Nafta para apagar el fuego: el plan económico del massismo
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Nafta para apagar el fuego: el plan económico del massismo

En el medio de esta hecatombe económica, el equipo del Frente Renovador, liderado por Sergio Massa presentó un plan "para salir de la crisis". El proyecto incluye 14 puntos donde se presentan medidas sobre la inflación, tarifas, pymes, jubilados y otros temas.

El equipo massista, con figuras como José Ignacio de Mendiguren, Aldo Pignanelli, Marcos Lavagna y Matías Tombolini, menciona en la introducción del documento que "se trata de una síntesis de un plan para salir de la crisis económica que atraviesa la Argentina" y explica que esas acciones "deben impulsarse para dar respuesta a los problemas que sufren la gente y las PyMEs, que es en donde más impacta toda esta situación ante la falta de un programa económico por parte del Gobierno".

El documento también expone las cifras durante la gestión de Cambiemos, entre las que se destacan la suba del dólar en un 280% y la devaluación de la moneda en un 31,5%. A su vez, plantea que las acciones para resolver el conflicto podrían aplicarse en corto plazo.


El plan económico

Si bien se trata de una "colección de obviedades" y fracasos rotundos, desde el Frente Renovador afirman que se trata de una ayuda de la oposición para el Gobierno. Agustín Etchebarne, director general de la Fundación Libertad y Progreso, afirmó en sus redes sociales: 

La primera temática abordada en el plan es la de la inflación y proponen frenarla con una ley que elimine el IVA a la canasta básica de alimentos, ya que así, según el Frente Renovador, "los sectores sociales de más bajo ingreso pueden recuperar su poder de compra". Esto implicaría desfinanciar al Estado. A su vez, plantean una Ley de Góndolas, "para que los productos de las pequeñas empresas puedan acceder a los canales de venta masivos". Este es el único punto en todo el proyecto que favorecería a la competencia, ya que los consumidores tendrían más variedad de productos a su elección.

En cuanto a las tarifas, aconsejan que la luz, el agua y el gas no puedan aumentar más de lo que suben los salarios. 

Congelar las tarifas y mantener cualquier precio de manera artificial, no sirve. La economía tiene que funcionar sana y naturalmente, y un país nunca va a prosperar si se están subsidiando servicios para que cuesten menos. 

Retrasar las tarifas es como retrasar el dólar, tarde o temprano va a reventar igual.

Para el fomento productivo de las PyMEs, el plan habla de créditos para la producción y de la suspensión por 180 días de embargos y ejecuciones de la AFIP a pequeñas empresas para "darles un respiro". La pregunta es cómo van a financiar lo que proponen, ya que, la implementación de estas medidas desfinancia al fisco de por sí. De esta forma, no habrá dinero suficiente luego para dar los créditos que ellos mismos proponen. Una medida implica que el estado deba dejar de cobrar impuestos por seis meses, y la otra que el estado ofrezca más créditos. Una aumenta el gasto y la otra baja el ingreso. Ambas aumentan el déficit.

Por otro lado, exigen la liberación de paritarias, que significa que los gremios negocien lo que quieren según la fuerza que cada uno tenga. ¿Qué implica esto? Más paros, más piquetes, más poder en manos de los sindicatos y, en definitiva, si se les otorgara a todos los sectores el aumento sin techo que pretendan, no podría evitarse una vez más, que aumente el déficit.

Lo mismo sucede con las demás medidas que detallan, como un bono de emergencia "para equilibrar la pérdida que sufrieron los jubilados y mejorar su calidad de vida", régimen de flotación administrado por el BCRA "para contener la espiral del dólar", revisión del régimen de importaciones "para terminar con los dólares que se van afuera porque se importan productos innecesarios", y coronando esta lista de propuestas adolescentes, de centro de estudiantes, proponen un AUMENTO DE PROGRAMAS SOCIALES, provocando que se agrande el agujero del déficit como para que el barco se termine de hundir.

La buena voluntad y el idealismo de la oposición crearon una propuesta demagógica. Para bajar el déficit, no podemos estar implementando medidas populistas que, contrariamente, lo aumenten de manera irresponsable. Esto no generará mayor actividad económica, sino todo lo contrario. Es un plan hipócrita que llevará a una peor crisis. Massa y su equipo saben que no se podría sostener. Lamentablemente, en un momento en el que tenemos que proyectar confianza para evitar una nueva crisis, el oficialismo sigue perdiendo tiempo y la oposición no colabora con sus propuestas.

Viernes, 6 de julio de 2018