Que si, que no, que se abra el debate: los liberales frente a la dolarización
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Qué dijeron los economistas liberales sobre el rumor de dolarización

Tras el revuelo que generaron los comentarios de Larry Kudlow, asesor de la Casa Blanca, sobre el trabajo que estaba realizando el Tesoro de Estados Unidos para dolarizar la economía argentina, Cambiemos, o al menos los voceros de Dujovne, desmintieron esta versión, negaron contactos con el funcionario de Trump y afirmaron que la negociación que se está llevando a cabo no es sobre dolarización.

Cachanosky: "Dolarizar, ir a una Convertibilidad o a una competencia de monedas es para el debate"

Lo que sucede es que hemos demostrado a lo largo de la historia, con cada crisis económica, que Argentina no está preparada ni capacitada para tener una moneda nacional. En estos años hemos visto cómo los dirigentes políticos han cometido grandes errores en el Banco Central con el manejo de las corridas y la política monetaria.

Pero ¿Argentina está preparada para dolarizar su economía? No hablamos de la eliminación y extinción del peso, sino de blanquear algo que la gente hace igual de forma espontánea. Como el peso no es estable ni confiable, se va a comprar dólares o cualquier otra cosa que crea que no perderá su valor. Ni siquiera es necesario que sea otra moneda; pueden ser inmuebles, vehículos, lingotes de oro... Todo pasa por una cuestión de credibilidad, y la realidad es que hay un nivel altísimo de desconfianza en la política monetaria argentina, teniendo en cuenta su negro historial y la poca capacidad de liderazgo de quienes forman parte de la casta política.

Etchebarne: "si dolarizamos eliminamos para siempre la inflación. Pero..." 

La dolarización implicaría quitarles fuerza a los políticos y al Banco Central, quienes son los que deciden arbitrariamente el valor del peso a través de la emisión. Con este nuevo sistema, no se imprimiría ni un solo billete más. También significaría la eliminación de los controles de precio y de cambio, y podría implementarse en cuestión de días.

"Si dolarizamos eliminamos para siempre la inflación. Pero eso requiere primero flexibilizar el mercado de trabajo, tener déficit cero, bajar impuestos, desregular, y hacer tratados de libre comercio con todo el mundo", había dicho en agosto Agustín Etchebarne, director de la Fundación Libertad y Progreso.


En este sentido, Gustavo Lazzari, economista, manifestó en twitter: 


Roberto Cachanosky también sumó su aporte: "Dolarizar, ir a una convertibilidad o a una competencia de monedas, es para el debate. Lo que no podemos ignorar es que hoy no tenemos moneda porque el peso no es reserva de valor. Y tener una economía sin moneda es cómo volver a la época de las cavernas."

Por su parte, Diego Giacomini, mostró el otro lado: "Dolarizar con este Estado, déficit, regulaciones en el mercado laboral y comercio exterior es un camino a la recesión y deflación extrema".

Siguiendo esta línea, José Luis Espert, apoyó la decisión del Gobierno de salir a desmentir los rumores: "Bien por el gobierno. Es absurdo. Hay un montón de reformas que hacer antes. No tener moneda, como hoy, es consecuencia de cosas que hay que dar vuelta antes. Y si las hacés, tal vez puedas tener monedas", dijo en una nota para perfil Perfil.

Javier Milei, fiel a su estilo, volvió a exigir que se elimine el Banco Central y propuso tres salidas para evitar las corridas: sistema de banca libre, sistema de competencia de monedas o un sistema de inflación "pero controlando los agregados monetarios". (Leer mas: Milei propone eliminar el BCRA y que cada uno elija la moneda que quiera)

Espert: "Hay un montón de reformas que hacer antes"

"Al margen de la conveniencia o no de volver a la convertibilidad hoy, debería quedar claro que lo que fracasó en los '90 no fue la convertibilidad, sino el agujero fiscal infinanciable que dejó el menemismo, sumado a la inoperancia del radicalismo que lo sucedió" dijo en sus redes el economista Iván Carrino, y agregó: "Uno de los problemas de los tipos de cambio fijo es que siempre puede venir un líder populista a eliminarlo en favor de recuperar la "soberanía monetaria". Eso pasó en Argentina, después de lo cual la pobreza alcanzó el 50%"


Viernes, 14 de septiembre de 2018