"Los jóvenes liberales podemos construir una nueva realidad"
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Hace tres años me pregunté: "¿Mi vida o mi patria?", cuando apareció la oportunidad de salir de Corrientes e irme a vivir a Asunción, Paraguay. Por supuesto, no dudé y elegí mi vida, mi crecimiento.

Me empezaron a preguntar ¿por qué te fuiste? ¿por qué no te quedaste a batallar? ¿Ahora que ganó Macri te vas a otro país? Los países no son nada más que grupos de personas que trabajan. Son equipos que todos los días se levantan a tratar de ganar el partido, como las familias, las empresas, o como cada uno. Si alguien te quita tanto y te da tan poco, ¿cómo se puede ganar?

Estoy convencida de que uno solo puede crear riqueza saliendo de su zona de confort

Si no se dan las condiciones acá, hay que salir al mundo y progresar. Siempre hay alguien buscando lo que otro sabe hacer. Lo importante es emprender siendo coherentes con los valores en los que creemos.

Latinoamérica vive un momento totalmente apasionante. Estamos en una etapa de transición. Nos estamos despertando, y estamos empezando a caminar hacia la libertad. Es un momento histórico para nosotros y es nuestra responsabilidad como jóvenes avanzando en este sentido.

La autora habló en el Palacio Duhau en la celebración de los 60 años de la Fundación Naumann

Si de verdad queremos lograr un cambio, entonces tenemos que hacer las cosas de manera diferente. 

Militar para conseguir un cargo ya no puede seguir siendo un objetivo. Prácticas como estas nos dieron una clase política inepta, con funcionarios sin capacidad o al menos profundamente equivocados en el rumbo, acá, en Paraguay y en todo el mundo. Es hora de construir una nueva sociedad.

Gracias a las fundaciones y a think tanks en todo el país, muchos pudimos encontrar un espacio en la política. Comencé en Corrientes, con el Club de la Libertad, cuando éramos 5 o 6 tomando un café, y hoy, desde Paraguay con nuevos compañeros y proyectos, gracias al impulso de la Fundación Naumann, seguimos trabajamos en conjunto y cada vez son más los que se animan a dar la batalla cultural en el campo de las ideas.

Como nueva generación de liberales, nuestra tarea es asumir la responsabilidad de tomar la posta en esto que ustedes nos están dejando. Y lo podemos hacer, lo queremos hacer, porque tenemos la capacidad de trascender, tenemos pasión.

Se dice que "el futuro es nuestro". Pero el presente es la realidad. Y nosotros somos presente. Tampoco podemos pretender ser el futuro si hoy no somos lo que queremos proyectar. No podemos pretender ser líderes si no sabemos conducir nuestro propio camino, si no somos capaces de asumir nuestras responsabilidades y falencias, si nos empecinamos a seguir demostrando quién sabe más, quién lo dice mejor, en vez de seguir sumando y trabajar como equipo.

Aprendamos de nuestros errores. Nos olvidamos de comunicar con los sentimientos. Nos ganaron los egos y las pequeñas diferencias y nos alejamos de la gente. Lo que no se comunica, no existe. Y si no estamos dispuesto a cambiar nuestros ejes, vamos a seguir teniendo este tipo de gobiernos. Si nos creemos dignos de merecer algo mejor, pues entonces desempolvemos los valores de Alberdi, y usémoslos.

Usémoslos en el campo de la educación. En el campo de la tecnología. Apple, Facebook, Youtube, Netflix... todas empresas que proponen una nueva forma de relacionarse, de comunicarse, de pensar, de sentir, de actuar, que ofrecen algo que a la gente le sirve y le interesa. Y son todas empresas que fueron creadas por jóvenes a partir de una buena idea que se desarrolló con mucho trabajo y mucho esfuerzo detrás, y que, además, lograron formar nuevas comunidades a nivel global. Y eso es Liderazgo, algo que brota de adentro, algo que se construye y que aflora con los demás. Y es eso lo que debemos imitar.

Con Internet tenemos una nueva oportunidad para aprender, todo es cada vez más accesible. Aprovechemos esta herramienta de beneficios incalculables y usémosla como fuente de una nueva enseñanza, de comunicación, de contacto. Todos podemos ser influencers de alguien más. En Internet hay libertad absoluta, y como periodista sé que es el único refugio que nos queda ante los insistentes discursos progresistas y la confusión de muchos colegas que salen formateados de la universidad y los repiten en televisión.

Necesitamos compromiso indeclinable con los valores que defendemos. Compromiso con la verdad, la congruencia, la humildad y la templanza para ser nuestros propios líderes y defender con coherencia lo que predicamos con la palabra.

No todos tenemos el mismo propósito. Algunos quieren ser jefes de su propia empresa, otros, legisladores y/o presidente de la República. Algunos lo hacen desde el terreno partidario, y otros desde el ideológico, con probablemente, diferentes corrientes, pero los mismos valores.

Esta es la oportunidad de que logremos e impulsemos algo en serio. Nadie debería perder el entusiasmo o la fuerza que te da la juventud, y mucho menos, ahora que tenemos una chance más de colaborar para arreglar, al menos un poco, los países de nuestra región. La solución no somos nosotros, los jóvenes. La solución es la República.

Finalmente, me permito parafrasear a un personaje de la serie Billions, que imagino muchos de ustedes la vieron, y dice así: "este equipo no va a esperar por un futuro incierto, vamos a hacer nuestro propio futuro".


Miércoles, 31 de octubre de 2018
1