Entrevista al historiador Eduardo Nakayama
"Cuando todos se olvidaban de Paraguay solo Alberdi lo defendía"
Por: Ana Sosa
Abogada


En 2013, Paraguay le dio la ciudadanía póstuma a Juan B, Alberdi. El jurisconsulto más importante y emblemático de la Argentina obtuvo un reconocimiento honorario y merecido por su fecunda obra en el país vecino.

"Paraguay ama a Alberdi porque lo apoyó en todo momento". La reflexión es del historiador y referente político del Partido Libertal radical Auténtico de Paraguay,  Eduardo Nakayama. El también abogado y fundador del Movimiento Renovación Azul, en diálogo con Visión Liberal, realizó un análisis histórico de la obra de Alberdi en Paraguay y analizó la importancia de su figura.

"Cuando todos se olvidaban de Paraguay solo Alberdi hacía sonar sus gritos de protesta", reflexiona el historiador Nakayama

Ícono del liberalismo argentino, Alberdi fue un opositor tenaz a la Triple Alianza contra Paraguay. Además, "se caracterizó por su pensamiento abiertamente antibelicista, que expuso magistralmente en su obra El Crimen de la Guerra. Ademas, tenía una postura antiamericanista (hispanista) y democrática, oponiéndose a la influencia monárquica que significaba el imperio del Brasil en medio de las repúblicas sudamericanas.

- ¿Por qué en Paraguay quieren tanto a Alberdi?

Juan Bautista Alberdi generó la simpatía generalizada del pueblo paraguayo por la férrea defensa que ejerció como polemista e intelectual de renombre a favor del Paraguay durante la Guerra de la Triple Alianza. Al decir del ex presidente liberal Manuel Gondra, quien lo homenajeó en repetidas ocasiones, a Alberdi "el Paraguay lo ama porque él fue su defensor de todos los momentos, en aquellos días en que el destino desató entre estos pueblos esa larga guerra, la más cruenta de América, en cuyas olas de sangre se creyó que se hubiese ahogado un pueblo"; lo ama porque su defensa fue desinteresada, que el publicista que la hacía no ignoraba que en ella iba la suerte de su vida pública.  Lo ama porque cuando los contrastes comenzaron para sus armas, comenzó también a vacilar la fe de los que sostenían su causa,

- La historia lo reivindica

-  Es que cuando muchos se olvidaron que el Paraguay existiese, Alberdi, sólo Alberdi hacía sonar sus gritos de protesta y su voz de defensa mientras las armas de esforzados combatientes y de gloriosos caídos iban trazando sobre el suelo estremecido de la patria, esa inmensa diagonal de sangre y de heroísmo, que arranca en las arenas de Itapirú y halla término en las soledades de Cerro Corá"

- Qué opinión le merece la promulgación de la Ley 4062/10 que le concede la nacionalidad paraguaya honoraria a Alberdi en carácter póstumo ?

Creo que es un acto de justicia rendir homenaje a personajes de nuestra historia que han demostrado interés, simpatía o beneficiado a la Patria de distintas maneras. En ese sentido, pienso que el Paraguay ha sido siempre un país agradecido.

- ¿Coincide con las razones de ese homenaje? 

- En la exposición de motivos y formulación del proyecto de Ley del año 2010, a mi modo de ver, aunque de absoluta buena fe, se ha pecado al ingresar al campo historiográfico sin contar con un apoyo académico que pudiese avalar algunas afirmaciones que hoy día han sido superadas por nuevos estudios. Algo similar a lo ocurrido en la promulgación de la Ley 5401/15 que declara el "Sesquicentenario de la Epopeya Nacional" y que fue corregida posteriormente por medio de la Ley 6090/18 que contempla la derogación de la anterior.

-¿Que influencia tuvo la doctrina alberdiana en la Constitución Nacional del Paraguay de 1870, considerada hasta ahora como la más liberal de la historia del país ?

- Pese a que otros autores erróneamente llegaron a considerar a la Ley de Administración Política de 1844 bajo el gobierno de don Carlos Antonio López como la primera Constitución Nacional, tanto desde el punto de vista formal como de fondo, aquella disposición no puede ser tomada como tal, pues carece de cuestiones fundamentales existentes en toda Carta Magna como las garantías y libertades garantizadas a los ciudadanos, razón por la cual es recién la Constitución de 1870 la que reunió los parámetros universalmente aceptados para considerarla como Ley Suprema de la República.

Estando el Paraguay exhausto por la finalizada guerra y ocupado militarmente por las principales potencias de la Triple Alianza, en un ambiente enrarecido se promulgó la "Constitución del 70" como se la conoce más comúnmente, estuvo inspirada en las constituciones argentina y estadounidense. La Constitución Argentina (1853) había tomado como modelo la de los Estados Unidos y las "Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina" (1852) de Juan Bautista Alberdi.

La Constitución del 70 desde su promulgación en el año 1870 hasta su derogación definitiva en 1940 (antes también fue interrumpida inconstitucionalmente por el tristemente célebre "Decreto 152/36" del coronel Rafael Franco), fue la Carta Magna de mayor tiempo de vigencia de la historia paraguaya (70 años), versus las de 1940, 1967 y 1992 que estuvieron vigentes por 27, 25 y 27 años, respectivamente.

- ¿Qué impacto tiene hoy el pensamiento alberdiano?

- Es sumamente importante reflotar la discusión sobre el pensamiento de Juan Bautista Alberdi, ya que distintas corrientes historiográficas como el revisionismo argentino, aunque han hecho su aporte, contaminadas por preceptos ideológicos también han generado mucha confusión pretendiendo presentar a la Guerra de la Triple Alianza como el resultado del choque del sistema capitalista (liberal), comandado por la potencia hegemónica mundial de la época (el Reino Unido de Gran Bretaña) contra el sistema autonómico de desarrollo paraguayo (un supuesto mal ejemplo para la región) con caracteres de un socialismo nacionalista arrastrado desde los tiempos del dictador José Gaspar Rodríguez de Francia.

 - ¿No fue asi?

- Nada más alejado de la realidad: hoy podemos afirmar que desde la muerte del doctor De Francia en 1840, pero sobre todo desde la caída de Rosas en 1852, el sistema económico paraguayo, aunque con sus propias características, se hallaba perfectamente engranado en el sistema capitalista, participando activamente del comercio internacional y teniendo como socio comercial y principal proveedor de tecnología, bienes de capital y recursos humanos calificados, nada menos que al Reino Unido de Gran Bretaña, de donde contrató a los profesionales que implementaron los adelantos como la fundición de hierro, el astillero, el ferrocarril, etc. y asimismo, destino de muchos de los becarios paraguayos. En una reveladora obra llamada "Gran Bretaña y la Guerra de la Triple Alianza" (1983), Juan Carlos Herken Krauer e Isabel Giménez de Herken (+) profundizan en minuciosos detalles de la relación bilateral.

De la misma manera, y aunque es cierto que tanto Bartolomé Mitre como el gabinete que asumió el poder en la Corte Imperial de Río de Janeiro en 1864 eran reconocidos liberales de ideas, debemos destacar que el Partido Nacional en el Uruguay (más conocido como Partido Blanco) y amigo del gobierno de Francisco Solano López también se reputaba liberal lo mismo que Alberdi, quien no necesita credenciales para acreditar su liberalismo.

La Guerra de la Triple Alianza fue una tragedia regional donde el más perjudicado sin lugar a dudas fue el Paraguay, de ella podemos extraer muchas lecciones que nos servirán para el futuro pero para ello es necesario analizar los hechos con objetividad y a la luz de la ciencia, lejos de prejuicios ideológicos.



Viernes, 22 de febrero de 2019
1