¿De cuántas maneras el Estado se mete en la vida de las personas?
Mauricio Bernal Ramos
Mauricio Bernal Ramos es Economista (UBA) especializado en Finanzas e Historia del Pensamiento Económico

La opinión que tiene el profesor Miguel Anxo Bastos de Poder y Mercado, es una crítica a los manuales finanzas públicas, algo fundamental por su enfoque y además para criticar los errores metodológicos que usa la Escuela Neoclásica, como su concepción estática del mercado, el comportamiento que le atribuyen a los agentes económicos y la mezcla de la moral y la economía que implícitamente lleva. El articulo es un bosquejo del libro y aborda lo que considero fundamental.

Los servicios de defensa en el libre mercado. 

En una sociedad libre nadie tiene el poder coactivo como para invadir y expropiar nuestra propiedad para funcionar como actualmente lo hacen todos los Estados Modernos, desde el más socialista hasta el más liberal; el servicio de defensa no está concentrado en pocas manos, no es un monopolio como el que actualmente es. 

En una sociedad libre todo intercambio es voluntario, la oferta y la demanda de bienes y servicios no está restringida (como ahora con los monopolios que maneja el Estado) y se ajusta mejor a las necesidades de la sociedad, es decir, se evita el derroche de recursos que provoca el funcionamiento del Estado.

 En una sociedad libre no son necesarias las divisiones entre Estados porque la sociedad se articula mediante gobiernos establecidos entre las partes, asociaciones libres que acuerdan contratos voluntarios según sus necesidades, cada persona es libre de elegir la religión que quiere, el tipo de relación que desee mantener con su pareja y es libre de elegir todo lo que decida consumir, es decir, que puede elegir libremente el proyecto de vida que desee siempre y cuando respete la propiedad y los proyectos de vida que otras personas decidan llevar.

Fundamentos de la intervención. 

La relación que mantiene el Estado con la sociedad es una relación hegemónica (unos mandan y otros tienen que obedecer), de esta relación nace la intervención que se clasifica según tres tipos: intervención autística, binaria y triangular

La intervención autística se da cuando el invasor obliga a un sujeto sin recibir ningún bien a cambio. Ejemplos de esto van desde el homicidio a la emisión de decretos, pues aunque su significado parezca alejado comparten la misma esencia pero difieren en grado 

La intervención binaria se da cuando se fuerza a que se de un intercambio obligado entre el invasor y el propietario. Ejemplos de esto son el atraco, los impuestos, el servicio militar pues en el primer caso se fuerza a cambiar la bolsa por la vida, parte de la propiedad a cambio nada claro y por último la obligación de cumplir el servicio militar para evitar ser sancionado. 

La intervención triangular se da cuando se obliga o se prohíbe el intercambio entre un par de sujetos. Ejemplos son los controles de precios y de productos.

 Contrariamente a lo que se enseñó a pensar, las relaciones en el mercado son relaciones que benefician a ambas partes, ya que se intercambia un bien menos útil por otro que nos parezca más útil según los propósitos subjetivos que tengamos: nadie cambia un bien o servicio por otro que le sirva menos según los diversos propósitos que tenga cada uno. 

Contrariamente a esto, el juego de suma cero se da entre el Estado y la sociedad, el ejemplo más claro son los impuestos pues una de las partes, el Estado, se beneficia de una parte de la riqueza que tiene cada uno de los miembros de la sociedad, el ejemplo claro de dominación y castigo (multas, clausuras, prisión) si es que uno se rehusara a pagarlo.

Intervención triangular. En la definición de Rothbard, una intervención triangular, ocurre cuando el invasor obliga a un par de personas a hacer un intercambio y les prohíbe hacerlo. Vimos que los ejemplos son el control de precios y productos. Aquí Rothbard realiza una crítica que tiene consenso entre los economistas de distintas escuelas de pensamiento: que si un Estado interviene decretando precios máximos habrá escasez artificial en el mercado donde se lo aplique, de la misma manera, si se decretan o imponen precios mínimos habrá un exceso artificial en la oferta que dañara en alguna magnitud a los productores del mercado donde se lo imponga. 

El otro tipo de intervención, el control de productos, provoca dos efectos: perjudica tanto al consumidor y al productor porque se prohíbe la producción de un tipo de bien que no disfrutará el consumidor. 

El otro efecto es la concesión de monopolios que el Estado otorga a cierto grupo de empresarios e impide la participación y la competencia que se daría en un mercado libre mejorando además un beneficio a los consumidores que podrán elegir una diversidad más amplia de bienes y servicios, sin olvidar que además, la mayor competencia exigirá a los empresarios ser más competitivos lo que a su vez posicionará mejor sus productos para que puedan ser exportados; obviamente esto es un proceso que permitirá mejorar el bienestar del consumidor y la calidad de los bienes. 

No se puede decir que el mercado es mejor que el Estado por ser mas eficiente como la Escuela Neoclásica afirma, la Escuela Neoclásica dista de ser una Escuela de Pensamiento Económico realista y mucho menos es liberal como algunos críticos del libre mercado afirman, los defensores de la libertad tienen un fundamento más consistente a la hora de concebir cómo funcionan los mercados: los mercados se entienden mejor como un proceso donde la competencia empresarial basada en la prueba y el error permite que los recursos se vayan asignando conforme indiquen las señales del sistema de precios, sistema que facilita la coordinación social ya que los precios nos sirven como dispositivos de información en un tipo de orden complejo como lo es el mercado.

Pero además de prohibir el intercambio entre consumidor - productor y otorgarle el monopolio a algunos empresarios, políticas intervencionistas como los cárteles obligatorios, las licencias, los estándares de calidad, los aranceles, las restricciones a la inmigración, las leyes de trabajo infantil, el servicio militar, las leyes de salario mínimo, los subsidios al desempleo, las sanciones a formas de mercado, las layes antitrust, la ilegalización de precios básicos en el origen, las leyes de conservación de la naturaleza, la patentes, las concesiones y servicios públicos, el derecho de expropiación, el soborno a los funcionarios del gobierno y las políticas de monopolio generan el mismo efecto que beneficia a algunos empresarios en lugar de otros

Intervención binaria: impuestos. 

El Estado obtiene sus ingresos mediante impuestos e inflación. La falacia más común es creer que el Estado tiene la capacidad de generar sus propios ingresos, todo lo contrario, el Estado los obtiene por la fuerza cuando impone los impuestos y cuando emite dinero que supera su demanda, luego Rothbard se concentra en los impuestos y se pregunta ¿a quién podría beneficiar? En palabras de Rothbard:

"Está claro que los primeros beneficiarios son los que viven de la recaudación, como los políticos y los funcionarios. Son los beneficiarios absolutos." ..."Otros beneficiarios de los ingresos del gobierno son los subvencionados por este, son los beneficiarios parciales."

El Estado es por demás ineficiente en el sentido de que además extraer recursos por la fuerza, actúa siempre como un consumidor de recursos (por ejemplo gastos militares, empresas sin una real demanda, burocracia, etc.)

Por último, Rothbard expone una serie de argumentos de lo contraproducente que pueden ser el impuesto sobre los ingresos, el impuesto sobre los salarios, los impuestos sobre la renta de las sociedades, los impuestos sobre beneficios "excesivos", los impuestos al capital acumulado, el impuesto a las transacciones gratuitas (herencia y donaciones), los impuestos a la propiedad, los impuestos progresivos y el impuesto único.

Otros problemas que genera el aparato estatal para funcionar son el coste de recaudación em que incurre al momento de extraer los recursos de la sociedad; la arbitrariedad que surge cuando tiene que decidir como estará distribuida la carga fiscal ya que en este ámbito no se sigue ningún criterio racional u objetivo sino que trata de cuestiones morales, en particular, de la moral que tenga la clase política: es su criterio moral del que dependen millones de vidas lo que necesariamente genera un conflicto de intereses y esto sí se traduce en un verdadero juego de suma cero

Intervención binaria: gastos. 

Los gastos gubernamentales generalmente son del tipo transferencias y uso de recursos, lo que se transfiere es dinero (salario de los funcionarios, subsidios, etc.) mientras que el uso de recursos consiste en quitar factores de producción de usos privados para designarlo a usos designados por el Estado. 

Transferencias: en el mercado no existe un asignador de recursos, por lo tanto no existe una distribución de la riqueza, sólo existe la producción y el intercambio; la presencia del Estado es la que provoca que exista una distribución arbitraria de la riqueza tal que depende de los designios de la clase política y de la se benefician sólo los sectores allegados y protegidos por los gobiernos: prácticamente la riqueza de toda la sociedad depende de lo que decidan un puñado de hombres, la verdadera casta suprema que viven a costa de todos nosotros, puñado que decide sobre nuestras decisiones y el futuro de nuestros hijos, de la educación de los mismos y de sus monopolios legales como la violencia y el control del dinero. 

Uso de recursos: muchas son las críticas que Rothbard desarrolla en este punto, entre otras cosas desmonta el mito de que las empresas públicas son más competentes que la privadas, nos muestra los problemas de la falta de incentivos que caracteriza al sector público y la asignación de factores productivos que provoca la disminución del crecimiento económico, pues por cada empresa que financia el Estado con los ahorros de todos nosotros, se deja de financiar inversiones privadas. 

Es un error creer que las empresas públicas son mejores que las empresas privadas: las empresas privadas cuentan con mayor información sobre lo que se demanda o no en el mercado y tienen mayores incentivos que el sector público ya que ponen sus propios recursos en juego, lo que en conjunto mejora la eficiencia y calidad de los bienes y servicios, algo que sí beneficia a la sociedad. 

Una crítica a la ética anti mercado. Es la parte donde se encarga de refutar una serie de errores comunes que aluden al libre mercado: El libre mercado causa ciclos de negocio y desempleo El libre mercado tiende a crear monopolios y precios monopolísticos El gobierno debe hacer lo que la propia gente no puede hacer Dentro de un mercado libre sólo se busca el lucro y la sociedad se convierte en materialista Hay que regular el mercado, este no puede regularse solo

Merece destacar un par de argumentos que se encarga de refutar: la búsqueda de la igualdad y que el libre mercado causa pobreza. 

Cuando la clase política habla de que busca la igualdad, y siendo más específico, la igualdad de oportunidades, se equivoca, es imposible que se pueda lograr, es mentira lo que dicen. Los seres humanos somos diversos por naturaleza, los seres humanos no somos iguales, no tenemos los mismos padres y por lo tanto nuestras capacidades se diferencian antes de nacer. En lugar de buscar la igualdad de oportunidades (algo imposible a nivel teórico y práctico) lo que el libertarios proponen es que cada uno tenga la igualdad de libertad para hacer todo lo que quiera en tanto no infrinja la libertad de cualquier otro.

Otra crítica común que está equivocada es la que afirma que el libre mercado genera pobreza, pero la realidad nos muestra otra cosa, el libre mercado y el aumento de la productividad gracias al capitalismo ha sacado millones de personas de la pobreza y la pobreza extrema, algo que Rothbard y otros autores de la Escuela Austríaca acertadamente anticiparon.

Conclusión: Economía y Política Pública.

 La Escuela Neoclásica, que justifica la intervención del Estado en el mercado, tiene graves errores metodológicos, pero no sólo eso, algo peor es que su supuesto método científico es mezclado con cuestiones de orden moral (las comparaciones de utilidad interpersonal, el "principio de compensación", la "función de bienestar social", el "gobernante benevolente" como ejemplos típicos). 

En su reemplazo, Rothbard propone que, en los análisis económicos, en lugar de analizar las "fallas de mercado" para su posterior intervención (algo que causa problemas como pudimos ver), se analice los efectos que provocarían las intervenciones en una sociedad libre del invasor que lo amenaza y lo castiga de forma física si se rehúsa a entregar el fruto de su esfuerzo. Rothbard resume las consecuencias de vivir en libre mercado y bajo el control de los Estados: Algunas consecuencias de:

En palabras de Rothbard:

"Así son las leyes que la praxeología ofrece a la raza humana. Constituyen un dúo de consecuencias: la actuación de principio del mercado y del principio hegemónico. El primero genera armonía, libertad, prosperidad y orden; el segundo produce conflictos, coacción, pobreza y caos. Esas son las consecuencias de entre las que debe elegir la humanidad. En efecto, debe elegir entre la "sociedad del contrato" y la "sociedad del status". En este punto, el praxeologista como tal se retira de la escena: el ciudadano (el ético) debe ahora escoger de acuerdo con los valores o principios éticos que prefiera"

Al final tenemos dos opciones, hacer la vista gorda y fingir que no existe tal coacción y conformarnos con los Estados Modernos actuales, llenos de corrupción, de abuso de poder y de privilegios de la clase política o elegir el camino de la libertad, donde se hace necesario cambiar nuestra mentalidad: algo que la clase política y su séquito de intelectuales nos han estado impidiendo mediante el adoctrinamiento simbólico que los Estados disfrazan de patria.

Martes, 10 de abril de 2018