

El país no está entre la dicotomía paz y guerra, sino en mejorar la negociación de la guerrilla, pues les dieron mucho más de lo que se merecían, es por ello, que uno de los grandes perdedores de los comicios del domingo fue el negociador entre el gobierno y las FARC, no solo las FARC salieron mal libradas electoralmente, sino también el negociador del gobierno de Santos que es candidato presidencial también quedó con muy poco espacio político", infirió el ingeniero colombiano.

Santos, el otro perdedor

"El respaldo de Santos estaba pegado con babas, por un lado, era politiquería y corrupción, que el escándalo de Odebrecht lo hizo muy visible y por el otro lado, fue muy criticado con el acuerdo negociado con las FARC, en la forma como presentó el plebiscito, perdió el plebiscito y después empezó a implementarlo con cosas grotesca como las curules de las FARC y la participación electoral de Timochenko", refirió Eduardo Castro.

Sin embargo, para el consultor, dejando de lado la frontera con su vecino Venezuela, se presentan perspectivas interesantes para Colombia. "Tenemos el gran lastre de la vecindad con Venezuela, para Colombia es muy importante que haya cambio en Venezuela para que el potencial de nuestro crecimiento económico aumente y no haya un cargo al gasto público por la atención humanitaria. Si el país llanero cambia a un modelo más pro-mercado y menos socialista, el país más beneficiado será Colombia", aseveró Jorge Eduardo Castro.

Martes, 13 de marzo de 2018