Ravier responde: ¿qué va a pasar con el dólar y la inflación el año que viene?
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Ravier y un análisis de fin de año: "El gradualismo nos llevó a acumular deudas"

Diciembre, mes de balances y nuevos proyectos, pero también mes de ajetreos y preocupaciones a nivel político y económico. Mes de disconformidad popular, al menos en Argentina. Es tradición que sea una época conflictiva en lo social, recordando los saqueos de 2001, 2013 y 2014.

Por este motivo, una de las principales inquietudes del gobierno es atravesar este mes para encarar el 2019 con la campaña electoral, que les daría seguridad para posicionarse por encima de la oposición y llegar confiados a un nuevo triunfo.

El problema reside en que los indicadores económicos no estarían ayudando a Cambiemos a mejorar su imagen, ya que las malas noticias sobre inflación, recesión, crisis cambiaria y deuda pública parecen no tener vuelta atrás. 

Sobre estos puntos, Visión Liberal consultó al economista Adrián Ravier, quien realizó un análisis general y remarcó cómo llegamos a este contexto y quiénes son los responsables.

Este año, calcula Adrián Ravier, la inflación terminará arriba del 45% anual. Más alta que con el cepo cambiario

"Si vamos a los datos, la realidad es que la inflación que había estado en torno al 40% en 2016, después de levantar el cepo cambiario y quitar algunos de los controles de precios que tenía la economía en 2015, que eran parte de la herencia, había logrado bajar a 24,8% en 2017", destaca Ravier, y explica que "las cuatro crisis cambiarias que tuvimos entre abril y septiembre de 2018 generaron un salto inflacionario, producto de las cuatro devaluaciones, que llevaron el tipo de cambio de $17 a $38, $40, lo cual nos dejó con un nivel de inflación que este año cerraría arriba del 45% anual".

En este sentido, subraya que "este dato es el peor desde la hiperinflación del 91, previo a la convertibilidad. Es un nivel de inflación sumamente preocupante, pero también hay que decir que es producto de devaluaciones y no de una expansión en los agregados monetarios de niveles que conduzcan a estos niveles".

¿Qué quiere decir esto y cómo puede revertirse? "No va a ser muy difícil que el Gobierno logre mostrar el año que viene una baja contundente de la inflación. Si a esto sumamos la medida ortodoxa de mantener constante la cantidad de dinero hasta junio de 2019, lo más probable es que la baja en la inflación sea muy fuerte. De hecho, del 6% que se registró en septiembre y el 5,4% que se registró en octubre, estaríamos bajando este mes a un poco más de 3% mensual y, luego, una tendencia a bajar la inflación en un rango del 2 al 3%, para, quizás, iniciar el 2019 con una baja del 1 al 2%. Estos números ya nos llevan a un nivel de inflación bastante menor lo cual sería una buena noticia".

Con respecto a la deuda, Ravier, Doctor en Economía Aplicada, alerta: "Más allá de la inacción fiscal, uno de los grandes problemas que el gobierno nos está dejando es la enorme acumulación de deuda, y esto tiene que ver con el gradualismo. El hecho de haber elegido un camino gradual y evitar los ajustes fiscales que debieron generarse en los primeros 100 días de gobierno, nos llevaron a acumular deuda y si bien, todavía, el nivel de deuda es manejable, la preocupación es latente", y agregó que, si bien el FMI va a seguir ayudando a Argentina por "razones geopolíticas", una vez terminado el gobierno, "la realidad es que la deuda pública sobre el PBI va a haber aumentado sensiblemente y va a dejar una preocupación para los gobiernos que lleguen después".

A su vez analizó el mercado cambiario a lo largo de este año: "ahora parece mostrar relativa calma. Las Leliq que se están acumulando son pesos en circulación que el BC ha emitido y que ahora están contenidos, pagando una tasa de interés que logra evitar que ese dinero entre en circulación y genere efectos inflacionarios y demás, pero compromete la actividad económica, lo que nos deja con una recesión profunda y sumamente negativa desde el punto de vista social, especialmente frente a la campaña electoral de 2019".

¿Qué se espera del dólar? Ravier responde: "En principio calma, quizás irá subiendo un 2% mensual, como para acompañar a la inflación y no perder el efecto de la devaluación en materia de competitividad. Pero la realidad es que el gobierno tiene que entender que esa competitividad no se alcanza devaluando la moneda, sino con reformas profundas que permitan bajar el gasto público. De esa manera, se podrán bajar los impuestos, dejar de monetizar el déficit público y poder resolver el problema de la inflación y dejar de endeudarnos"

Como cierre, dio su opinión sobre el panorama que se espera a nivel de precios para estas fiestas: "la actividad económica está a la baja, hay pérdida de empleo, pobreza en aumento, consumo en baja, la inflación se está desacelerando también producto de la recesión y de la contracción monetaria. Esto hace que los precios, si bien van aumentando, lo hagan en una tasa inferior a la registrada en los meses anteriores. Imagino un consumo menor a comparación de diciembre de 2017, donde la economía estaba pujante. Es difícil hacer recomendaciones en este contexto".

Martes, 11 de diciembre de 2018