Entrevista al filósofo Gabriel Zanotti
"Todos somos Morpheus: profetizamos la llegada de alguien que nos salve"
El filósofo Gabriel Zanotti, es una entrevista exclusiva, sostiene que de un lado de la grieta está Argentina, todos los que quieren vivir de arriba. Y del otro "Dimensión Desconocida", los pocos que defienden el libre mercado. Con acidez y mirada crítica, vaticina que el país solo se salvará con un estadista que cambie los paradigmas en 100 días. La metáfora de Matrix en tiempos de turbulencias económicas
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Gabriel Zanotti, sobre la crisis social actual: "Como en Matrix, profetizamos la llegada de un salvador"

Fruto de la crisis económica, la falta de capacidad y coraje para liderarla, el eterno gradualismo que la niega y el revuelo social en los sectores sindicales y educativos, los indicadores argentinos de pobreza y riesgo país están cada vez peor y la imagen de Mauricio Macri cae rápidamente.

Mientras la oposición, con actitudes sumamente golpistas, planea desestabilizar el gobierno para polarizar -aún más- las elecciones del año que viene y tener más posibilidades de llegar con oportunidades, el oficialismo cree que puede detener una hemorragia tapando la herida con las manos y confía en que el acuerdo con el FMI traerá calma y despejará las dudas de un eventual default.

En este sentido, y teniendo en cuenta la crisis social que desató la situación económica, desde Visión Liberal hablamos con Gabriel Zanotti, Profesor de Filosofía de la Universidad Austral en las carreras de Comunicación y Psicología, para hacer un análisis de la sociedad argentina, las responsabilidades de cada sector y la importancia de las ideas y los valores para dar la batalla cultural.

- Entre la crisis económica y los reclamos sindicales y educativos ¿Cómo percibe el clima social actual?

- El "cisma", la "grieta", es entre un grupo lleno de gente y otro grupo que está vacío. El primer grupo está formado por gente que quiere el Estado le de todo: salud, educación, vivienda, dólar barato, sueldo alto, etc. Ese grupo se llama Argentina. El otro grupo está formado por quienes están convencidos de que todo ello surge del mercado libre y no del Estado. Ese grupo no tiene gente. Se llama "Dimensión Desconocida".

- ¿Cuánto de culpa hay en la dirigencia política y en la gente que no quiere hacer un esfuerzo?

- Los argentinos saben ponerse las pilas. No tienen culpa de eso... Pero no quieren ver la "dimensión desconocida" porque les da miedo. En eso sí hay una responsabilidad casi colectiva.

- ¿Y qué hace falta para que esa dimensión desconocida salga a la luz?

- Por un lado, comunicarla, pero ya sabemos que nadie tiene la fórmula mágica. Creo que lo que hace falta es un estadista, más que un simple político. El político sigue la corriente de lo que la gente quiere. Se retroalimentan. El estadista, en cambio, es como un psicoanalista social. La gente es su paciente y él es el terapeuta. Puede señalar el camino con una transferencia positiva hacia su paciente, de tipo emocional más que racional. Ha habido, sin embargo, pocos casos. Gandhi, Mandela, Kennedy. Habría que esperar algo así del lado del liberalismo, especialmente para que la delicada psicología de las masas no caiga en la adoración de un autoritario de derecha.

- "Argentina es así" decimos, y muchas veces como excusa. ¿Vamos a cambiar?

- Es un horizonte cultural estatista que viene de la monarquía española, allá lejos y hace tiempo. Nunca supimos liberarnos de ese ADN cultural. Se intentó cambiar por la fuerza en 1853. No funcionó... es difícil...

- ¿Cree que hay solución?

- Si el estadista logra encarar una reforma institucional en los primeros 100 días, sí. Si no, no, porque en América Latina, los "técnicos" que intentan sacarle el Estado a la gente son vistos, por las masas, como violentos, porque sacarle la ilusión al paciente de modo cognitivo es hacerle violencia. Lo que quiero decir es: la psicología cognitiva no funciona en política. Funciona la transmisión emocional. Si esa transmisión la hace un demagogo-dictador, tenés el desastre. Si la hace un estadista, tenés una transformación.

- "La imagen que tenemos del mundo es generalmente tan negativa que alimenta la plataforma de los populistas", dijo el psicólogo Steven Pinker en Infobae. ¿Qué opina? ¿Cómo se refleja eso en Argentina?

- Es la típica visión latinoamericana del sistema, "el malo", y "el Zorro", cuya espada nos salvará. Nuestras películas y literatura están llenas de una visión negativa del mundo, como "La Matrix". Pero todos somos Morfeus, todos profetizamos la llegada de un salvador, de izquierda en general, de derecha a veces, que salvará la cuestión. 

Allí hay una ingenuidad total. Lo único que salva la cuestión es un Estado de Derecho, que los argentinos nunca terminamos de entender.

- En referencia a la toma de distintas facultades; se han viralizado casos en donde los estudiantes y profesores votan de forma multitudinaria en contra de la toma, otros en donde quieren ingresar a los institutos para estudiar o dar clases y no pueden... ¿quién es el responsable de que hayamos llegado a este punto?

- Justamente, una retroalimentación permanente de la ignorancia total de lo que es un Estado de Derecho. Que alumnos y padres apoyen un delito, un allanamiento de morada, como es invadir y tomar un edificio, público o privado, y que una jueza los apoye, muestra, de manera dramática, hasta qué punto ha llegado la ignorancia del Estado de Derecho más elemental.

- Y en cuanto a la tendencia de ya no callar más frente a las atrocidades de la izquierda, ¿qué resalta en este sentido?

- Es una reacción, lenta y tímida, pero que en Latinoamérica se puede bandear para tentaciones autoritarias en tres segundos.

- ¿Cuál es la importancia de think tanks, grupos de pensamiento y organizaciones similares teniendo en cuenta este contexto?

- La importancia es que ellos son los equipos técnicos que el estadista necesita. Reagan, por ejemplo, fue un estadista, pero careció de buenos equipos técnicos.

- ¿Qué tiene que pasar para que haya un cambio visible tanto con la sociedad como en el gobierno?

- Dados nuestros usos y costumbres, un liderazgo para explicar los cambios necesarios, pero que Macri no tiene.

- Siguiendo esa línea, ¿cómo ve las elecciones del 2019?

- Si Macri está jugando a competir con Cristina Kirchner para que entonces todos los no kirchneristas lo voten a él, es un juego MUY peligroso. El escenario ideal sería Vidal como candidata, si es que se logra el equilibrio fiscal. Nos vamos a quedar en una meseta, pero no veo otra posibilidad.

- ¿Qué mensaje le da a los que defienden las ideas de la libertad en este clima social?

- Que resistan, por motivos éticos; que estudien más los fenómenos de masas, porque a veces son medio racionalistas; que hagan estudios serios de políticas públicas, como los de algunas fundaciones, por si alguna vez alguien decide jugarse en los primeros famosos 100 días, que los de Cambiemos creyeron que eran 100 años.

Jueves, 13 de septiembre de 2018