A dos años de gestión Macri, los argentinos siguen pidiendo un cambio

Sondeo nacional: un horizonte que aún reclama un cambio

Después de dos años del gobierno de Cambiemos, la demanda del cambio aún se mantiene vigente en la sociedad argentina. Según el último estudio nacional "Escenario sociopolítico y credibilidad nacional", realizado a fines de marzo por las empresas Taquion y Trespuntozero, la única convicción es el cambio. 

Seis de cada 10 entrevistados reclaman un cambio en el modelo de gobierno actual. 

Una transformación absoluta o manteniendo ciertas mejoras, eso significa que la mayoría no está contenta.

Los principales problemas del país, en orden de prioridad, para los encuestados son: inflación 21.7%, inseguridad 19.4% y el 14.6% de los encuestados piensan que la corrupción es el tercer mal de la Argentina.

Asimismo, la evaluación de la gestión nacional de Mauricio Macri arrojó más indicadores negativos que positivos, encontrándose la opinión entre mala y muy mala 51.6% y buena y muy buena 42.7%.

Por otro lado, la encuesta también proyecta que, transcurridos dos años, el gobierno de Macri sufre fisuras en su credibilidad. El fin de la corrupción era el principal reclamo que se le hacía al gobierno kirchnerista en 2015, pero hoy el 48.4% de los argentinos califica al presidente Macri como bastante o muy corrupto, pero lo más llamativo es que el 54.5% opina lo mismo de su entorno. A su vez, las instituciones también perdieron credibilidad ante la opinión pública. Políticos, periodistas, autoridades religiosas, jueces y empresarios, figuran en el ránking más bajo de credibilidad, donde seis de cada 10 opinó que no le cree a ninguno de ellos.

En cuanto a cómo se define políticamente, el 18.9% de los entrevistados se definió como macrista, mientras que el como 18.1% lo hizo como kirchnerista. 

Sin embargo, la mayoría, 59.4%, dijo no sentirse identificado con ninguna de las dos corrientes políticas.

Según informan las empresas de investigación que realizaron el estudio de opinión "en este mundo de cambios constantes y paradigmas caídos, en un país donde tenemos peor memoria que capacidad de improvisación, dos figuras por fuera de los grandes partidos históricos conforman la escena principal. Los dos se nutren mutuamente y así se sostienen en el ring desde hace dos años. Mientras tanto, miden a la sociedad con atención, porque saben que el cambio ya no tiene dueño y los argentinos siguen cambiando".

Jueves, 12 de abril de 2018