Lazzari: "El Estado y los sindicatos son los padres del desempleo"
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción



Hace algunos días, el INDEC informó que la desocupación (personas que buscan trabajo y no lo encuentran) subió a 9,6% en este segundo trimestre de 2018. Una cifra preocupante no sólo para la sociedad sino también para la propia gestión de Cambiemos, ya que representa uno de los peores datos en lo que va de su gobierno, considerando que el año pasado este número solo alcanzaba un 8,7%.

Este porcentaje se da en un contexto de plena crisis económica y social en el país, con una fuerte devaluación e indicadores que anuncian un fin de año con mayor pobreza y recesión, a comparación del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Por esto, se registró un estancamiento del mercado laboral y precarización de los empleos.

"Es una consecuencia inevitable del actual momento, donde se combinan recesión y alta regulación laboral, con elevados costos de salida en los contratos de trabajo" afirma el economista Gustavo Lazzari en contacto con Visión Liberal, en referencia a esta situación, y agrega que "la recesión reduce la demanda de corto plazo". En este sentido, remarca que la "legislación laboral, la hipertutela, los altos costos de despido y la conflictividad aniquilan la demanda de trabajo de largo plazo y eso provoca que estas dos fuerzas negativas combinadas son una enorme fuente de destrucción de empleo"

Lazzari: "Mediante legislaciones e impuestos han desanimado la demanda de trabajo y eso a su turno deriva en menor productividad"

¿Cuánta responsabilidad tiene el Estado en este caso? Lazzari responde: "El Estado y los sindicatos son los padres del desempleo en Argentina. Mediante legislaciones e impuestos han desanimado la demanda de trabajo y eso a su turno deriva en menor productividad, menor demanda de trabajo, menor cantidad de empleo y salarios reales más bajos". Todo esto, dice, es con una "supuesta buena intención de proteger al trabajador" que no ha hecho más que "aniquilar el sueño de millones de argentinos".

"El Estado no crea ni protege empleos. Los destruye" afirma el economista, y se refiere también a las regulaciones en el mercado laboral: "no protegen. Al contrario, al elevar los costos tienen el mismo efecto que un impuesto, por lo tanto el trabajador debe tener una productividad tal que compense su salario y encima el impuesto o cuasi impuesto". Sobre este punto, nos brinda ciertos detalles, importantes para analizar la situación en profundidad: "En Argentina, la tasa de impuestos sobre los salarios alcanza el 70%. Si a eso le aumentamos las regulaciones laborales surgidas de leyes y convenios, el costo laboral se multiplica. Pari pasu, los menos calificados van quedando afuera de las posibilidades".

Entonces, ¿qué hace falta para revertir esta crisis? Todos acordamos en que es necesaria una reforma urgente. 

"Argentina debe encarar una reforma laboral, tributaria, fiscal, comercial y monetaria todo de golpe, de shock, con el mayor consenso posible. Podrá parecer una quimera, puede ser, pero nunca lo será tanto como pretender que el sistema actual funcione". 

En materia laboral, subraya que "debe implementarse de manera urgente un régimen libre sin impuestos ni regulaciones laborales para los nuevos trabajadores, actualmente desocupados, y para primer empleo por un plazo de cinco años". De todos modos, aclara que es una "condición necesaria pero no suficiente".

Por último, y en referencia a la escena nacional y el panorama que se presenta de cara a las próximas elecciones, Lazzari le da un mensaje a Mauricio Macri: "no tengo capacidad de dar consejos políticos, pero si pudiera decirle algo le diría que se anime. Las reformas estructurales tienen más consenso que lo que parece. Gobernar es animarse a hacer las cosas. Todo lo demás es campaña"


Martes, 25 de septiembre de 2018