El creador de Alibaba no quiere límites para el comercio electrónico

Para el fundador y presidente del gigante internacional de comercio electrónico Alibaba, el empresario chino Jack Ma, regular la actividad comercial en línea es limitarla. Y justamente lo que hay que hacer, sostiene, es establecer reglas a nivel mundial para incentivarla.

Para el multimillonario Jack Ma, las normas obstaculizan. Así lo dijo durante su exposición en el panel organizado en forma paralela a la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Buenos Aires.

Ma participó de una mesa de discusión junto al director general de la OMC, Roberto Azevêdo, y Richard Samans, miembro de la Junta Directiva del Foro Económico Mundial (WEF, en sus siglas en inglés).

Aunque la incorporación de la tecnología sea la responsable del 80% de la pérdida de empleos en el mundo, la Organización Mundial del Comercio (OMC o WTO, por sus siglas en inglés) pide ver estos progresos como la solución y no como el problema para el crecimiento económico. 

La regulación al comercio electrónico es uno de los temas principales que la OMC analizará en Buenos Aires y sobre el que, a priori, no hay perspectivas de arribar a un consenso entre los países miembro.

El empresario chino aseguró que el comercio electrónico "es el futuro", tanto que en pocos años los contenedores que en la actualidad transportan mercaderías de un lado a otro del mundo serán reemplazados por "paquetes", dijo.

"Creo que tenemos que reglamentar (el comercio electrónico) pero no ahora, sino dentro de diez años.
En ese momento recién sabremos qué queremos regular", insistió. Ma puso como ejemplo que en las últimas dos décadas el comercio electrónico creció con tanta rapidez en China que no hubo tiempo de redactar normas. "Mi trabajo -agregó- es promover la actividad y avanzar. Si no les gusta, también avanzamos", sostuvo.

Macri y el fundador de Alibaba se reunieron el pasado lunes

Esta postura contradice el mensaje de Trump, quien fogonea una crítica hacia el proteccionismo en general y la política antiglobalización. El presidente de Estados Unidos entiende justamente que las condiciones actuales del comercio y el avance de la tecnología son los culpables del estancamiento de la clase media en el cinturón industrial norteamericano, su principal soporte. 

LEER MAS: Cómo hizo Alibaba para vender 1500 millones de dólares en tres minutos

Azevêdo indicó que como director general de la OMC mantuvo reuniones en el último tiempo con representantes del sector privado, que le expresaron "su temor" de que, a partir de nuevas reglas, se les "atara las manos". "Nuestro mayor desafío es contar con una reglamentación que habilite y no limite. Queremos que las empresas puedan acceder al financiamiento en todos los países, que se les faciliten los métodos de transporte, aumente la transparencia y simplifique la burocracia. Algunas normas son positivas", comentó.

Azevêdo, Ma y Samans coincidieron en que los gobiernos "tienen que ser más ágiles y comprender cómo funciona el comercio electrónico" para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan utilizarlo como una herramienta para competir en los mercados globales. "Estamos hablando de la cuarta revolución industrial", comparó Samans.

Como representantes de la OMC y el WEF, Azevêdo y Samans acordaron que el rol que deben ocupar ambos foros es el de vincular a los gobiernos, empresarios y emprendedores para que dialoguen en cómo debe desarrollarse el comercio electrónico a nivel local y global. "El comercio electrónico es la solución para la pequeñas empresas situadas en países en vía de desarrollo y para que la globalización sea inclusiva", culminó Ma.

Martes, 12 de diciembre de 2017