De Corea a la Argentina: la difícil tarea de coordinar liberales en el mundo
El flamante representante de la Fundación Naumann en la Argentina concede su primer reportaje en el clásico espacio "Diálogo por la Libertad". Lars-André Richter cuenta cómo es la difícil tarea de sembrar ideas liberales en países cerrados como Corea del Norte. Su mirada de las dos Alemania y la "nostalgia" por Merkel. ¿Qué pasará con el liberalismo en la Argentina? Una nota para conocer una de las personas más influyentes del pensamiento liberal en el país. Entrevista Luis Rosales


Lars-André Richter pasó sus últimos seis años en Seúl. Allá se ocupó de concretar los proyectos que la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad trazó para Corea del Sur y Corea del Norte. También dejó ideas liberales en Japón.

Ahora recaló en Argentina, donde será el mayor responsable de las actividades que la Fundación emprenda en este país, el Sur de Brasil, Paraguay y Uruguay. Siempre con el liberalismo como bandera. 

Con su carga académica -estudió Literatura, Filosofía, Historia y Comunicación Cultural- y periodística (trabajó en Axel Springer AG y para el DAAD  (Servicio de Intercambio Académico Alemán) intentará comprender cómo el liberalismo se está abriendo camino en un país que no logra superar una grieta ideológica que cavó sus cimientos desde hace 70 años.

"Reunir a los liberales es prácticamente imposible. Me gusta más la palabra coordinar", define André  Richter en el espacio "Diálogos en Libertad", entrevistado por Luis Rosales. El flamante representante legal de la FNF explica: "el liberalismo es ideas. Y veo muchos grupos dentro del liberalismo: más de izquierda, derecha, de economía, de derechos humanos. Una fuerza del liberalismo es el pluralismo. Y mi tarea esencial es coordinar los valores comunes".

André Richter estudió humanidades en Berlín, París, Leipzig y Tübingen. El liberalismo siempre fue su norte. Hace más de veinte años que trabaja con ese ideario, desde que llegó a la FNF en su cede central en Potsdam, Alemania. 

Uno de los desafíos más grandes de su carrera fue, quizás, el de llevar ideas de libertad en uno de los países más oprimidos del mundo: Corea del Norte. "La verdad es que desde 2002 hubo una apertura, al menos de la economía. La idea es establecer derechos de propiedad. Falta la experiencia de una economía de mercado, una economía libre", narró.

En otras palabras: Fundación Naumann enseñó a Corea a ser un "poquito" más capitalista. Y fue una tarea titánica. André Ritchner hizo 14 viajes en seis años para fijar esos cimientos y esperar que vean sus frutos. 

"Son más burocráticos en Corea del Norte. Nuestros "representantes" son funcionarios del partido. Corea del Norte es un país donde el partido es el centro del poder. 

Después analizó con lucidez la realidad política de Alemania, el riesgo que representa el fortalecimiento de la ultra derecha y por otro lado el populismo alemán, sus semejanzas - o no- con Italia y Austria, y el futuro de los alemanes sin Angela Merkel. 

Richter resaltó el rol que, a futuro, podría tener en el liderazgo de Europa el presidente francés Emmanuel Macrón.

Conocé más sobre el pensamiento y la vida de uno de los liberales más importantes de la Argentina



Miércoles, 6 de febrero de 2019