Trapitos S.A: así se "legalizó" la extorsiva empresa de los cuidachoches en Paraguay
Por: Luis A. Riart


Legalizando la extorsión

(Desde Paraguay) Una vez más los "cuidacoches" -o "trapitos"- son noticia. Aparecieron nuevos casos de daños a vehículos por no pagar por el "servicio", o enojados por que la gente estaciona mal, se pintarrajearon en las calles los lugares para motos y autos violando abiertamente ordenanzas municipales. Y el último "curro": indicar incorrectamente a turistas donde estacionar para que sean multados.

Los "trapitos" cierran una avenida céntrica

Como si el estado calamitoso de las calles de Asunción no fuera suficiente o la basura entre la que se vive por un sistema de recolección ineficiente a pesar de su alto costo, no solo se viene sumando sino cada vez gana más fuerza y "formalización" el negocio de extorsión de los cuicacoches. A raíz de un sondeo realizado, por el diario Ultima Hora en su publicación del 28 de mayo, en diferentes zonas de la capital salió a la luz que aquellos cuidacoches que desean retirarse de su zona o arteria lo ponen a la venta o alquila por sumas millonarias dependiendo de la zona y el movimiento que haya.

Ya no solo lucran brindando un servicio no solicitado con montos que oscilan entre los 5.000 (un dólar) a 50.000 (10 dólares) guaraníes dependiendo del horario y la zona, sino que alquilan o venden espacios públicos. A todo esto me pregunto donde están la Policía Nacional, la Municipal o la Municipalidad. Ah!,  ya recuerdo, la policía nacional es la que cobra parte de las ganancias del día, la policía municipal es la que transa con ellos para que hagan estacionar a turistas en lugares donde serán multados, y la municipalidad es la que inicio el proceso de la creación de la Asociación de Cuida vehículos de Asunción.

Lo esotérico de la Asociación de Cuida vehículos es que para formar parte, mediante registro, se requiere trabajar "a voluntad" y no utilizar la extorsión o intimidación como medio de cobro, o sea básicamente no cometer un delito. Y esto viene al caso porque el comisario Víctor Romero en diciembre de 2017 había señalado que no se los podía sacar de las calles a los cuidacoches porque no se cuenta con legislación para eso, le recomiendo a aquellos que sostengan esa postura lean los Arts. 185 y 186 del Código Penal del Paraguay.

Pero hablemos de la cuestión de fondo, los cuidacoches son en su mayoría personas carenciadas, que sacan entre 500 mil a 1.5 millones por día, 6 veces el jornal diario que es 78.505 mil -en el peor de los casos-, pero en fin de escasos recursos, de los barrios bajos de Asunción como Chacarita, Tablada, Tacumbú entre otros. Familias de cinco a diez integrantes son mantenidas en base a este sistema, personas que mayormente no acceden a una educación primaria y viven en casa de hule o terciada, que "arriban" al micro centro asunceno y otras aéreas comerciales.

Son personas sin educación formal o capacidades laborales específicas para el entorno urbano en el que viven, ya que muchos forman parte de la primera o segunda generación de familias que emigraron del interior del país por la falta de oportunidades laborales. 

Además acompaña a esto el alto índice de micro tráfico y tráfico de drogas que tienen como centros estos barrios y muchas veces también los acompaña en su "actividad laboral".

Es un problema social que debe ser discutido y trabajado, de manera a que puedan generarse ellos opciones laborales reales a través de educación formal, capacitación laboral, tecnicaturas de mandos medias y emprendedurismo, opción que muchas personas honradas eligen, vendiendo empanadas, yuyos, etc.

Ahora, que diferentes instancias del Estado permitan -porque la omisión en este caso es permitir- que sea una opción el adueñarse de espacios públicos para alquilarlos, venderlos u ofrecer un "servicio" en base a la extorsión y el miedo, no es la solución. Aun más grave que los policías sean parte de la ganancia y la Municipalidad de los dividendos, porque ahí estamos legalizando la extorsión para beneficio de los de siempre a costas del bolsillo de la ciudadanía.


Martes, 29 de mayo de 2018