Tras la caída de los partidos tradicionales, los liberales esperan su oportunidad en Europa


Cerca de 200 millones de europeos de 28 países votaron el domingo para elegir a los 754 representantes del Parlamento europeo. Los resultados, según definió la canciller Angela Merkel, fueron "un toque de atención para la política". Es que aunque se mantuvo como primera fuerza, su partido sufrió el peor revés electoral de su historia.

Los Verdes se convirtieron en segunda fuerza con un 20,5 %, mientras que los socialdemócratas sufren un nuevo descalabro y caen al 15,8%, seguidos de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), con un 10,8%.

El FDP, el partido liberal de Alemania, sacó un 5,4%. Fueron dos puntos más que en las elecciones parlamentarias de 2014, cuando obtuvo el 3,4%. Pero bastante menos que en las últimas elecciones alemanas, dondo rozó el 10%, grafica Lars-André Richter, representante de la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad, en diálogo con Marcelo Duclos, coordinador de Comunicación de dicha institución.

En la entrevista, Lars- André Richter explica cómo se decidió el voto en los principales países de Europa y -fundamentalmente- en Alemania. Este año, por ejemplo, el tema predominante fue el cambio climático y las políticas que se llevan a cabo en esa materia. "Le ganó al de los refugiados, que había sido tema principal en las elecciones pasadas, pero ya este año, no", sostuvo el representante de FNF.

Esa preocupación por el clima llevó al Partido Verde al Parlamento europeo. Los legisladores "verdes" plantean -entre otras medidas- revisar el presupuesto agrícola y analizar exhaustivamente las explotaciones intensivas o a gran escala. Además, quieren que todas las leyes aprobadas a nivel europeo pasen por un control climático.


En líneas generales, el resultado de las elecciones "fue una catástrofe para ambos partidos clásicos", define Lars-André Richter. "Lo que se puede observar en Alemania y otros países europeos es la desaparición de los partidos clásicos. Esto, para los liberales, puede ser una oportunidad".

¿Por qué ve una oportunidad en esta crisis de representatividad de los partidos llamados líderes? "La gente no vota a los conservadores ni a los socialdemócratas para causas tradicionales. Hoy hay una competencia, hay más libertad para elegir representantes. Desde mi punto de vista es una buena noticia. Este año ganaron los Verdes, el año que viene pueden ser los liberales", sostiene.

Escucha la entrevista completa


Miércoles, 29 de mayo de 2019