"En lo único que no fue gradualista el gobierno es en lo que gasta"
El abogado Guillermo Lanfranconi y sus informes sobre cómo el derroche del erario público condena a la Argentina al subdesarrollo
Martina Tortonesi

Como un arqueólogo que busca respuestas, el abogado Guilermo Lanfranconi decidió ver qué hay atrás del llamado "gasto público". Y se metió en un "pozo" de datos abrumador y contundente. Lo que encontró explica cabalmente por qué la Argentina naufraga a la deriva del progreso. 

"Hay despilfarros en los tres niveles de gobierno por el lamentable desinterés del argentino por controlar el gobierno y saber qué es lo que hace con sus recursos", explica Lanfranconi a Visión Liberal. Y da el siguiente ejemplo:

"En Mar del Plata -por ejemplo- por cada dieta de concejal el costo es diez veces más. Es decir, cada concejal costó en 2018 $684.000 pero su dieta está estipulada entre 60 y 65 mil pesos". ¿En qué puede gastar un concejal tanto dinero?: asesores. O sea, burocracia.

Una pregunta que no tiene respuesta es para qué un legislador en Formosa podría contratar 70 empleados. Otra es por qué en Tres Lomas, en la provincia de Buenos Aires, un ínfimo municipio de ocho mil habitantes, en 2017 se destinó del presupuesto municipal un millón de pesos para el hotel La Posta y otro millón para hacer publicidad de las obras del intendente.

No hay caso. Esos datos no resisten una respuesta coherente.

Lanfranconi escribió los libros "Yo pago, tu pagas, ellos gastan 2001, 2016 y 2017" y "Ellos gastan 2002". Ahora dirige una web -www.eldespertador.com.ar- donde ya hay 60 informes de estos gastos. "Luego de publicar los informes de la AFIP, nuestro sitio web El Despertador sufrió varios intentos de hackeo", confesó Lanfranconi.

 "Recibimos insultos por nuestros trabajos. Cuando realicé los tres informes de la AFIP sobre cuánto le cuesta ese organismo a los argentinos, los sueldos que paga, lo que aún sigue cobrando (ex titular de la AFIP en la era K, Ricardo) Etchegaray, concluimos que gasta más que el ministerio de salud, que el ejército y tres veces lo que el Congreso". 

Echegaray, titular de la AFIP en el gobierno de Cristina, sigue cobrando de las arcas del Estado

Leer mas: "Me atacan porque denuncio en qué se gastan los impuestos y no les gusta"

"En el gobierno nacional encontrás la falsedad de que nunca fueron gradualistas. Está gastando mucho, cada vez más, y el problema del gobierno es que reemplazó el financiamiento por emisión y deuda". Y relata una curiosidad: "el año pasado Macri eliminó ministerios que él mismo había creado. Los pasó a secretaría pero ahora gasta más plata que el año pasado. Es un gasto mayor pero con otro nombre".

Impotencia. Desesperación. Enojo. Eso siente el "arqueólogo" del gasto público cada vez que realiza un informe. Indagó en 100 municipios de la provincia de Buenos Aires. Los otros 35 ni siquiera informan en qué gastan. La falta de transparencia es otro dato que da urticaria cuando se comprueba. "Además del desinterés y la falta de datos, hay una enorme falla de la sociedad civil. De los vecinos y de los periodistas. El periodismo está muy banalizado", comenta el abogado.

La política garpa

"A veces pienso que a la gente hay que despertarla con una palmadita. Es increíble el desinterés por informar estos terribles gastos"

"El Estado siempre gasta más en todo lo que es política y siempre gasta menos, e incluso ajusta si lo tiene que hacer, en todo lo que sea organismos técnicos". Lanfranconi explica esa peculiar lógica:  "Todo lo que tenga color político y más cercano al poder, siempre será mejor remunerado o tratado. Todo lo que es técnico, (como la ciencia, educación, el SENASA),está peor remunerado. Más política y menos servicios técnicos es la base que yo veo".

Elena Valero Narvaez, Maria Celsa Rodriguez Mercado, Alberto Medina Méndez, Martín Simonetta, Ramiro Castiñeira, Gabriel Boragina y Marcelo Romero, entre otros, son algunas de las "plumas" que aportan contenido a

El Despertador.

Miércoles, 30 de enero de 2019