Espert, Milei, Cachanosky y otros liberales hacen catarsis tras el discurso de Macri
En el inicio de sesiones (este año más "ordinarias" de lo normal) no faltó nada: cartelitos, una diputrucha, otra que llevó una planta de cannabis y los habituales gritos y "una barra brava" ad hoc. Los liberales expresaron su indignación en las redes

La tensión en el Congreso, la "moda" de colgarse papelitos como modo de protesta, las interrupciones, los gritos desubicados, las pancartas forman parte del cotillón K y opositor cada vez que un funcionario habla en el recinto. A este cocoliche se le suman una diputada trucha que fue al recinto nada más que a llamar la atención y otra que agitaba una planta de cannabis para pedir la legalización de la marihuana. 

Ese fue el marco en el que el presidente de la Nación dio el discurso de lo que debería ser un acto solemne y protocolar, como es el inicio de sesiones ordinarias.

Eso fue lo que sucedió hoy en el Congreso. "Los gritos y los insultos no hablan de mí, hablan de ustedes, señores", respondió Macri en una de las pocas frases acertadas que -por otro lado- dominó su discurso.

La insistencia de mantener la tutela del Estado no solo se sostuvo sino que se duplicó: aumentó un 46% la AUH al reconocer que la pobreza está en los niveles de 2015. Dos malas noticias en una. 

Los liberales opinaron, como siempre, a partir de las redes. Algunas de las consideraciones más relevantes fueron las de Roberto Cachanosky hablando de las diferencias entre Civilización y Barbarie (k)

 

La demogogia en el Congreso: otra lectura del economista Martín Simonetta:

El candidato a presidente por el frente libertario José Luis Espert consideró como un "bochorno" el discurso de Mauricio Macri´y el comportamiento de la oposición en la apertura de sesiones del Congreso. "Execrable el kirchnerismo en el Congreso con su patoterismo y vulgaridad. Los gritos de Michetti pidiendo que escuchen al Presidente y el bloque K faltando el respeto a la investidura presidencial van a quedar en los anales de la decadencia argentina". 

Agregó: "la euforia del oficialismo me parece lamentable. Lo que vimos hoy no le hace bien a la democracia". "Macri cierra estos 36 meses de mandato con los peores indicadores desde el 2002. Su gobierno será recordado por el gran ajuste que pagó el sector privado y una clase política que no hizo ningún recorte. Tampoco entiende la realidad del mundo de hoy. Mantiene el mito del Estado presente, deficitario, no tocó las leyes sindicales, y tiene la economía cerrada al comercio", enumeró, finalmente.

Una mirada más política: José Benegas y el temperamental twitter de Javier Milei al rojo vivo:

En el cuarto y último discurso de su gestión ante el Congreso, el Presidente puso eje en los temas sociales como la pobreza, criticó la herencia recibida y realizó alguna tibia autocrítica, como reconocer las dificultades económicas de su gestión. 

Macri comenzó hablando del país que recibió su gestión y se sinceró: "El año pasado aquí dije que 'lo peor ya pasó Y tienen razón".

Pero dijo que "lo que comenzamos a hacer, no tiene vuelta atrás, Ya no aceptamos que nos mientan". Y en tono del chicana al kirchnerismo, dijo: "No tenemos soluciones mágicas".?

Y pidió comprensión: "Los cambios profundos requieren paciencia"?. Y afirmó que "hoy la Argentina está mejor parada que en 2015, hemos salido del pantano donde estábamos".

Viernes, 1 de marzo de 2019