La Unión Europea pide no ignorar ni prohibir las monedas virtuales


(Infobae) Un informe reciente publicado por el Parlamento Europeo aconseja a los legisladores y reguladores que no ignoren las criptomonedas ni intenten prohibirlas. Discute cómo deben tratarse los criptoactivos, sus impuestos, así como su impacto potencial en los sistemas financieros y los monopolios de los bancos centrales en la emisión de dinero.

El documento de 33 páginas fue proporcionado por el Departamento de políticas en solicitud del Comité de Asuntos Económicos y Monetarios.

El informe reconoce que las monedas virtuales "a menudo se denominan 'criptomonedas' porque la mayoría de las monedas virtuales dependen mucho del uso de algoritmos criptográficos". Sin embargo, los autores del documento escribieron, "en nuestra opinión, este término es engañoso, puede tener un significado peyorativo, por lo que no lo usaremos en nuestro documento".

El documento define específicamente monedas virtuales como dinero privado que generalmente está descentralizado, existe exclusivamente en forma digital, la mayoría se basa en la tecnología de blockchain, y la mayoría tiene un significado de carácter global.

A continuación, las frases más importantes del informe:

"Gracias al empleo de la tecnología blockchain (que también se puede utilizar en la industria financiera para otros fines), las redes de transacción de son relativamente seguras, transparentes y rápidas".

Diferente a la moneda papel de los siglos XVIII y XIX, las monedas virtuales se utilizan globalmente, sin tener en cuenta las fronteras nacionales

Los economistas que intentan descartar las justificaciones y la importancia de los inversores de riesgo, considerándolos "charlatanes" (Skidelsky, 2018), una nueva encarnación de la utopía monetaria o mania (Shiller, 2018), fraude, o simplemente como un instrumento conveniente para el lavado de dinero, están equivocados.

Las monedas virtuales responden a la demanda real del mercado y, muy probablemente, permanecerán con nosotros por un tiempo.

Los reguladores no deberían ignorar las monedas virutales, ni deberían intentar prohibirlos. Ambos enfoques extremos son incorrectos. Deben ser tratadas por los reguladores como cualquier otro instrumento, proporcionalmente a su importancia de mercado, complejidad y riesgos asociados.

La inversión en capital de riesgo debe gravarse de manera similar a la inversión en otros activos financieros

Link a la nota original

Jueves, 5 de julio de 2018