Atención médica a inmigrantes: la salud no es gratis para nadie

El convenio de reciprocidad por atención médica gratuita continúa en el ojo de la tormenta, desatando entredichos de alto impacto político entre Argentina y Bolivia. El gobierno de Evo Morales retrocedió en su negativa de otorgar atención médica a los argentinos que viajen o viven en Bolivia al igual que los bolivianos lo hacen en Argentina.

Sin embargo, el canciller Jorge Faurie rechazó de plano la idea de Bolivia de establecer una norma de adecuación interna para otorgar atención sanitaria en reciprocidad a los ciudadanos argentinos que viajen allí, enfatizando que"tenemos que discutir algo más amplio. Con lo que plantearon ellos no alcanza".

Para conocer más sobre las implicancias de esta reciprocidad entre los países, Visión Liberal entrevistó al economista y académico Guillermo Covernton quien expresó que "hablar de prestación gratuita de salud no es real, porque no hay nada gratis. Los médicos cobran, los laboratorios cobran por medicamento, etc.Lo que se está discutiendo aquí es quien paga por la prestación. El ciudadano argentino paga con sus impuestos".

Covernton propone crear un convenio que permita asociar al trabajador a un sistema de salud, al tipo prepaga

En ese sentido, el académico rosarino propuso que para subsanar este impasse se podría crear convenios que debería establecer que aquel que esté trabajando se asocie a algún sistema de salud (prepaga). Además, manifestó que la"solución que plantea Bolivia es beneficiosa para Bolivia. No es solo un problema de reciprocidad, es un tema de tratar de acercar de algún modo el costo de la prestación a aquel que la está necesitando". 

Por su parte, Pablo Benitez Jaccod de la Fundación Progreso y Libertad de Neuquén expresó su acuerdo porque el tema es de suma importancia para Argentina, no solo con Bolivia sino también con los demás países limítrofes. "Existen antecedentes sobre el tema: en el año 1996 se firmó un convenio en materia de cooperación de salud, por el entonces canciller argentino Guido Di Tella y el chileno José Miguel Insulza. 

En el año 2001 entre Argentina y Chile se firmó un convenio donde los argentinos serían atendidos gratis en ciertos hospitales chilenos. Para ser más puntuales, la comunidad chilena en Neuquén aceptaría pagar los servicios de salud".

"Es un buen momento para explicar que no existe nada gratis", sostiene Benitez Jaccod 

Además, Benitez Jaccod le da créditos al gobierno en su planteamiento. "Nada es gratis, esto tiene un costo fiscal importante sobre todo porque en muchos casos no es una atención simple, sino cirugías más complejas y tratamientos que requieren equipos que tienen un costo de funcionamiento alto.Es un buen momento para explicar que no existe nada gratis. 

La educación argentina tiene muchas debilidades y una de ellas es el quiebre que existe entre la ciudadanía fiscal, entender que se tiene un costo, que nada es gratis", manifestó.

Ambos entrevistados no solo concuerdan en la necesidad de un convenio entre Argentina y Bolivia que garantice el acceso a los servicios de salud de sus conciudadanos, sino, además, coinciden en señalar que hay que diferenciar entre los extranjeros que vienen a la Argentina solo con fines de turismo, de salud y aquellos extranjeros que han emigrado para trabajar y producir y que son parte de la población económicamente activa de este país.

Jueves, 1 de marzo de 2018