Se puede: reformas liberales para sacar un país del pantano populista


Como la gota que horada la piedra, el discurso de Aldo Abram, Agustín Etchebarne y Manuel Solanet no cambia. Mientras la Argentina va y viene buscando caminos que terminan llevándola a ninguna parte, los directores de Libertad y Progreso insisten en alumbrar la única salida posible a la crisis recurrente y crónica que padece la Argentina.

En UCEMA, minutos antes de comenzar la disertación

Es verdad que ahora los escuchan más: ayer presentaron la tercera edición de su libro "las reformas necesarias para crecer en libertad" y su discurso se tradujo en la página del diario La Nación y otros medios nacionales. UCEMA -donde fue la presentación- "estalló" de gente, sobre todo estudiantes y jóvenes que van rompiendo moldes vetustos para dar paso a nuevas ideas. Y en las redes se multiplicaron comentarios sobre los discursos de la tríada liberal.

Ellos creen que la solución es posible. Proponen mejorar el funcionamiento de la Justicia con cambios radicales en el Consejo de la Magistratura:  "el hecho de que en el Consejo de la Magistratura hoy tenga un mayor poder la política es un condicionante para los jueces para ser imparciales". aseguró Abram. Luego, ser prolijo y metódico con las tres reformas urgentes: la laboral, fiscal y económica. insisten con dolarizar la economía para salir de la pantomima del bi monetarismo. Y que cada provincia se haga cargo de sus ingresos.

No mienten: no dice que será fácil. Pero si ya van tres ediciones de un libro donde explican detalladamente en qué consiste cada cambio, es porque es probable.

El foco sobre los estratos de bajo ingreso también está puesto en la propuesta. Pero con criterio selectivo de subsidio y con el norte de transformar los planes sociales en trabajo genuino. Es decir, minar la base del populismo: transformar en responsabilidad individual lo que errónea e interesadamente se llamó "justicia social".

Empleo público: según la fundación, el número de empleados públicos creció de 2,6 millones en 2003 a 4,6 millones en 2015 y 4,7 millones en 2017 y es responsable de gran parte del gasto. "Mientras que el Gobierno nacional redujo durante la gestión Macri la planta en 30.000 agentes, el conjunto de provincias y municipios la incrementó en 102.000. Parte de la propuesta es, entonces, lograr que provincias y municipios paguen a sus propios empleados, y que no lo hagan a través de la coparticipación, sino a través de sus ingresos. Reforma de la coparticipación bajo la premisa de que todas las provincias pueden generar riqueza. 

"Lo fundamental es que los gobiernos provinciales y municipales tengan incentivos para gastar menos y mejor. Hoy, por el régimen de coparticipación los gobernadores tienen el beneficio de gastar, pero no el castigo de aumentar sus impuestos", dicen los representantes de Libertad y Progreso. "Nuestra propuesta es devolver las potestades tributarias a las provincias eliminando la coparticipación vertical de Nación a provincias".

 Elevar la edad de jubilación en un proceso que debe iniciarse con 67 años para hombres y 63 para mujeres, hasta llegar a los 70 años para ambos sexos en una década o menos. Iniciar sistemas suplementarios de capitalización. Prohibir la propaganda gubernamental, así como la electoral, partidaria o personal de funcionarios públicos empleando fondos estatales. Arancelar las universidades estatales de manera que solo paguen quienes puedan hacerlo. 

"Si no queremos macanear hay que decir que todo esto que se propone en el libro va a costar, va a haber un costo social para hacer las reformas", dijo Abram. Aclaró también que es un programa que "no dejaría sin ingresos a ninguna persona".

"Lo que pasa es que cuando uno llega al poder tiene que preguntarse cuáles son las alternativas que existen y ahí elegir el esquema que tenga el menor costo social posible. Lamentablemente lo que se observa es que los políticos tienen la tendencia a llevar a delante lo que tiene menos costo político, mas allá de que terminemos con el mayor costo social, que es lo que pasa cuando no se hacen estas reformas", dio Abram.

Algunas frases que quedaron resonando de la presentación de ayer:

* "Quisimos ayudar al gobierno de Cambiemos durante los primeros meses de gestión para que reformule el Consejo de la Magistratura. Lamentablemente, no tuvimos mucho éxito porque su percepción era que no iban a usar mal ese instrumento que tenían disponible. Pero las políticas de Estado no tienen que pensarse para gente de buena sino a prueba de gente mala" . (Abram). 

* "Cuando un país cambia y empieza a introducir las reformas promercado, crece". (Etchebarne)

* "Hay que reducir el trabajo improductivo y aumentar el productivo. Si tenemos tres veces mas docentes por alumno que Australia, bajando la cantidad de docentes, con un sistema eficiente, los que quedan pueden ganar el doble al mismo costo. Pero si la Argentina esta creciendo a ritmo fuerte, se les va a poder pagar mas aún" (Etchebarne)

* "No se puede esperar a sacar el 30% de las personas la pobreza para hacer las reformas. Es al revés. Hay que hacer las reformas para cuidar a la gente. El costo social es no hacer las reformas. Si no las hacemos se viene el default y la pobreza va a crecer. En la próxima década nos pasa Botswana".

* "Cuando gana un gobierno hay una oportunidad. Si gana, supongamos, Mauricio Macri, Dios quiera que esto sea así, la oportunidad es formar un nuevo gabinete, cambiar al jefe de Gabinete, nombrar un Gabinete nuevo. Eso crearía un shock de confianza fenomenal, si los elegís bien. Habría una expansión de la economía que empezaría a recuperarse. Pero es una ventana de oportunidad muy breve, de dos o tres meses. Si se hacen además las reformas, se vuelve a generar optimismo".

* "No salís de la pobreza con el consumo sino con el ahorro para poder tener capital de trabajo. La dolarización permitiría llegar a una moneda sana, si fuera con un tratado monetario con los Estados Unidos".

Jueves, 30 de mayo de 2019