¿Realmente para qué sirve y cuál es la función del dinero?
La primavera es la estación del año del renacer y del nuevo comienzo. En mi opinión, es la época del florecimiento de las ideas. Es tiempo de abrir los ojos y despertar de la oscuridad en la cual el conocimiento se encontraba ligado a las ataduras del populismo.
Natalia Motyl
Economista de la Fundación Libertad y Progreso. Analista económica y economista (UBA)

Uno de los conceptos que hay que definir acertadamente es el del dinero ya que se puede observar que en reiteradas ocasiones se incurre a errores conceptuales que terminan por derivar en políticas públicas perjudiciales para toda la economía.

En primer lugar, el dinero cumple tres funciones

- Medio de cambio

- Unidad de cuenta

- Depósito de valor

El dinero sirve como medio de cambio para llevar adelante transacciones y cancelar deudas. En una economía de trueque no existe el medio de cambio y todos los bienes y servicios son intercambiados directamente por otros bienes y servicios. El problema en una economía de trueque es la dificultad de realizar los intercambios de forma directa. La sólo idea de tener que transportar dos vacas a un lugar e intercambiarlas por tres patos es completamente inimaginable. Inclusive, aún más difícil que un vendedor de vacas encuentre un vendedor de patos que desee venderle los patos a cambio de las vacas. Es por ello, que la existencia del dinero no sólo permite reducir costos de transacción sino que da lugar a la especialización, la división del trabajo y al crecimiento económico. Sin embargo, no hay que olvidarse de que el dinero no posee valor por sí mismo, sino que solamente su utilidad radica en la cantidad de bienes y/o servicios que pueda adquirir con él.

Además, el dinero se utiliza como unidad de cuenta ya que permite fijar los precios y llevar las cuentas. Es decir, sirve como medida para calcular cuánto valen los diferentes bienes y servicios. Por ejemplo, cuántos kilos de manzanas se puede comprar si vendo diez kilos de peras. Cuando un individuo va a un supermercado con X cantidad de dinero en su bolsillo, sabe que con ese dinero podrá adquirir G cantidad de productos y la cantidad de productos que podrá adquirir dependerá de los precios P que cada uno de ellos posea.

Por último, el dinero es depósito de valor en la medida en que pueda transportar valor a lo largo del tiempo. Los individuos pueden decidir conservar parte del dinero en el presente para utilizarlo en el futuro cuando se decida adquirir bienes y servicios. No obstante, el dinero sólo sigue siendo un medio para intercambiar.

Es fundamental tener siempre presente estas tres funciones ya que usualmente se tiende a confusión y se podría llegar a caer en la falencia de considerar que el dinero posee un valor "místico" más que ser un simple intermediario de cambio.

Luego, el dinero es un bien económico ya que

- Es escaso

- Existe una demanda

- Tiene un valor de intercambio

La diferencia con el resto de los bienes y servicios es que el precio de dicho del dinero no puede ser expresado en unidades dinerarias sino que su poder adquisitivo se compara en relación a los bienes y servicios que puede adquirir.

Como es un bien económico como cualquier otro si se incrementa la demanda entonces su valor de cambio se incrementa, es decir, los individuos van a desear sacrificar más cantidad de bienes y servicios a cambio de dinero. En cambio si disminuye, su poder adquisitivo caerá. En los últimos meses, en la Argentina, podíamos observar un caso claro en donde la demanda de dinero se contraía.

En resumen, lo esencial es entender que el valor de una moneda se encuentra en su poder de compra. Si el mercado deja de demandar, la cantidad de bienes y servicios que podrá adquirir se reducirá. Por lo tanto, si una de las funciones del dinero se anula no tiene sentido seguir defendiendo un medio de cambio que no cumple tal rol. De nada sirve tener un millón de unidades metálicas en la repisa si no se puede comprar nada con ellas. 

Jueves, 20 de septiembre de 2018
4
Etiquetasnatalia motyl