El feminismo liberal: el camino que "empondera" al individuo

 

Hace poco más de un año, María Blanco presentó su libro "Afrodita desenmascarada". En él describe lo que sería el llamado "feminismo liberal", lo que podría ser una tercera opción a las posturas tan radicalizadas sobre este tema.

"O bien nos ofrecen un feminismo de izquierda, radical, donde el hombre es un violador en potencia, donde no eres mujer si no compartes este punto de vista, eres una mujer machista. O bien la negación, donde no hay problema entre las mujeres, no hay acoso sexual ni abuso en el trabajo". 

"Entre la negación y la izquierda radical, tiene que haber alguien que proponga una opción más individualista, que no contemple usar los impuestos de los demás, que no pase por imponer una manera de pensar y sí pase por el diálogo, la argumentación, la charla, el intercambio de ideas".

Así comenzó Blanco la presentación de su libro. Su propuesta es decir: "no la idea única. Debatir sobre una idea única no es debatir. No soy marxista cultural. Hay gente que se engancha con algún tipo de palabras y con la misma soltura te llaman facho o que eres marxista cultural".

Afrodita Desenmascarada acerca, de manera divulgativa pero bien argumentada, a los principios del feminismo liberal. Una corriente que se basa en la defensa de los derechos y libertades de la mujer a partir de los principios del liberalismo: la defensa de la vida, de la propiedad privada y del cumplimiento de los contratos.

El feminismo liberal considera que hombres y mujeres son igualmente dignos. Fomenta una cultura de autonomía, sin confrontaciones innecesarias. Rechaza la violencia porque es contrario a la victimización.

La identidad y los derechos son individuales, no colectivos.

Tolerancia, respeto y diversidad son valores que se desprenden de una decisión personal de vida, no son enunciados de barricada que se defienden sin tolerar al que piensa diferente.

María Blanco es directora académica de Fundación Bases, la misma que propone eliminar los iconos del Che Guevara, iniciativa que obtuvo gran repercusión en la Argentina y el mundo.

LEER: Piden remover todos los iconos del Che Guevara de Rosario

Conceptos tan actuales como «empoderamiento» no son, para las feministas liberales, más que el mal uso del ejercicio de la libertad individual de la mujer, la autoafirmación y la superación de los grilletes del pasado. Esta mala praxis proviene de la política pero, lamentablemente también, de algunas entidades feministas que si bien en algunos casos están cargadas de buenas intenciones, en otros sirven a un interés sesgado en la búsqueda de poder político y social.

Afrodita desenmascarada no pretende combatir a ningún colectivo sino plantear un nuevo tipo de defensa de la mujer, por la mujer y sin caer en manipulaciones capciosas o mensajes facilones.

Lunes, 18 de diciembre de 2017