Cómo ven y qué esperan de los empresarios los argentinos
Tomas Lanusse
Consultora Fuente Primaria

El objetivo de Fuente Primaria es continuar con este estudio que indaga en los valores argentinos relacionados con el sector empresario, el rol del Estado en la economía, las inversiones extranjeras, entre otros temas.

Si bien el estudio se realizó hace algunos meses, los valores se mantienen al día de hoy. Para comenzar se analizó los niveles de confianza en cuatro elementos clave del desarrollo económico, social y política de la Argentina: la clase política, la iglesia, los sindicalistas y los empresarios.

La iglesia es el único sector que cuenta con diferencial positivo entre imagen positiva e imagen negativa, +27%. Luego, tanto los empresarios, los políticos como los empresarios tienen un diferencial negativo, -4%, -29%, -49% respectivamente.

¿Queremos competencia con empresas extranjeras?

En la última década fue cayendo levemente la opinión a favor de la protección permanente de las empresas nacionales frente a las inversiones extranjeras. En 2001 el 50% opinaba que los empresarios argentinos "siempre" debían tener protección del Estado nacional, actualmente ese porcentaje descendió a 41%. Ahora el 50% considera que la protección debe ser analizada y "depende el caso" si corresponde garantizar protección estatal o permitir competencia extranjera.

¿Preferimos empresas nacionales o extranjeras?

Hoy no hay una clara preferencia por productos o servicios de empresarios nacionales o extranjeros. Hay una suerte de empate, el 45% responde que elige tanto a empresarios locales como extranjeros y el 43% simpatiza solamente con empresas nacionales. Este enfoque es completamente diferente si vemos los resultados de la última medición en 2011. Por esos tiempos, el 59% prefería solamente empresarios argentinos y solo el 30% opinaba que no tenia preferencias por unos u otros.

¿Estamos a favor de la apertura comercial con el mundo?

Independientemente de las preferencias por empresas nacionales o extranjeras, hay consenso sobre los aspectos positivos que pudieran generar las inversiones extranjeras en Argentina. En los últimos tres estudios dos de cada tres personas respondieron que están a favor de que lleguen inversiones extranjeras al país. En términos porcentuales el promedio fue 61%, y en el último estudio realizado el 66% respondió que las inversiones extranjeras son "muy o bastante" beneficiosas para el país.

¿Queremos que las empresas privadas brinden servicios públicos?

Parece haber un sector donde la opinión pública no quisiera ver operando a las empresas privadas: la administración de los servicios públicos. Hay una sólida mayoría, más del 70%, que opina que los servicios públicos como el suministros de gas, agua o la energía eléctrica deben ser administrados por empresas públicas. Este porcentaje no se ha modificado en los últimos estudios (2005, 2007 y 2016). Incluso entre los que opinan que las inversiones extranjeras son "muy o bastante beneficiosas", el 65% considera que los servicios públicos deben ser suministrados por el Estado.

¿El gobierno nacional a quién beneficia: a las empresas nacionales o a las extranjeras?

Desde el inicio del gobierno de Mauricio Macri parece haber una verdad tácita impuesta: que prioriza la importación en detrimento de las empresas nacionales. El 43% respondió que el gobierno nacional beneficia tanto a empresas nacionales como extranjeras, el 40% opinó que solo beneficia a las empresas extranjeras y solo el 10% considera que beneficia a las empresas nacionales. Estos resultados se modifican según la valoración de las personas sobre las inversiones extranjeras. Entre los que consideran que las inversiones extranjeras son beneficiosas para el país 6 de cada 10 opina que Macri favorece a ambos sectores por igual, en cambios entre quienes opinan que son perjudiciales para el país, el 7 de cada 10 considera que Macri solo beneficia a las empresas extranjeras.

¿Tenemos tendencia a emprender?

Consultamos sobre qué haría si ganara un millón de dólares en la lotería. El 33% respondió que invertiría en un emprendimiento propio. Este porcentaje se mantuvo a lo largo del tiempos, el promedio ha sido 31% en los últimos cuatro estudios (2001, 2005, 2007, 2011).
El 22% respondió que seguiría trabajando de lo hace actualmente y el 17% lo destinaría a viajes o compra de bienes personales.

Conclusiones

Queremos que los servicios públicos que queden en manos del Estado, pero no confiamos en la clase política, ni en los sindicatos que son los representantes de los trabajadores (empleados formales al menos), y tampoco confiamos plenamente en los empresarios nacionales. 

Consideramos que las inversiones extranjeras son beneficiosas para el país, pero al mismo tiempo no confiamos en una apertura total de la economía, creemos que tiene que haber algún tipo de protección. Y finalmente, no tenemos una opinión cerrada a favor de las empresas nacionales o en contra de las empresas extranjeras. 

Estas conclusiones que pudieran ser consideradas contradictorias, reflejan de algún modo ciertas incógnitas del presente económico político y económico del país.

Estas incógnitas tienen origen en la estrategia gradualista del gobierno nacional. ¿Estamos yendo a un modelo de apertura comercial o a un modelo de nacionalismo económico con menor emisión monetaria? ¿Puede el gobierno de Mauricio Macri prescindir de acuerdos con la oposición para bajar la inflación, transparentar el valor de los servicios públicos o reducir el déficit fiscal?¿Qué tuvo más peso en las PASO: el temor a la vuelta del "cristinismo" o una exitosa gestión económica con proyección política nacional?

En cualquier caso somos testigos de uno de los momentos más interesantes de la historia política desde 1983. Gobierna una coalición sin antecedentes históricos, con repartición de poder muy despareja hacia su interior, con poco margen de maniobra para reducir el déficit fiscal y que tiene un desafío enorme: sentar las bases para el crecimiento sostenido que permita reducir la pobreza que hoy alcanza a 1 de cada 3 argentinos.

Evaluación sobre la imagen del sector empresario

Fuente Primaria, trabajo independiente, octubre 2016

Martes, 29 de agosto de 2017