La pregunta que dejó el G20: ¿a quién protege el proteccionismo?
Bertha María Carrillo
Periodista


Los olvidados de la cumbre del G-20: los ciudadanos

La primera reunión preparatoria de la Cumbre G-20 cerró con un comunicado en el que se expresó la preocupación por los riesgos que pudieran afectar a la economía global y llamó a un mayor diálogo sobre comercio internacional.

Martín Simonetta destacó para Visión Liberal que "mientras que Buenos Aires se prepara para la cumbre mundial, diversos conflictos comerciales enmarcan la agenda. Uno de ellos tiene que ver con las medidas proteccionistas que anunciarán los Estados Unidos de Donald Trump que restringirán el acceso de acero (derecho de importación del 25%) y aluminio (10%) a ese país, lo cual tensa el diálogo, especialmente con China".

LEER MAS: "Existe el riesgo de una guerra comercial y es muy serio"

Un punto claro del encuentro de ministros del G20 fue el acuerdo de mantener al comercio internacional y la inversión como "motores importantes del crecimiento, la productividad, la creación de empleo y el desarrollo". En ese sentido, para Simonetta "esta situación muestra la forma en que están planteadas las cosas en las negociaciones internacionales. 

Quienes tienen voz no son los ciudadanos consumidores, quienes se verían perjudicados con el cierre de mercados, sino los intereses de las empresas que -aliadas con los gobiernos- buscan restringir la competencia y mantener sus cotos de caza".

Otro de los conflictos tiene que ver con los intentos de la Unión Europea de "imponer impuestos" para el funcionamiento de empresas tecnológicas tales como Facebook, Google, Amazon, Twitter, entre otras.

Según nuestro entrevistado, "ya lo explicaba Mancur Olson, al hablar de la economía política del "proteccionismo", al señalar que este "proteccionismo" sólo refleja la voz de los productores (grupos pequeños, bien organizados y con bajos costos de acción colectiva) y no de los consumidores (más cantidad, dispersos y con altos costos de acción colectiva). 

En esa naturaleza se asientan fenómenos de rent-seeking, tal como es el proteccionismo".

"El comercio internacional y la inversión son motores importantes para el crecimiento. Reafirmamos las conclusiones de nuestros líderes sobre comercio en la Cumbre de Hamburgo y reconocemos la necesidad de un mayor diálogo y acciones", sostiene el documento, sin una condena directa a las medidas proteccionistas que impulsa Estados Unidos.

Martín Simonetta se pregunta ¿a quién protege el proteccionismo? 

"Claramente, a ellos (los empresarios y gobiernos aliados) y no a los pobres consumidores que verán su presupuesto recortado por mayores precios y su menú de opciones cercenado por las restricciones al acceso de productos del mundo". "Esta situación reafirma la concepción mercantilista de suma cero prevaleciente en el comercio internacional administrado, donde se considera que exportar es bueno e importar es malo. 

Claro, es bueno para la empresa prebendaria que tiene capacidad de influir sobre su gobierno para que defienda su interés específico de exportar, pero no "sufrir" los costos de tener competidores del mundo que accedan al país. Los consumidores son convidados de piedra en este juego", sostuvo.

Asimismo, el analista manifestó que "la verdadera guerra comercial no es entre países o bloques comerciales como EEUU y China o entre Rusia y la UE por el acceso de los productos a los mercados, sino entre ciudadanos y productores. Estos últimos que influyen a piacere sobre las políticas de importación condenando a los consumidores a consumir sus productos y servicios sin elegirlos".

Este año la Argentina tiene la presidencia del G-20 y oficiará de anfitriona en las reuniones más importantes que se lleven a cabo durante todo el año. La reunión central será el 30 de noviembre y primero de diciembre, cuando aterricen en el país los presidentes y jefes de Estado de los miembros del grupo.Pero antes, el país será sede también de más de 50 reuniones entre equipos técnicos, deputies (los segundos en la jerarquía de los ministerios) y ministros.

Para Martín Simonetta, "sea en Buenos Aires o en otra ciudad, mientras continúen negociándose estas temáticas en estos formatos, estaremos frente a más de lo mismo. Esta película ya la vimos muchas veces", finalizó.


Miércoles, 21 de marzo de 2018