Venezuela: o se defiende la libertad o se es cómplice del socialismo
La situación política en Venezuela ya no es noticia, pero cada día preocupa más el hecho de que el gobierno de Nicolás Maduro ni se preocupe por disimular sus rasgos totalitarios. Bajo el argumento de una "guerra económica" inventada por el régimen chavista, el pueblo venezolano protesta todos los días por la falta de agua, luz, comida, transporte, salud, pensiones... Una realidad catastrófica y alarmante.
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción

Solo en 2017, según constató la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, las marchas opositoras dejaron un resultado de, al menos, 125 muertos y miles de detenciones (complementadas "con actos de tortura y abusos incluso sexuales"), simplemente por manifestarse públicamente en contra de la dictadura de Maduro. Una dictadura que la izquierda se niega a reconocer y que, cada vez, se pone más en evidencia por la inexistente separación de poderes y la violación de derechos inalienables a las personas. Una dictadura que no ha hecho más que sumergir al pueblo venezolano en un clima de división y miseria.

El monto puede parecer simbólico en un país hiperinflacionario pero la dificultad para los venezolanos está en conseguir el dinero físico. Ante la falta de billetes, se ha impuesto una restricción bancaria por la que diariamente solo dan 10.000 bolívares en efectivo por persona.

Hoy, a modo de reclamo y con la idea de rendir homenaje a las víctimas del autoritarismo chavista, el Partido Libertario se reunirá frente a la Cancillería en apoyo a "Rumbo Libertad", organización política que forma parte de la Resistencia Venezolana. Además, presentarán una carta al Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Embajador D. Jorge Marcelo Faurie, para pedir la remoción de la Embajada Argentina en Venezuela, "como símbolo de apoyo a la imperiosa necesidad de que se produzca una transición en ese país para terminar con el avasallamiento a la vida y libertad de sus ciudadanos", indicaron en un comunicado oficial.

Este evento se enmarca en un contexto donde "el régimen que impera lleva dos décadas en el poder. Un Ejército que reprime y golpea a los que buscan un cambio político. Hoy en Venezuela alrededor de 300.000 niños podrían morir por desnutrición, pacientes son desahuciados por falta de insumos ya que el 95% de los hospitales tiene solo 5% de los insumos médicos, se ven madres dando a luz en pisos de hospitales, hay más de 400 presos políticos, el régimen arremete contra la libertad de expresión y, al menos, 49 medios de comunicación fueron cerrados en el país tan solo durante 2017", manifiesta Christian Mas, encargado de Relaciones Institucionales de Fuerza Libertaria.

Hay una enorme preocupación en la región y en Latinoamérica con respecto a esta situación. Pero, insólitamente, los líderesde estos países se desentienden y reflejan una actitud extremadamente débil que solo lleva a una mayor perpetuidad del chavismo en el poder. Mas explicaque "por parte de Estados Unidos y la Unión Europea, se observa que cada vez más funcionarios del régimen son sancionados. El mayor desentendimiento que se ve hoy en día viene de los gobiernos latinoamericanos, que por cierto ?apego ideológico' o intereses políticos deciden quedarse al margen. Comprendemos esto como una forma más de intentar ocultar otro fracaso de la aplicación de políticas socialistas, las cuales, por su naturaleza totalitaria, concluyen siempre en un régimen dictatorial".

La profunda crisis económica ha dado al traste con el parque automotor del transporte público y lo mantiene, en su mayoría, varado por falta de repuestos

Las figuras políticas no son las únicas que hacen vista gorda de la crisis institucional de Venezuela. Es la "verdad incómoda" de los populistas; no basta con las cifras oficiales. Para la izquierda, las -falsas- eleccionessignifican democracia. El imperialismo y el neoliberalismo son los únicos culpables de que Venezuela esté azotada y "no se van a dejar vencer por su amor al pueblo". Sobre esto, Mas comenta: "sin dudas estos socialistas quieren salvar su pellejo ahora que el barco se hunde.Movimientos que hasta hace muy poco cantaban alabanzas a Chávez, hoy lo niegan y se desligan de su legado. Para la izquierda latinoamericana solo los derechos de sus partidarios son Derechos Humanos, y por esto, es nuestro deber realizar eventos como el que haremos hoy para que el caso de Venezuela esté siempre presente".

La democracia en Venezuela no existe. Es un relato. Maduro se aferra al poder porque sabe lo que podría suceder cuando lo pierda. Lo mismo sucede con Cuba y tristemente ahora en Nicaragua. "Hay un dualismo moral. No se juzga de igual modo a las dictaduras de derecha que a las de izquierda. Se habla de la dictadura de Pinochet, pero cuando se refieren a Cuba, dicen ?murió el líder de la revolución cubana'", comenta Mas.

Se multiplican las protestas gremiales por crisis en Venezuela

Nuestros líderes tienen la oportunidad de ayudar en este nuevo despertar. Venezuela necesita de la comunidad internacional para hacerlo posible, y es nuestro deber denunciar y condenar cada una de las atrocidades que se cometen desde el poder, por aquellos que arriesgan y arriesgaron su vida en defensa de la libertad. No hay margen para el dualismo moral, o se defiende la libertad o se es cómplice del socialismo. Ya no hay excusas, es momento de desterrar el nefasto populismo de América Latina.

Jueves, 19 de julio de 2018