Reforma polémica: Paraguay quiere recaudar más sin aumentar impuestos


El ministro de Hacienda de Paraguay Benigno López, presentará en los próximos días un proyecto de reforma tributaria para ese país que busca "optimizar" los gastos del Estado. El proyecto, en el que el vecino país trabaja desde noviembre, ya despertó críticas en la oposición y los ciudadanos. De hecho, lo re-bautizaron el proyecto de "deformación tributaria".

La principal crítica que se le hace al proyecto es que se continúa reforzando al rol tutelar del Estado y que solo mira el gasto público. "No toma en cuenta lo que significa una genuina política fiscal", sostiene el economista Victor Pavón.

Los principales puntos que plantea la reforma consisten en elevar los ingresos tributarios alrededor del 1% del PBI. Bajo el paraguas de una "modernización" plantean potenciar los impuestos directos. Adelantaron que el IVA (del 10 y 5% hoy) no sufrirá cambios.

Uno de los temas más espinosos de las negociaciones fue el Impuesto de la Renta Personal (IRP), con una tasa base del 10 % para todos los contribuyentes que superen los 76 millones de guaraníes anuales, menos de 100.000 en un país con casi 7 millones de habitantes. Para aumentar su recaudación y hacerlo "más progresivo", el proyecto plantea "limitar algunas deducciones" del IRP, en el que actualmente casi cualquier compra es deducible, incluidos los productos y actividades de esparcimiento.

Benigno López adelantó que la reforma es necesaria para que Paraguay no estanque su crecimiento. La oposición no coincide

El proyecto plantea "restringir" las deducciones de "artículos de lujo" que "solo consume la clase alta", y se modificará las deducciones aplicadas a la tenencia de acciones de empresas, aunque aún debe concretarse en qué sentido.

Organizaciones empresariales presentes en la mesa técnica que elabora dicha reforma, remitieron a Hacienda un escrito en el que reprobaron las limitaciones en las deducciones del IRP y una eventual disminución del piso de cotización, hasta los 50 millones (8.120 dólares).

Según Domínguez, otro de los cambios importantes será la "unificación" de los actuales Impuesto de la Renta Empresarial (IRE), que grava actividades comerciales e industriales, con el Impuesto de la Renta Agropecuaria (IRA).

De manera que en ambos rubros, además de la tasa del 10 % a las ganancias, también pagarán una "retención sobre dividendos" surgidos de las exportaciones.

REPLICA

"Impuestos y gastos públicos son los dos pilares de toda política fiscal", explica Pavón. Y agrega que el gasto público en Paraguay "ha sido ineficiente e ineficaz". ¿Conviene tener una reforma en la que se toma en cuenta solamente la recaudación y no hay contrapartida en lo que se refiere al gasto público? se pregunta el economista.

Finalmente concluyó que con esta reforma "se está creando mayor incertidumbre justamente en los que crean puestos de trabajo".

Ya en declaraciones a otros medios, Pavón había dejado clara su postura: "Ninguna reforma impositiva puede iniciarse con el objetivo de que los 'números le cierren al Estado' sin tomar en cuenta si esos nuevos números (dinero) proviene precisamente de la gente a quienes nuevamente se cargará la ineficiencia, el derroche y la corrupción. No hay reforma sin previa decisión expresa de disminuir los multimillonarios gastos superfluos, inútiles e ineficientes".

"No hay reforma tributaria sin que previamente se haga buen uso de lo que hoy ya se cuenta, multimillonarias sumas de dinero al solo efecto de mantener y hacer crecer a los privilegiados miembros del status quo que, desde luego, les conviene que esta reforma (deforma) se aplique. 

No hay reforma allí donde sólo se mira el ingreso desconociendo el cómo, cuánto y por qué existe el gasto".

"Una moneda no puede ser estable cuando el presupuesto se vuelve deficitario. Si queremos recaudar más, tendremos una merma en la recaudación porque la gente va a volcarse a la informalidad", concluyó Pavón.

Escucha al especialista en la entrevista que le realizó el canal ABC de Paraguay

 

Jueves, 11 de abril de 2019