La trampa del populista: mientras más reclama, menos poder tiene
Gustavo Milutin
Economista, actualmente estoy realizando una maestría en Finanzas en la Universidad de San Andrés. Trabajo en operaciones en INAP S.R.L y me dedico a invertir en criptomonedas.


El populismo es muchas veces confundido con el socialismo. Es verdad que posee ciertos preceptos e ideales socialistas, como la inclusión social o el concepto de ayudar al que menos tiene. Como dice Ernesto Laclau, (uno de los filósofos modernos del neo populismo), "es una llave que permite cohesionar al pueblo a través de un texto, un relato, que le permita a los oprimidos expresar su tragedia y luchar contra ella a través de la comunión con un líder que representa la voz colectiva(...)".(¹)

Desde su comienzo, el populismo, desafía a las libertades individuales y a la acción humana individual, poniendo como punta de lanza una "demanda social". En palabras de Ernesto Laclau, "en inglés el término demand es ambiguo: puede significar una petición, pero también puede significar tener un reclamo (como en "demandar una explicación [demanding an explanation])".

Sin embargo, esta ambigüedad en el significado es útil para nuestros propósitos, ya que es en la transición de la petición al reclamo donde vamos a hallar uno de los primeros rasgos del populismo(...)" (²) .

 Estas peticiones comienzan siendo individuales para luego terminar siendo grupales, es decir cada vez más individuos se juntan y las peticiones, se transforman en reclamos. 

Existe una expresión bastante usada por los gobiernos populistas, independientemente del país, que cita: "Donde hay necesidad, esta el Estado". Es ahí donde el político populista, capta el cariño del pueblo, cuyas demandas y reclamos han sido escuchados.

Las necesidades, las demandas van a existir siempre, esta en la naturaleza humana aspirar a más, a buscar su mejor bienestar. Lo que diferencia a unos individuos de otros, es en la manera que enfrenta a esta necesidad. Puede ser por su iniciativa propia, tanto trabajando y ahorrando como generando un emprendimiento. La otra forma, es pedirle al gobierno, que actué de forma paternal y ayude a satisfacer tal necesidad.

Es claro que cuando se realiza un análisis más fino sobre las demandas se incluye la pavimentación de una calle, pedirle al gobierno un plan social, reclamar por mayor intervención en las empresas desde lo laboral para controlar despidos, incluso pedir que el gobierno sea generador de empleo, entre otros tantas demandas. 

Existe un problema sobre estos reclamos y es que los individuos, tienen que saber distinguir que es lo que realmente deben exigir y que es lo que realmente les corresponde a ellos solucionar por su cuenta. 

Esta claro que pavimentar una calle, no es algo que un solo individuo pueda hacer. Tampoco esta en su deber, ya que paga impuestos y es el Estado quien le tiene que devolver los mismos en forma de bienes públicos, como por ejemplo dicha calle.

La diferencia entre lo que el Estado debe atender como necesidad o no atender, se centra en ver si es su deber o no. Como se dijo antes, los impuestos son devueltos en forma de bienes públicos y eso es lo correcto, pero no tendría sentido alguno por ejemplo, que los impuestos volvieran como planes sociales. 

Esto es así ya que si los individuos que poseen mayores carencias económicas, pagan impuestos tanto directamente (inmobiliarios, automotor, etc), como indirectamente (IVA, impuesto a la nafta, entre otros), la ayuda social que recibirían provendría de su propio ingreso.

Sería lo mismo que bajar los impuestos y dejarles más ingresos disponibles para realizar lo que deseen con ellos. El motivo por el cual el líder populista no desea que razonen, es porque si él controla la necesidad y responde a la misma con clientelismo ciego, el termina teniendo el poder de controlar gran parte de la población. 

Este control de la población, genera sobre el líder populista una fidelidad y seguimiento casi religioso. Es una deidad, perfecto, nunca se equivoca y cuando algo sale mal, es la otra parte del pueblo la que no quiere que sus pobres seguidores tengan sus demandas satisfechas. Según Miguel Wiñazki: "El populismo incluye esas demandas individuales en la organización al precio de la lealtad de los organizados al líder". (³)

Es muy común de estos dirigentes buscar un enemigo culpable de todos los fracasos, del mismo sistema que implementan ellos. Este enemigo según Ernesto Laclau, es el "Antipueblo", aquél que no quiere que aquellos individuos que poseen demandas, sean satisfechas. 

En Argentina, se conoce vulgarmente al antipueblo, como los gorilas, oligarcas. El antipueblo, a diferencia de lo que se cree, no es solo la clase media y alta, son todas las clases sociales que piensan distinto.

"Divide et impera", traducido del latín, divide y domina, una expresión pronunciada por líderes como Julio Cesar y Napoleón, dependiendo como se aplique esta frase es el resultado que se obtiene. En el caso de la guerra, si se logra dividir al ejercito contrario, será más fácil un ataque y la victoria será el resultado. Cuando se aplica a la política en cambio y más aún a la política populista, se trata de dividir al pueblo que se gobierna en demandantes populares y el antipueblo. Mientras mayor es esa brecha dentro de una misma población, con mayor facilidad se maneja el sentimiento de una parte hacia la otra. En palabras de Miguel Wiñazki: "La razón populista es la cosmovisión filosófica que concibe dos entidades sociopolíticas irreductiblemente antagónicas. El pueblo y el antipueblo. El populismo propone una batalla cultural para promover e instituir la hegemonía del pueblo por sobre el antipueblo".

El populismo tendrá su origen en una demanda popular, que puede o no ser correcta. Pero que es capitalizada por un lider populista, aquél que atiende los reclamos no escuchados. Que lejos de liderar y distinguir lo que corresponde, de lo que no, solo otroga a cambio de lealtad ciega. Este lider, genera una separación en el pueblo, entre aquellos que están a favor de él, y aquellos que no. El populismo ha causado muchos daños en nuestro país, pero sin dudas, el más grande es la separación violenta entre argentinos.

referencias

  ¹. Ernesto Laclau, La denigración de las masas; La razón populista. E-BOOK.( Buenos Aires: Fondo de cultura económica USA, 2012)  

² Ernesto Laclau, La construcción del pueblo; La razón populista. E-BOOK.( Buenos Aires: Fondo de cultura económica USA, 2012)

³ Miguel Wiñazki, La religión populista; Crítica a la razón populista. ( Buenos Aires: Margen izquierdo, 2015)

Extracto de tesis de grado del autor, donde realiza un análisis crítico sobre el populismo, fundamentalmente en la Argentina. En esta primera parte, desarrolla el origen filosófico del mismo.


Viernes, 16 de noviembre de 2018