Teorías conspirativas: ¿realmente le importa a EE.UU el petróleo de Venezuela?
Marcos Toledano


¿Qué tan cierta es la versión popular de que EE.UU. tiene interés en sacar a Maduro del poder, para quedarse con el petróleo venezolano?

Vamos entonces a desarrollar, parte por parte, usando datos al alcance de quien quiera conocerlos.  Observemos los niveles de producción petrolera en Venezuela desde 1922, hasta 2018:

Están igualando prácticamente los valores que tenían en 1950 (menos de 1.5 millones BDP) y en franco descenso, un colapso de proporciones épicas, considerando que Venezuela tuvo picos de producción de más de 3.5 millones BDP diarios; ni en la época del Caracazo se produjo menos que ahora. Miremos las exportaciones venezolanas en detalle, a fines de 2017, junto con las importaciones de EEUU:

Dato interesante, de casi 7.8 millones de BDP diarios importados de EEUU sólo 437.000 provienen de Venezuela, lo que representa menos del 6% del total. Ahora se genera la pregunta, ¿si cada día Venezuela produce y por ende tiene menos capacidad de exportación, quien suple la creciente demanda norteamericana?

Los actores de esta obra son dos:

1-Boom del fracking.

Más de 100.000 pozos perforados en el territorio, que lo ha convertido en el país con la mayor producción petrolífera del planeta.

Otro dato no menor; EEUU es la segunda reserva más grande de Shale Oil del mundo, después de Rusia, con reservas estimadas en más de 58.000 millones de barriles.

2-Canadá.

A medida que la demanda de petróleo aumentaba, aparecía el vecino al rescate. Hoy son holgadamente, el mayor proveedor de petróleo a EEUU, por encima de Arabia Saudita en un 2do lejano puesto.

Hasta ahora mencionamos la producción actual y su decadencia, pero no podemos obviar una frase repetitiva del socialismo bolivariano: "Tenemos las reservas probadas y certificadas, más grandes del mundo. EEUU viene por ellas". Veamos entonces en detalle esta afirmación.

Venezuela tiene a la fecha, las reservas probadas de petróleo CONVENCIONAL (aclaremos bien este punto) más grandes del mundo, superando los 300.000 millones de BDP. Eso sí, la mayor parte, se encuentra en la Faja Petrolífera del Orinoco.

¿Qué características tiene la producción de esta área? Para medir la densidad del petróleo se usa una medida llamada Gravedad API o Grados API, que no tiene unidad y que es comparativa a la densidad del agua, a temperaturas iguales. Estos valores varían entre 10 y 45 (técnicamente hay valores por encima, y por debajo pero vamos a aclarar el porqué de esas dos cotas).

Con un valor menor a 10, el petróleo se denomina extra-pesado. De 10 a 22, petróleo pesado. De 22 a 31, petróleo intermedio y de 31 a 39, petróleo ligero. La mejor calidad se consigue por encima de 40, sin superar el 45, medida en el cual el producto pierde valor por el acortamiento de las cadenas moleculares y disminución de su densidad.

Para valores menores de 10, su densidad es tal que ni siquiera flota en el agua (pesa más de 1000 kg/m3, ya que 10 es el valor exacto de la densidad del agua), y eso incluye al llamado bitumen o betún. Desafortunadamente para Venezuela, el 75% del petróleo de la Faja del Orinoco, entra en la categoría de petróleo extra-pesado.

¿Qué pasa con los petróleos extra-pesados? Varios inconvenientes:

1) Costos de extracción más elevados.

2) Problemas de fluidez en el transporte, por el cambio de viscosidad.

3) Problemas con parafina en exceso, lo cual hace necesario el agregado de químicos diluyentes, para evitar el taponamiento de cañerías.

4) Su refinamiento es más costoso que un petróleo intermedio, o ligero. Se necesita mezclar con petróleos menos densos, y hacerlo en refinerías especializadas...lo que significa, costos adicionales.

 El presidente Chávez en 2011, anunció un proyecto que consistía en inyección alterna de vapor, para calentar el crudo a fin de reducir la viscosidad y aumentar la recuperación; al día de hoy desconozco si este método finalmente pasó de ser simplemente un plan piloto.

¿Significa esto que EEUU planea abandonar sus inversiones en Venezuela en el corto plazo? Nada más lejos de la realidad.

Hace unos días John Bolton, el Consejero de Seguridad Nacional de la gestión Trump declaraba: "Haría una gran diferencia para los Estados Unidos, económicamente, si pudiéramos tener a las empresas petroleras estadounidenses invirtiendo y produciendo petróleo" a lo que prosiguió "tenemos mucho en juego haciendo que esto salga de la manera correcta". 

Más que obvio; levantar campamento de un momento a otro significaría pérdidas económicas millonarias para toda la cadena de producción petrolera, léase empresas de extracción, de transporte o refino (Exxon Mobil por ejemplo se retiró del territorio, e inició demandas, con la intención de recuperar sus activos, incluyendo una depuradora de crudo), las cuales perderían su productividad por falta de materia prima. Eso sin mencionar el costo para la población venezolana, hundida en una crisis económica y humanitaria sin precedentes, que depende prácticamente de los dólares que ingresan de las ventas de crudo. Y además, si bien se encaminan hacia el autoabastecimiento, todavía la demanda de crudo es elevada, por lo tanto los más de 180 millones de barriles anuales provenientes de Venezuela son necesarios.

Otro de los actores que nadie parece tomar en cuenta es China, cuyos préstamos a Venezuela hace que los hidrocarburos locales, tengan una importancia relativamente mayor para los asiáticos. Bloomberg calcula una deuda de unos U$S 70.000 millones. Los intereses de Rusia tampoco se quedan atrás, ya que Rosneft, la petrolera estatal, es dueña del 49.9% de Citgo Holdings que el gobierno entregó en garantía, sumada a una deuda de unos U$S 17.000 millones. El panorama no parece muy alentador...

Último dato, pero no menos importante: vamos a comparar las importaciones de petróleo de China vs. Las importaciones de EEUU, actuales y proyectadas:

Con los datos sobre la mesa ¿qué tan probable parece una intervención militar norteamericana por un petróleo con elevados costos de extracción, transporte y refinado? ¿Le sería rentable semejante movida, sobre todo por el costo político que ello conllevaría? Las conclusiones quedan de parte del lector.

Martes, 19 de febrero de 2019
2