Alejandro Gómez, historiador
"La debacle de la Argentina arrancó en los '70 y no se detuvo más"
Ornella Tirabosco
Periodista. Entusiasta de la formación y del marketing. Generadora de contenidos escritos y audiovisuales. Productora general y ejecutiva. Activista de la libertad. Nacida en Corrientes (Argentina), reside en Asunción


Otra visión de la historia: "La gran decadencia argentina se aceleró con la llegada de Perón al poder"

El domingo pasado, en una serie de reflexiones a cargo de pensadores que publica el diario Infobae, Pacho O'Donnel causó polémica por su nota publicada y la temática abordada. En la misma afirma que la Argentina "se jodió el 3 de febrero de 1852" (dixit).

Batalla de Caseros

Ese día, según el historiador, se enfrentaron los proyectos liderados por Rosas y Urquiza, quienes decidieron la "mala suerte" de nuestro país. Además, concluye que la derrota del primero nos dejó "el país que seguimos siendo" y, a continuación, enumera una lista de caracterizaciones y adjetivaciones que van desde "una nación dependiente de algún poder extraterritorial" hasta que somos "culturalmente ajenos a nuestras raíces".

El artículo no solo generó indignación entre historiadores y aficionados, sino que también provocó que muchos usuarios en redes sociales lo calificaran como lamentable. Así mismo, criticaron también su uso del revisionismo histórico, ya que, atendiendo a los números y estadísticas de esa época, la Argentina, desde 1853 hasta 1930 se modernizó, enriqueció y logró, entre otras cosas, superar el PBI de Inglaterra.

Alejandro Gómez, historiador y economista, fue consultado por Visión Liberal sobre esta nota y dicha temática. En forma comparativa, confrontó las ideas de Pacho O'Donnel, analizó la historia argentina y señaló a los culpables de la crisis actual a nivel país.

- La nota trata de responder cuándo se jodió la Argentina, ¿está en lo cierto el autor? ¿Cuál es su opinión sobre su exposición?

La nota de O'Donnel no tiene el menor sustento histórico. Se nota que corta y pega para que los hechos le caigan a la idea que quiere demostrar. Se olvida de señalar que el mentado Juan Manuel de Rosas gobernaba la Provincia de Buenos Aires con la Suma del Poder Público desde 1935 y que muchos de los que participaron en Caseros eran exiliados de su gobierno.

Por otra parte, Rosas era gobernador de Buenos Aires y representaba sus intereses. La ley de Aduana que menciona solo aplicaba al puerto de Buenos Aires, cuyas rentas nunca quiso compartir con el resto de las provincias que O'Donnel dice que Rosas defendía.

En realidad, las economías del interior estaban aisladas porque los costos del transporte eran tan altos, que los productos del interior no llegaban a Buenos Aires; de hecho, cuando se produce el bloqueo francés de 1838-1840, debió bajar los aranceles de la ley porque empezó a haber desabastecimiento.

Por otra parte, lo que él llama "industria" no eran más que artesanías locales que no tenían escala para abastecer un país casi despoblado como lo era Argentina.

Por último, para señalar solo algunas de sus tantas incoherencias: se la pasa hablando de Gran Bretaña como si fuera la peste, pero al mismo tiempo dice cuánto crecieron las exportaciones de lana y cueros, ¿a dónde iba todo eso? A Inglaterra.

Lo presenta a Rosas como anti-inglés, ¿dónde se refugió Rosas cuando huyó después de Caseros? En Inglaterra hasta su muerte en 1877. Luego, comparar Caseros con la guerra civil de USA es un disparate que nunca había escuchado en mi vida. Demuestra la falta de conocimiento que tiene de la historia argentina y norteamericana.

- Entonces, ¿cuándo empezó la decadencia desde su opinión?

No tengo dudas de que la gran decadencia argentina comienza en los años 1930 y se acelera, definitivamente, con la llegada de Perón al poder y sus políticas económicas nacionalistas, intervencionistas y redistributivas. Hay que ver lo que ponen en la Constitución de 1949 para saber de qué estoy hablando.

- ¿Qué análisis puede hacer del uso que se le da al revisionismo histórico?

El revisionismo histórico es una fábula con uso puramente político. Es muy atractivo porque apela a la idea maniquea de buenos y malos. Nosotros siempre somos los buenos, desprevenidos, abusados por los malos, capitalistas y desarrollados que nos quieren explotar.

Entre 1880 y 1930 la Argentina creció a la altura de los países más desarrollados recibiendo millones de inmigrantes europeos e inversiones europeas, la calidad de vida de la gente mejoró como nunca y, además, en lo político, se establecieron instituciones que abrieron a la participación de millones de nuevos ciudadanos.

- Retomando un poco las ideas constitucionales, ¿desde cuándo empezó a darse una evolución hacia una república?

El período que va desde 1860 a 1912 es la etapa del crecimiento que recién mencioné y además donde se va pasando de la "república posible a la república verdadera" como decía Alberdi en las Bases.

Claro que no fue de un día para el otro ni los políticos de aquella época eran ángeles, pero ninguno gobernó con Facultades Extraordinarias o la Suma del Poder Público como lo hizo Rosas, entre otras cosas porque la Constitución de 1853 lo prohibía de manera expresa.

- Siguiendo esta línea, ¿cuál fue la mejor y la peor etapa histórica en la Argentina?

En términos generales, la Argentina se consolidó desde 1900 en adelante y, hasta finales de la década de 1960, fue un país que se mantuvo entre los más desarrollados, a pesar de algunos momentos negativos como la crisis del 30 o el período de la segunda presidencia de Perón.

Sin dudas, a partir de la década del 70 comenzó la debacle y el período de alta inflación y aumento del déficit fiscal, que, salvo pequeños momentos, nos tiene todavía en esta pendiente negativa, mayor o menor, pero siempre negativa.

- Entonces, a nivel económico, Argentina, desde 1853 hasta 1930, claramente ocupaba un lugar privilegiado. ¿Qué permitió que nuestro país pueda ser una nación rica en ese entonces? ¿Qué hace falta para poder volver a esos índices?

Abrirse al mundo, promover las inversiones extranjeras, ya que no hubo ahorro local entre 1810 y 1860. Respetar los derechos de propiedad y la libertad de emprendimiento como lo consagra la constitución de 1853.

La riqueza no estaba en el suelo, sino que hubo que crearla para atraer inversiones, inmigrantes, emprendedores y abrirse al mundo.

Es lo mismo que habría que hacer hoy. Desregular la economía, terminar con las trabas al comercio, terminar con los sindicatos, menos empleados públicos, menos planes sociales para mantener una masa "esclava" de los punteros políticos. Libertad de educación.

Todo eso no se logra de un día para el otro; llevará generaciones cambiar la mentalidad del argentino medio.

- ¿Quiénes son los responsables de la crisis económica actual? ¿Qué ejemplo podrían tomar los políticos como punto de comparación para recuperar estabilidad?

No hay un culpable o responsable único. Los políticos son el reflejo de la sociedad. Como dije, son décadas de enseñar y creer que el Estado me debe algo o me tiene que solucionar todo.

Si la gente cree eso, el político le ofrece eso. El tema es que estamos llegando al límite porque ya no nos podemos endeudar más, la inflación no se puede sostener y los impuestos están al borde de terminar con la poca actividad realmente creadora de riqueza, que es la de los privados.

Quizás, como ya no hay para dónde salir, podría existir una mínima chance de tomar el camino correcto, más por necesidad que por convicción... Pero la salida definitiva se dará cuando se tome ese camino por convicción y, para ello, hay que hacer un fuerte trabajo en el mundo de las ideas y la educación.

Viernes, 21 de diciembre de 2018