Fernando Iglesias atacó a los liberales y ellos retrucaron


El debate se instaló y eso (siempre) es bueno. El debate con fundamentos, claro, que cierra la grieta de la ignorancia y abre el diálogo. Pero algo cambió, notoriamente tras los anuncios de las reformas anunciadas por el gobierno de Mauricio Macri.

Fue entonces y vía Diario La Nación cuando los economistas liberales comenzaron a mostrar su disconformidad con algunas medidas. Sin sacar los pies del plato, porque si en algo coinciden todos es que el camino es el correcto, sólo hay que ajustar la forma de transitarlo.

LEE LA RESPUESTA DE UN LIBERALOTE A FERNANDO IGLESIAS

Con una clara postura oficialista, el pronto diputado Fernando Iglesias pateó el tablero y puso las cartas sobre la mesa. Y lo que se hablaba en murmullos se convirtió en una batalla dialéctica. De ideas, pero también de motes incómodos (como llamar liberalotes a los liberales, una chicana quizás innecesaria en estos tiempos de verborragia fácil).

Así, salieron liberales, libertarios, liberalistas, liberalotistas y otras variantes a responder a Iglesias, que en la nota que escribió para La Nación los calificó de "necios" y de "desconocer cómo funciona la realidad". Es algo agresivo, es verdad. Califica de "secta" a los liberales que debaten de economía, empeñados en sacar el país del fango en que lo dejaron los gobiernos populistas. Hasta ahí coinciden. Pero Iglesias va más allá. "Todo gasto público es una infamia y un complot", acusó Iglesias 

"De allí que los liberalotes propongan recortes draconianos del gasto social, despido de millones de empleados públicos y amputaciones generales del Estado. No importa si la pierna gangrenada o la cabeza. Ahora mismo. A como dé lugar. Son planes excelentes, dicen, que han dado maravillosos resultados en muchos países. Países unificados, claro, por una peculiaridad: la de no ser la Argentina. Países que no tienen un tercio de los habitantes en la pobreza, millones que sobreviven de subsidios, un gobierno que dispone de minúsculas minorías parlamentarias y el peronismo a cargo de los sindicatos y la oposición. No importa, sostiene el médico liberalote, en tanto levanta de la cama al paciente con insuficiencia cardíaca, le desconecta el goteo, le pone zapatillas y lo saca a correr mientras le explica que es la falta de ejercicio la que lo tiene así", reza un párrafo de la nota que se lee en tono agresivo y amenazante. 

Etchebarne, desde la Fundación Libertad y Progreso, también dijo que le gustaría responderle vía La Nación, si el diario le diera el espacio y argumentar los errores que, a su juicio, comete Iglesias. 
Agudo, incisivo y mordaz -como en casi todos sus tuits, con un caudal de seguidores liberales importante, @ABDON ironiza: 
Y, antes, con una foto donde se lo ve a Iglesias abrazado (y poco sonriente, eso si) a los economistas Roberto Cachanosky y José Luis Espert.

 El propio Roberto Cachanosky devolvió el golpe: "Confirmado, Cambiemos tiene su propio Brancatelli".

Y El Cipayo lo puso a discusión:

 En esa misma línea escribió Miguel A. Boggiano. "Perdón @FerIglesias, pero imagino que no te querrás transformar en el Anibal Fernandez del macrismo, no? En la democracia, tenés que aceptar otras voces como las ?liberalotas'. Imagino que buscamos (al igual que vos) el bien de la ARG. No somos el enemigo", aseveró el CEO de Carta Financiera mientras que el más mediático de todos (Javier Milei) optó por los insultos



Jueves, 23 de noviembre de 2017
1