San Martín, el hombre que aún vive tras su historia y su gesta
Rodolfo Ángel Roldan
Bloque Coalicion Civica Concejo Deliberante Municipalidad Ciudad de Corrientes


En una época marcada por la confusión es necesario rescatar los hombres emblemáticos, aquellos que marcaron el devenir y que fueron víctimas de un relato inalterado, fiel a la esencia del ser argentino.

Mestizo, espía inglés, masón, todo eso se dijo de José Francisco de San Martín cuando después de largos años de carrera militar en España, arribó a nuestras tierras para proseguir la lucha por la independencia que aquí se había iniciado. Y que, por cierto, no comenzó bien. 

Buenos Aires, sin serlo, tenía aires aristocráticos y José Francisco de San Martin no era noble, condición que se estilaba para los militares españoles de alto rango. Sí lo era su alter ego, Carlos María de Alvear, por ejemplo. Así que su primera lucha fue contra la misma sociedad que lo recibía: Buenos Aires. Y así se inicia su encono con Bernardino Rivadavia, un oscuro burócrata, con delirios de grandeza.

San Martín y Alvear

José Francisco de San Martin muy pronto mostró sus dotes de militar al fundar el Regimiento de Granaderos a Caballo, y -a menos de un año de su llegada- al tener su primer y único combate en estas tierras, el de San Lorenzo. Pero las cosas no fueron fáciles: los porteños no se decidían entre la independencia total del Imperio Español, o por un sistema dentro de éste que le permita el libre cambio y una mayor autonomía.

 San Martin se vio obligado a tener que entrar a la brega política, rearmar el gobierno de los nuevos territorios y llamar a la primera Asamblea que tratara de lograr la independencia, lo que luego se frustró, pero de todos modos obtuvo importantes logros para la naciente nación.

Lamentablemente, San Martín sufrió el exilio interior de todos aquellos que querían la independencia absoluta, como a José Gervasio Artigas, Manuel Belgrano, Mariano Moreno y tantos otros. Fue enviado al Norte a auxiliar y comandar el ejercito que allí combatía a las órdenes de Belgrano y que era ferozmente cuestionado por desobedecer las órdenes de Buenos Aires, que no lo perdonaba haber izado el primer pabellón nacional, y no haber retrocedido hasta Córdoba, entregando todo el norte de lo que hoy seria Argentina a los realistas.

 Alli se dio una de esas conjunciones que se podrían decir providenciales de la historia, tres hombres que creían en la independencia irrestricta cruzaron sus caminos San Martin, Belgrano y Güemes, otro gran olvidado por la historia oficial. Los últimos lograron convencer a este que el paso por el Altiplano para llegar a Perú era imposible y el General -tal vez influenciado por planes que circulaban en Inglaterra- comprendió que debía girar hacia el oeste y cruzar la cordillera para liberar a Chile y Perú.

Pidió su traslado a Mendoza, donde empezaría su gran gesta emancipadora y su otra tarea, que es realmente importante para nosotros en la actualidad: lograr la independencia definitiva. Los porteños, felices, lo mandaron lo más lejos posible, por eloeste, creyendo que así se lo sacaban de encima definitivamente. 

Pero en Mendoza, San Martín comenzó a trabajar en la organización de su ejército, y en los esfuerzos para realizar un nuevo congreso. En Cuyo su gobierno fue casi despótico, tiránico hay que decirlo. Logro captar las simpatías de los cuyanos y los efectos de su forma de gobernar se fueron atemperando, paralelamente con esto iniciado el año 1816, se logró reunir un congreso en Tucumán, con una fuerte impronta de los diputados cuyanos y desde sus inicios en marzo, el General incidió intensamente para lograr la declaración de la independencia que contó luego con el apoyo contundente de Belgrano y de las tropas de Güemes para contener al invasor. 

El majestuoso parque San Martín, en Mendoza, honra la gesta libertadora enmarcada en la Cordillera de los Andes

Logró la designación de un Director Supremo consustanciado con sus planes: Pueyrredón. Luego de obtener la independencia logró un pabellón libre para cruzar los Andes. Con el apoyo de alguien en Buenos Aires dio punto final a la preparación de un formidable ejército, que tras cruzar la cordillera, liberó Chile, por mar llegó al Perú y estableció las bases para lograr la independencia de la América del Sur.

Este fue el derrotero de uno de nuestros próceres máximos. La idea es descubrir la verdadera historia, la que se halla detrás del relato construido desde Buenos Aires, y rescatar no solo la figura de San Martin, sino también de todos aquellos que construyeron nuestra vida como nación independiente y que hasta el día de hoy son relegados o no tienen el estudio y la relevancia que su figura se merece. Belgrano, Güemes, Pueyrredon, Artigas, se podría decir cómo se afirma hoy en día, son los cinco grandes de nuestra historia.


FUENTES

"Que decían sobre San Martin quienes lo conocieron y trataron" Infobae 15/08/2018

"A 168 años de la Muerte del Gral. San Martin su legado sigue intacto" 17/08/2018 Diario los Andes Mendoza

"José de San Martin, el extraordinario organizador del cruce de los Andes" Pablo Camogli 7/01/2017 Diario los Andes Mendoza

¿Es San Martin el padre de la patria?, una pregunta que despertó la polémica La Nacion 18 San Martin en la identidad de los Argentinos Maria Saenz Quesada La Nacion 17/08/2013 /07/2018

"Un San Martin desconocido: pintor, bailarín y amante de la música" Diego Sacorna Infobae 20/08/2018

Lunes, 27 de agosto de 2018
Participante del Taller de Periodismo