Se lanzó Fuerza Libertaria, otra forma de entender la política
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Fuerza Libertaria, una tercera opción en medio de la grieta

El pasado sábado 2 de junio, se realizó el lanzamiento de "Fuerza Libertaria", un nuevo partido libertario que busca dar la batalla cultural en el campo de las ideas para cambiar el rumbo de la Argentina. Entre el oficialismo y la oposición, nace una tercera opción para quienes creen que los pilares de libertad, igualdad ante la ley, derecho a la propiedad y seguridad son los que permiten que una sociedad prospere y se desarrolle.

Desde Visión Liberal contactamos a Christian Mas, encargado de Relaciones Institucionales de Fuerza Libertaria, quien nos comentó sobre esta nueva fuerza en el marco de la situación social y cotidiana del país.

-¿Cómo nace el Partido Libertario?

-El proyecto en realidad surgió como un movimiento que se llama Fuerza Libertaria. Arrancó en septiembre del año pasado, empezó como un grupo de acción que surgió espontáneamente en redes sociales, con la idea de difundir las ideas liberales en Argentina, que se bastardearon bastante. Hoy es hasta casi una mala palabra decir "soy liberal". Venimos a reivindicar un poco eso.

-¿Hace cuánto estás en este movimiento?

-Yo arranqué en enero, y abarcamos varios proyectos, entre los que más fuerza tienen está la creación de un partido político y, por otro lado, lo que llamamos "Escuela Libertaria Argentina", que es una organización civil que trabaja en conjunto con otras instituciones de la misma índole, para promover talleres y cursos con ideas afines, de la mano de referentes que están en el tema hace años.

-Recién me decías que "ser liberal" es una mala palabra en Argentina. ¿Qué los impulsó a desarrollar una nueva fuerza con estos ideales?

-Somos muy seguidores de lo que fue la filosofía de la Constitución Nacional de 1853 de Juan Bautista Alberdi, el hecho de que el ciudadano tenga libertad de acción y de que se respete el proyecto de vida ajeno. Sentimos que eso se fue degradando en los últimos 70 años, que llegamos a niveles insostenibles...

-¿Y ahora?

-En los últimos meses hubo un auge muy fuerte, sobre todo en los más jóvenes, porque en los medios empezaron a aparecer referentes liberales que antes no existían, que no se les daba lugar. Espert, Milei, la reaparición de López Murphy y otras personalidades que revivieron esa llama en los jóvenes. Y hoy en día se ve una rebelión hacia lo que ya tenemos establecido y no funciona. Las medidas económicas que se toman dan resultados iguales o peores. Acá se da el fenómeno de que la gente vota con el bolsillo, y muchos no tenían opción... Nosotros creemos que falta una tercera opción que se despegue de las ideas socialistas.

-A modo de autocrítica, ¿por qué no pudo prosperar el liberalismo en Argentina?

-Creo que no supimos explicar nuestras ideas, nos quedamos en las charlas técnicas económicas que no se masifican y, a su vez, los referentes ideológicos que teníamos antes eran tildados por la opinión pública como parte de una élite que no se interesaba por la gente. No pudimos demostrar la cercanía que tienen las ideas de la libertad con la productividad, sacar a la gente de la pobreza... El mea culpa es ese, no supimos bajar el discurso a la gente común.

-¿Qué vamos a encontrar en esta nueva fuerza libertaria?

-Hay gente mucho más heterogénea, si bien empezamos siendo muchos jóvenes se nos está sumando gente de otros partidos, de Recrear, del Partido Liberal Libertario... Queremos tomar experiencias y ser pragmáticos, mostrarle a la gente cuál es el resultado de las políticas que queremos implementar a través de imágenes, videos, redes sociales.

-Dentro de esta puja de poderes, ¿creés que hay un espacio para que se incorporen ustedes?

-No es un camino fácil, nosotros estamos dispuestos a dar el tiempo que se tenga que dar. No queremos enfocarnos en una elección en particular, no pensar en postularnos para 2019, 2021 o 2023, sino hacer el trabajo necesario para que las ideas liberales en Argentina retomen un punto central. Creemos que el camino para lograr eso es formar un espacio político que tenga prosperidad y futuro, más que algo que sea solo para una elección. Si para 2019 no se da, no nos importa, no estamos enfocados en eso. También creemos que fue uno de los errores de algunos partidos anteriores que intentaron directamente ir a una elección y nosotros creemos que el cambio es mucho más cultural.

-Quitando entonces las elecciones, ¿cuáles van a ser los tres ejes principales del Partido a corto plazo?

-No te puedo asegurar una estrategia de campaña, pero creería que en principio vamos a defender un Estado mínimo, que se encargue de seguridad, justicia, educación y salud; defender los derechos básicos de vida, libertad, propiedad y búsqueda de la felicidad individual; y salir un poco del colectivismo, de dar derechos a ciertos grupos por sobre otros cuando en realidad son universales para todas las personas.

-La izquierda ha logrado que el liberalismo sea mal visto, ¿qué mitos y relatos te gustaría romper desde Fuerza Libertaria?

-Hay bastantes... Primero todo lo referido a la palabra "neoliberal" que se empezó a usar como algo despectivo directamente. Romper con ese miedo, romper esa pared de polarizar tanto la política, si sos de izquierda o de derecha. Nosotros sentimos que no somos de izquierda ni derecha. La izquierda vela por las libertades individuales, pero no económicas, y la derecha es al revés, te deja comerciar con quien vos quieras, pero a nivel de libertades individuales te restringe mucho. Nosotros queremos libertades en los dos ámbitos y desde ahí planteamos lo de salir del "blanco y negro".

-Hablando de enfrentamientos, ¿cómo ves a la oposición?

-La oposición en general siempre fue oportunista. Yo veo a los del Gobierno actual no como ladrones, creo que el gobierno anterior fue uno de los más corruptos y ladrones de toda la historia argentina, pero siento que en este gobierno hay ineptos y se cierran mucho.

-¿Qué podrían hacer desde el Gobierno para remontar un poco este 2018?

-Yo creo que a nivel económico tienen que dar un volantazo bastante importante, en el cual tienen que cambiar caras porque la credibilidad afuera ya la han perdido y en el mercado argentino también. Hay que poner a alguien que sea símbolo de tranquilidad, de que se van a hacer las cosas bien, alguien que dé la cara, que le diga la verdad a la gente. Deberían haberlo hecho desde el principio, y quizás ahora podrían estar recuperando votos y pasando las elecciones caminando. Pero eligieron este gradualismo. El camino de todos modos es no prenderse de la chicana política de siempre, mostrar lo que se quiere hacer de forma clara, que sean coherentes en lo que dicen y lo que hacen.

-¿Piensan trabajar con alguna coalición?

-Estamos abiertos al diálogo con todos los partidos políticos claramente, ya nos han contactado de algunos otros y hablamos entre todos porque creemos que tiene que haber diálogo.

-¿Alguna rama de Cambiemos ya los contactó?

-No, todavía no. Particularmente en nuestra carta orgánica tenemos decidido que no queremos formar alianzas con partidos colectivistas, que básicamente son el 99% de los partidos de hoy en día. Hay muchos partidos chicos que se arman en diferentes frentes para sobrevivir y mantener la personería jurídica. Cuando se entra en ese juego, se pierden los principios y se pierde el foco principal, y entendemos que el trabajo que queremos realizar desde lo político no podía darse ni dentro del oficialismo actual ni de la oposición.


Martes, 5 de junio de 2018