¿Qué hace Amazon con los empleados que son reemplazados por robots?



Hablar de Amazon es hablar de una empresa del futuro. Difícil de entender en un país estancado, que aún discute con paros y asambleas las condiciones laborales. 

 En la empresa de Jezz Bezos los empleados tienen gimnasio, frutas fresca a discreción y tiempos y espacios para descansar. La creatividad, al fin y al cabo, necesita ambientes propicios para desarrollarse.

Pero a no dormirse en los laureles: el sistema es implacable también para despedir a los empleados que no rindan. De hecho, entre los meses de agosto de 2017 y septiembre de 2018, en torno a 300 empleados de los almacenes de Amazon en la localidad de Baltimore, aproximadamente el 10% de la plantilla, fue despedido porque su sistema los consideró ineficientes.

 Linkedin, sitúa a Amazon como la mejor empresa de tecnología para trabajar de todo EE.UU., por delante de otras firmas punteras en el trato que ofertan a su capital humano, como Google o Apple, por ejemplo. De hecho, según un estudio de la web especializada en el mundo laboral, Glassdoor, el 75% de los empleados recomendaría a sus amigos trabajar en Amazon.

Pero los competidores de estos trabajadores son fríos como el acero: son robots y máquinas que mejoran la eficiencia y maximizan el beneficio en los almacenes, en tareas como empaque. El sistema es tan inapelable que existe un software que mide las pausas que hacen los empleados y envía alertas cuando no cumplen con su cometido. De hecho, este software de monitorización puede mucho más lejos, ya que en caso de que la ineficiencia en el trabajador persista, el programa inicia automáticamente los papeles de despido.

Amazon niega que eso suceda.  "Nunca despediremos a un empleado sin que haya recibido nuestro total apoyo, incluidas sesiones adicionales de entrenamiento y formación", ha explicado la empresa en un comunicado.

Tan claras tiene las reglas de competencia y libre mercado que el gigante del e-commerce tiene un plan B para sus empleados: les ofrece capital para que tengan sus propios delivery. Abre puertas a la competencia y al desarrollo personal. De empacar envíos a fundar su propia Pyme: el camino promete ser duro pero gratificante.

Lo que no se podrá evitar es que Amazon recurra cada vez más a la tecnología. Después de todo, su mirada está puesta en el futuro. La empresa cada vez que puede automatizar alguna función, lo hace. La idea no es sustituir las personas por máquinas, sino abrir nuevos desafíos para la persona que hace el trabajo mecánico y aburrido de una máquina.

"Estamos probando esta nueva tecnología con el objetivo de aumentar la seguridad, acelerar los plazos de entrega y aumentar la eficiencia en toda nuestra red", dijo una portavoz de Amazon en un comunicado. "Esperamos que los ahorros en eficiencia se reinviertan en nuevos servicios para los clientes, donde se seguirán creando nuevos puestos de trabajo", sentenció.

Definitivamente, no son los robots los que dejan sin trabajo a las personas. Los "Baradel", los "Moyanos" y otros arquetipos de un modelo laboral arcaico y obsoleto son más nocivos que el más eficiente y frío de los robot


Las máquinas sacan de 600 a 700 cajas por hora. Cinco veces más que un "empaquetador humano"



Martes, 14 de mayo de 2019