"Ciccone es la causa de corrupción más emblemática de la Argentina"
Entrevista al diputado Waldo Wolff (Cambiemos). El legislador explica por qué por primera vez en la historia un vicepresidente quedó preso y qué significa su delito. Sobre los CuadernosGate y la responsabilidad de las instituciones.
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


 Waldo Wolff: "El verdadero cambio en la Argentina es institucional"

Ayer, el ex vicepresidente Amado Boudou, fue declarado culpable en los delitos de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública, por la venta de Ciccone. Recordemos que quiso quedarse con la calcográfica para conseguir contratos del Estado para la impresión de billetes.

Mientras él se declaró inocente, fue condenado a 5 años y 10 meses de prisión, e inhabilitación de por vida para ser funcionario público, más una multa por el monto aproximado de 3.200 dólares. Además, pidieron su detención inmediata.

Boudou usó su influencia como funcionario estatal del régimen kirchnerista para apropiarse de la casa de la moneda a través de testaferros, cuando fue ministro de Economía entre 2009 y 2011. Ciccone era la imprenta más grande del país y, cuando entró en quiebra, la compañía The Old Fund, a cargo de Alejandro Vanderbroele, testaferro del ex vicepresidente, compró el 70% de las acciones.

Esta es la segunda causa que lo involucra y la primera en tener una condena. La causa por asociación y enriquecimiento ilícito sigue en etapa de juicio, y el continúa declarándose inocente en todas las acusaciones de corrupción que lo involucran. Es el primer vicepresidente en ser condenado a prisión por delitos de esta índole en la historia argentina.

"Ciccone es el caso de corrupción más emblemático de la Argentina, incluso más que los Cuadernos Gate". Waldo Wolff, diputado

En este marco, Visión Liberal se contactó con el diputado de Cambiemos Waldo Wolff, Ex vicepresidente 1º de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), para conocer su opinión sobre este logro para la república, y analizar el sistema judicial argentino frente a los incesantes casos de corrupción que se siguen destapando y que corresponden a la gestión kirchnerista, con Cristina Fernández de Kirchner a la cabeza.








- ¿Qué significa para la República esta condena a Boudou?

La condena de Boudou significa que en este país se están recuperando las instituciones, que acá no hay impunidad para nadie, y que este es el caso de corrupción más emblemático de la historia democrática argentina, incluso más que los cuadernos, porque a Ciccone la expropiaron por ley, y nadie la reclamó. La expropiaron para defender a Boudou. Al Congreso Nacional lo hicieron partícipe de un delito, más allá de que no se puede juzgar el voto de los diputados, fueron cómplices de esto.

- ¿Quién creés que sigue en la cadena?

Me gustaría que en esta cadena sigan todos los corruptos que, sujetos al debido proceso, se les pueda probar lo que han hecho. Hay un montón. Está probado que CFK blanqueó dinero, la causa Hotesur es escandalosa, y si se prueba, que cumpla con su condena. Tenía hoteles que se los alquilaba a un proveedor del Estado que era testaferro de su familia, y para engrosar el ingreso se lo alquilaba a aerolíneas argentinas, y metían siete veces la capacidad del hotel por habitación por noche, más claro que eso no hay. Está absolutamente documentado, pero que pasen todos los que tengan que dar explicaciones ante la ley.

- ¿Cómo calificarías la actuación de la justicia con respecto a la corrupción del gobierno anterior?

La justicia por primera vez en muchos años está empezando a funcionar sin presiones; podés acusar al gobierno de Cambiemos y ningún fiscal va a aparecer con un tiro en la cabeza ni va a ser amenazado por un funcionario del oficialismo, como corresponde. En el gobierno anterior tuvimos a Campagnoli, que lo removieron cuando se investigó a Lázaro Báez, más allá del asesinato de Nismán, recordarán a Diana Conti que dijo "vamos a ir con los tapones de punta" antes de que muera, así trabajaba la justicia. Hoy se puede acusar al presidente, al primo del presidente, a quien quieras y como funcionario de la justicia podés y debés trabajar tranquilo como tiene que ser en un estado democrático.

- ¿Qué opinás del Cuaderno Gate?

Alguien pudo contar lo que todos sabíamos lo que pasaba. En el 2015, el último año de gobierno kirchnerista Vialidad Nacional ejecutó 3 mil millones de dólares. En 2017, Vialidad Nacional ejecutó 2.400 millones de dólares, un 20% menos, e hizo más metros cuadrados de obra vial, o sea que, nominalmente, se robaban el 60%, que, en realidad, es más. Ellos no terminaban las obras. Esa plata en algún lado está, y vemos que la llevaban con bolsos a las casas de los que manejaban la obra pública... La Argentina es el CuadernoGate. Se da la paradoja de que ves al progresismo defendiendo la burguesía contratista, es genial. 

 
  DIXIT: Ver al trotskismo diciendo que es mentira que lo de la patria contratista es digno de una novela de Kafka.
 

- ¿Qué hace falta para que el sistema judicial avance más rápido?

Para que el sistema judicial argentino se perfeccione se necesita primeramente la ley de extinción de dominio, donde el Estado recupera el dinero de lo que se roba para casos de corrupción, lavado de dinero, narcotráfico y terrorismo. Y hace falta que la gente vote menos peronismo. Que se hagan cargo los del senado, la justicia que tenemos hoy es responsabilidad del senado y si no, que el peronismo racional se haga cargo y limpie la vergüenza que da la parte que elige a los jueces en el senado. No olviden que tenemos sentado a un senador con una condena firme en tercera instancia por tráfico y contrabando de armas, así que se tienen que hacer cargo de eso.

- ¿Cuál es el mensaje que das a los liberales en este contexto?

No tengo un mensaje para los liberales, tengo un mismo mensaje para todos. Me siento orgulloso de ser parte de este momento de la historia. Esto es Cambiemos, tenemos problemas, hemos cometido errores, pero el verdadero cambio en la Argentina es institucional. Tenemos que salir entre todos del déficit estructural que tenemos, del déficit fiscal y bajar la inflación. Como en todos los países, hay épocas buenas y malas económicamente, pero las instituciones no pueden dejar de funcionar. Es un día glorioso para la República Argentina. Rossi cuando cerraba la expropiación de Ciccone decía: "se van a tener que hacer responsables cuando la justicia diga que Boudou es inocente". Hoy se tienen que hacer cargo Rossi y Unidad Ciudadana de haber tenido un vicepresidente de la nación que se robó la casa de la moneda y que fue testaferro de una asociación ilícita. El mensaje es que el CuadernoGate no viene a tapar el problema económico, lo viene a explicar, y si recuperamos las instituciones, este país va a despegar.

Miércoles, 8 de agosto de 2018