El CyberMonday renueva la duda: ¿descuentos o estafas encubiertas?


Hoy es #cybermonday. Una edición más de las "compras con descuento" que se materializó en Argentina como un anzuelo para promover las estancadas ventas. Pero, hecha la promoción, hecha la trampa. Este artículo, publicado en Visión Liberal en la edición anterior, refleja una tendencia que, lejos de cambiar, parece haber recrudecido. ¿Son tan reales las ofertas? 


El nombre, la imposición y la costumbre se exportó de los Estados Unidos. La iniciativa de impulsar las ventas online se puso en marcha, en aquel país, en 2005. Se llama CyberMonday porque le siguió al Viernes Negro (BlackFriday) que se realiza el viernes posterior a Acción de Gracias. Asi, querian promover por un lado la venta en internet (aun de muy poco uso en 2005) y liberarse del stock de temporadas anteriores.

El invento pareció exitoso, ya que un 77 por ciento de los minoristas aseguraba haber aumentado sus ventas por internet durante el «Cyber Monday». Según datos de ComScore, los ingresos del «Ciberlunes» han pasado de 610 millones de dólares en 2006 a 2.280 en 2016. 

Ahora, se extendió a otros rubros. La promesa es obtener descuentos del 50 al 90 por ciento en productos que hoy alcanza a electrodomésticos, productos para el hogar, viajes, hotelería y cualquier otro rubro que admita venta online.

En Argentina el Cyber Monday se activó hace tres años y cada año trae más empresas y más ofertas. Viajes, electrónica, indumentaria y calzado, viajes, muebles, deportes, bebés y niños, cosmética, alimentos, bebidas, servicios. Internet se convirtió en una enorme vidriera donde el usuario navega, buscando la "super oferta" del día. Cuatrocientas empresas participaron este año en la última versión del CyberMonday que duró tres días. ¿Pero hasta dónde son reales las ofertas?

Así, lo que surgió en Argentina como una forma de adelantar las compras navideñas, hoy ya no tiene más objetivos que el de comprar a precios bajos. En su primera edición, los cibercompradores hicieron, en promedio, un 200% más de transacciones online que en días ordinarios, según registros de CACE. El año pasado, algunas de las empresas que participaron registraron en un día ventas por cantidades equivalentes a las de todo un mes.

 En algunos casos, las visitas a los sitios mostró 10 veces más volumen que en un día normal. Los productos más vendidos, en 2012, fueron TV LCD/LED, ropa e indumentaria, computadoras, muebles, viajes y artículos deportivos.

Jóvenes y mujeres. Ese es el target. 

Pero la versión argentina del CyberMonday tiene algunas diferencias con la de Estados Unidos. Acá. los descuentos no son tan "reales", a lo sumo llegan al 50% y sobre un valor del producto que siempre está en alza. Los productos no son remanentes de temporadas anteriores sino de la temporada actual. Y lo que es peor, hay descuentos "encubiertos" de productos que aumentan el precio de lista unos días antes del lanzamiento de la oferta. O sea que la "rebaja" es sobre un precio "inflado".

Las ofertas "agresivas" no son habituales en el mercado argentino. Los participantes no pueden sostener una pérdida de rentabilidad importante. Por eso se compensa con la "calidad", es decir, ofreciendo productos de la nueva temporada.



Miércoles, 1 de noviembre de 2017