Iván Carrino: "El riesgo cambiario aleja las inversiones y genera pobreza"
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Iván Carrino: "El riesgo cambiario aleja las inversiones y genera pobreza"

Con el anuncio del Gobierno sobre la implementación de medidas para recortar el gasto público, en un contexto de inestabilidad por la suba del dólar y la intención de lograr el desarme de las LEBACS, desde el oficialismo pretenden llevar tranquilidad a los mercados y volver a recuperar la confianza perdida durante estos períodos de ajuste y gradualismo.

En este momento de incertidumbre debido al panorama que se presenta a nivel económico en el segundo semestre también, Visión Liberal se comunicó con el economista Iván Carrino para conocer su opinión acerca de esta crisis y analizar la vinculación entre el caso de los cuadernos de la corrupción, la obra pública y la relación entre el Estado y los empresarios.

Carrino: "El cambio de contexto internacional expuso los límites del hipergradualismo del gobierno"

- Teniendo en cuenta el panorama económico actual ¿Creés que esto es el inicio de una crisis; que ya la estamos atravesando o que es un coletazo de un escenario anterior?

- Estamos transitando la crisis. La situación financiera se comenzó a deteriorar a partir del 28 de diciembre del año pasado, y luego, a la famosa conferencia que minó la independencia del BCRA, se le sumó el cambio de contexto internacional, que expuso los límites del hipergradualismo del gobierno. Hoy ya se empiezan a ver en la economía real las consecuencias de la turbulencia, pero, además, todavía no sabemos cuándo va a terminar la volatilidad financiera. De eso depende lo grave que será la recesión.

- Marcos Peña dijo que "el cambio flotante es el camino para evitar crisis estructurales". ¿Cuánto de cierto hay en eso? ¿Qué deberían hacer realmente para evitar estas crisis?

- La afirmación no es cierta. Es cierto que, cuando el tipo de cambio no puede ajustar y -muy importante- los precios internos tampoco lo hacen por restricciones políticas o sindicales, entonces es más probable que ocurra una recesión. Sin embargo, que siempre que aparezca un problema ajuste el tipo de cambio finalmente mete en el sistema el "riesgo cambiario", que aleja las inversiones y genera pobreza. Lo que evita las crisis estructurales es tener una economía vibrante y competitiva. Y para eso se necesita no tener déficit fiscal, tener gasto público bajo y una carga tributaria significativamente inferior.

- Con respecto al tema de los cuadernos, ¿cómo podemos relacionar estos casos de corrupción con la situación económica actual?

"El escándalo de corrupción puede haber sido una gota más en un vaso de elementos que contribuyen a la corrida cambiaria"

- El escándalo de corrupción puede haber sido una gota más en un vaso de elementos que contribuyen a la corrida. Muchos pueden interpretar que esto es como lo que pasó en Brasil, que arrastró a un gobierno porque era el oficialismo el principal implicado. Acá el tema es diferente, porque en el ojo de la tormenta está la oposición kirchnerista. Sin embargo, a corto plazo, genera incertidumbre, que contribuye a la volatilidad. 

Ahora, en la medida que se esparza una sensación de justicia y respeto por la ley, si las causas avanzan y son transparentes, eso debería tener un efecto positivo. 

Dos investigadores del CONICET estimaron que el costo de la corrupción solo en obra pública fue de USD 36 mil millones.

- Podríamos decir que tenemos la oportunidad de plantearnos si el Estado debe financiar la obra pública o seguir el modelo de Chile. ¿Cuál es tu opinión en este sentido?

- Toda propuesta que transfiera gasto público al sector privado es bienvenida. En primer lugar, porque reduce el déficit fiscal. En segundo, porque mejora la eficiencia. Aunque el grueso del gasto, tanto en Argentina como en el resto del mundo, es el Estado de Bienestar.

- Estos últimos sucesos demuestran también que los empresarios argentinos "cazan dentro del zoológico", en complicidad con el Estado... ¿Qué consecuencias nos traen?

- La expresión en cuestión refiere al tipo de empresarios protegidos por las barreras proteccionistas principalmente. Los casos más recientes muestran otra cara en donde empresarios y poder político se alían para hacer negocios sucios. En el esquema corrupto de la obra pública el empresario no lucha por mejorar el bienestar del consumidor, como lo hace en un sistema de libre mercado, sino para ganar el favor del gobernante y recibir la adjudicación de esa porción el gasto. Es un esquema donde empresario y político ganan, pero a costa de los ciudadanos.

Miércoles, 15 de agosto de 2018