Un espejo del Primer Mundo
Cómo es el sistema alemán para controlar gastos y pasajes de sus diputados
Bertha María Carrillo
Periodista


La polémica sobre el canje de pasajes no usados por dinero mermó la reputación de diputados y senadores y causó malestar en la sociedad. Un informe reveló el uso que los diputados nacionales hicieron durante el periodo 2017 del sistema de canje de pasajes, cada diputado posee 20 pasajes aéreos y 20 pasajes terrestres por mes en su poder, lo que les permite inflar su dieta hasta con 40 mil pesos más; es decir, un 45% más de su sueldo.

LEER MAS: Con "curro" de los pasajes no hay grieta ni color político que los separe

La Cámara de Diputados estuvo en el centro de las noticias, al difundirse la lista de legisladores que más pasajes aéreos y terrestres canjearon, para incorporar a sus dietas el dinero que les corresponde por traslados.

 La práctica de canjear por dinero los pasajes de los viajes no realizados es legal, viene de hace años y se extiende a legisladores de todos los partidos, que usan los fondos para complementar sus salarios o los de sus asesores. Las principales críticas se extienden a dirigentes de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, que participan en el canje aunque no necesiten realizar traslados de media o larga distancia para llegar al Congreso.

Conocida la información, fue el presidente Mauricio Macri quien pidió que se elimine el beneficio y repudió el canje de pasajes no usados en ambas cámaras. Por tanto, se especula que en las próximas horas se anunciaría la eliminación de los canjes que daba la posibilidad de cambiarlos por dinero. Sin embargo, la quita del beneficio sería compensado con la suba del monto de los gastos de representación, más conocidos como viáticos, para evitar más polémica.

En medio de esta polémica, Visión Liberal comparó cómo se manejan los parlamentarios de Alemania, uno de los países que muestran mayores estándares de transparencia y control político, para ello conversamos con Jörg Dehnert, representante de la fundación alemana Friedrich Naumann, quien explicó que, a diferencia de Argentina, en Alemania los parlamentarios no reciben dinero en efectivo para compra de tickets aéreos o de tren, sino más bien, tienen disponibilidad de usar de manera abierta todo tipo de transporte. 

"Los diputados reciben una tarjeta para trenes (primera clase) y la tarjeta "senator" de Lufthansa para vuelos a su jurisdicción. Si viajan por su mandato también se les retribuye los gastos por acomodación y alimentos, pero previamente deben presentar las facturas de sus gastos", aseveró Dehnert.

Un de las diferencias más notables entre los sistemas de ambos países es la transparencia. Los parlamentarios deben elaborar informes de sus respectivos viajes y visitas, así como presentar todas las facturas de lo gastado. En caso contrario, no recibirán la retribución monetaria de sus gastos. 

También es habitual que los propios políticos, en su página web personal, expliquen a los ciudadanos su ingresos y sus derechos y deberes como parlamentarios. 

Así, por ejemplo, informan de que su ausencia en un pleno sin justificación se penaliza con más de 100 euros y no participar en una votación conlleva una multa superior a los 50 euros.

Para que el tema nos quede más claro, Jörg Dehnert explicó a Visión Liberal que el salario de los diputados consiste de las siguientes partes:

1. El sueldo principal (ahora es de 9.541 euros) y sobre este sueldo tienen pagar impuestos de ganancias como ciudadanos normales.

2. Un sueldo extra para organizar su obligación por su distrito electoral, que es de 4.318 euros y está exento del pago de impuestos.

3. Reciben 20.870 euros para contratar empleados en sus oficinas, pero no pueden ser parejas, ex parejas, miembros de familia ni emparentados.

4. tienen todos los transportes públicos libre, pero deben informar sobre sus viajes y presentar documentación de sus gastos.

5. Los diputados pueden elegir si quieren seguro de salud privado o público (como cada ciudadano con este salario). Ante lo cual los diputados pagan el 50% y el empleador (en este caso el Estado) paga los otros 50% del seguro, al igual que todo empleado público.

6. Si tienen otros salarios de otros trabajos o membresías, tienen que informar en detalle al presidente del congreso y si exceden la suma o no informan correctamente, va a ser publicado en el catálogo del parlamento.

Dos países con dos realidades distintas. Sin embargo, Argentina es uno de los países latinoamericanos que presentan menores índices de corrupción, a pesar de ello aún quedan muchas tareas pendientes que garanticen la transparencia en la función pública y el buen manejo del dinero del Estado.


Jueves, 5 de abril de 2018