Los padres de la pesada herencia dejaron al país en la cuerda floja
Alberto Medina Mendez
www.existeotrocamino.com


Una tormenta en ciernes se avecina y nadie reacciona 

Los progenitores de la pesada herencia 

El escenario económico de corto plazo parece sereno pero nadie duda que el futuro no tan lejano es muy complejo y altamente peligroso. Mientras tanto, los políticos juegan al poder y la ciudadanía prefiere mirar para el costado creyendo que eso evitará el predecible desenlace.

 Ningún analista económico serio prevé hoy, en sus proyecciones económicas, un horizonte optimista de crecimiento razonable, recuperación significativa y desarrollo sustentable para este bendecido país. 

Esas acertadas percepciones de los especialistas plantean que, efectivamente, el panorama se presenta con malos síntomas, datos concretos preocupantes y un cóctel de cuestiones estructurales pendientes que no solo no ceden, sino que se agravan cotidianamente. 

Pese a anunciar los riesgos, a los comentarios con información fehaciente y a los permanentes señalamientos sobre múltiples decisiones erróneas que se tomaron hasta aquí, los operadores del sistema no parecen tomar nota. No se trata de una actitud meramente obstinada y terca.

 La inmensa mayoría de ellos saben hacia donde se encamina este recorrido, pero no están dispuestos a interferir, de manera alguna, ante ese trágico derrotero. 

Saben muy bien que no existe nación alguna que, con esta insólita fórmula, haya sorteado una profunda crisis y mucho menos haya logrado encontrar el camino al éxito con este tipo de retorcidas políticas. El nivel de endeudamiento externo e interno, los vencimientos previstos para los años venideros, los antecedentes de incumplimiento internacional, el gasto estatal desbordado, una presión impositiva impagable, miles de regulaciones y una legislación laboral hostil con las inversiones, son solo algunos de los ingredientes de una bomba de tiempo cuyo reloj se escucha. 

Este rumbo tiene, de continuar sin modificaciones, un ineludible destino, el de un nuevo crac financiero con derivaciones económicas significativas imposibles de calcular. El impacto puede ser realmente muy considerable. Los intentos actuales y también los futuros solo se concentran en postergar el estallido. 

Las políticas actuales van en esa dirección y pretenden dilatar aquello que inexorablemente sucederá si no se hace algo drástico ahora. Ya ni siquiera es una alternativa minimizar el daño de un eventual trance económico de dimensiones relevantes, ya que el esquema de posponerlo hasta el infinito solo agiganta el tamaño de las dificultades y sus secuelas. 

El mejor argumento de una ciudadanía cándida para refutar pronósticos es apelar a frases como "siempre que llovió, paró" o "la esperanza es lo último que se pierde" que tienen mas de resignación y fe que de sentido común. Otros van mucho mas lejos y optan por descalificar a los vaticinadores de lo obvio señalando a los mensajeros como agoreros y personajes frustrados que solo atinan a tirar "mala onda" y no ayudan en esta difícil coyuntura. 

Los mas básicos prefieren ampararse en la lógica que sostiene que de las situaciones mas desafiantes se sale con esfuerzo y trabajo, como si acelerar la velocidad antes del impacto, sin cambiar el rumbo pudiera evitar lo peor. Un liderazgo político con mayúsculas podría torcer el curso de los acontecimientos, pero en estas tierras hace al menos dos siglos que esos héroes no aparecen ni por casualidad. 

Los dirigentes contemporáneos y los que pudieron hacerlo en el pasado reciente dilapidaron todas las chances de intentarlo cuando era mucho mas sencillo que ahora resolverlo. Algunos podrían haberlo conseguido, pero no tuvieron el apoyo suficiente, o el coraje imprescindible para intentarlo. Otros tantos no tenían idea alguna y sus visiones solo contribuyeron a empeorar la situación original. 

La "pesada herencia" ha sido siempre la principal herramienta para justificar los fracasos posteriores de casi todos los mandatos. 

Esta vez no fue la excepción y nuevamente han utilizado esta trillada "muletilla". Ahora, en estos meses, se viene gestando una nueva versión de lo mismo porque al finalizar el actual ciclo político, los que vengan o inclusive los mismos si es que continúan, tendrán que lidiar con un legado apabullante. 

No es que todo este perdido. Este sofisticado dilema tiene una salida sacrificada pero posible. Aun es probable maniobrar y eludir la inminente colisión, pero ni la política ni la sociedad están dispuestas a hacer lo necesario para lograrlo. 

Prefieren creer en la ilusión de la solución mágica. La gente tiene en sus manos la decisión de salir de este cauce. La política también y podría hacerlo aun sin un consentimiento cívico explícito, pero nada hace pensar que alguien esté dispuesto a adelantar el sufrimiento. Aun los mas informados y hasta los que han tenido acceso a una educación superior, tampoco quieren mover un dedo, y en el fondo, con idéntico infantilismo, esperan la aparición de un milagro para que todo siga igual. 

Va siendo hora de hacerse cargo. Los pronosticadores no son ni siquiera una parte del problema. 

Los progenitores de esta debacle en proceso son los ciudadanos que se hacen los distraídos y los políticos pusilánimes. 

Las circunstancias de hoy son el producto de las malas decisiones y lo que ocurrirá es lo esperable luego de tantos desaciertos consecutivos e infinitas advertencias. Pero también es lo que inevitablemente sucederá por la inacción de los que pueden hacer y por la apatía de una sociedad inmadura.

Lunes, 18 de febrero de 2019