Pichetto y Bullrich: el debate que trascendió la grieta política


Uno de los paneles más esperados y comentados de los seis que ofreció la Fundación Naumann ayer fue el debate entre la ministra de Justicia Patricia Bullrich y el senador nacional por el PJ Miguel Angel Pichetto. 

No sólo porque sus diferencias ideológicas son más que evidentes, sino porque ninguno de los dos tiene reparos en decir lo que piensan. El único "filtro" -moderador- por asi decirlo fue Luis Rosales, quien actuó de presentador de ambos y condujo el debate.

El cruce entre ambos no tuvo desperdicios.

Bullrich definió el gobierno para el que trabaja como "dialoguista". "Ingenuamente fuimos a dialogar y a los cinco, seis meses de gobierno nos metieron una ley para congelar los despidos".

"Es una anécdota eso", minimizó Pichetto.

Ante un público enfervorizado, Rosales tuvo que mediar y pedir silencio para poder continuar. 

Con la presencia de Juli Minoves, presidente de la Internacional Liberal y un auditorio colmado -que muchas veces intentó interrumpir el debate, airados por las definiciones de Pichetto-, el debate no tuvo desperdicio. 

"Sin debate la Argentina no saldría adelante", dijo. 

"Los últimos cuatro años de gestión agigantaron la grieta, la confrontación. El infierno son los otros. Y este gobierno repite esta dialéctica", azuzó Pichetto.

"Esto es como el huevo y la gallina (...) Como gobierno, creemos que la Argentina tiene que discutir una reforma laboral, tenemos un problema serio en el mundo laboral. Creo que la reforma social, laboral e impositiva nos va a llevar a la reforma y hay que ponerlo sobre la mesa", graficó Bullrich para explicar la necesidad de un consenso político.



Volvé a vivir el panel más polémico de todos.


Miércoles, 31 de octubre de 2018