Cruzada mundial: piden a Dujovne que diga "no" al impuesto digital


Facebook, Google, Amazon y otros gigantes tecnológicos (y por consiguiente, los millones de usuarios de internet que usan esas plataformas) contienen la respiración frente al avance de los gobiernos "terrestres" que pretenden aumentar la carga impositiva.

A principios de junio, los ministros de finanzas del G20 se propusieron terminar con las "lagunas legales" que usan estas empresas para reducir el pago de impuestos, que no es más que un eufemismo para controlar y aumentar lo que pagan. La nueva normativa supondría una mayor carga fiscal para las grandes empresas multinacionales, pero también dificultaría la atracción de inversiones extranjeras directas a países como Irlanda, con la promesa de unas tasas impositivas a las empresas muy bajas.

Por esa razón, entidades internacionales que buscan y exigen transparencia y responsabilidad en las burocracias mundiales se opusieron tenazmente a esta medida. En Argentina, Fundación Bases se sumó al plan de poner freno al "impuesto digital" mediante una carta formal dirigida al ministro de Economía Nicolás Dujovne.

La carta fue firmada por 39 organizaciones de 19 países distintos. 

El debate del G20 sobre los ajustes en el régimen tributario se centra en dos pilares que podrían ser un doble golpe para algunas empresas.

El primer pilar consiste en dividir los derechos de gravar a una empresa cuando distribuye sus bienes o servicios aunque no tenga presencia física en ese país.

Si las empresas siguen siendo capaces de encontrar una forma de registrar los beneficios en territorios con bajo nivel impositivo o en paraísos fiscales, los países podrían entonces aplicar un tipo impositivo mínimo global que se acordaría en el marco del segundo pilar.

Las grandes empresas de Internet afirman que respetan las leyes tributarias, pero pagan pocos impuestos en Europa, normalmente canalizando las ventas a través de países como Irlanda y Luxemburgo, que cuentan con regímenes fiscales menos estrictos. 

 A principios de este año, los países y territorios acordaron una hoja de ruta destinada a revisar la normativa fiscal internacional que se ha visto superada por el desarrollo del comercio digital.

El texto de la carta dirigida a Nicolás Dujovne es el siguiente

Carta de Coalición Firmada por la Fundación Internacional Bases para IGO Watch

Rosario, 27 de Junio de 2019

Sr. Nicolás Dujovne / Ministro de Hacienda / República Argentina

__________________

De nuestra mayor consideración:

En nombre de miles de millones de contribuyentes y consumidores de todo el mundo, IGO Watch lo insta a oponerse a los esfuerzos internacionales para armonizar la tributación de los servicios digitales. La imposición de impuestos más altos a las empresas de tecnología conducirá a precios más altos para los consumidores y obligará a millones de pequeñas empresas a reducir sus actividades de publicidad en línea. Los consumidores, las empresas y los gobiernos estarán mejor atendidos por un régimen regulatorio y fiscal leve que fomente el crecimiento y la innovación.

Tras la reunión del 9 de junio de los ministros de finanzas del G20 en Fukuoka, Japón, los hogares y empresas de todo el mundo expresaron su preocupación por el hecho de que el "cierre de lagunas y vacíos" propuesto en materia de impuestos digitales conlleve precios más altos en productos digitales, como motores de búsqueda y redes sociales. De acuerdo con un informe de PwC de diciembre de 2018, es probable que una parte significativa de cualquier nuevo impuesto digital se transfiera a los consumidores en forma de precios más altos. Esto no es un buen augurio para los miles de millones de ciudadanos globales que forjan conexiones comerciales importantes en Facebook o fomentan su educación a través de Google e innumerables academias en línea.

Los reguladores y ministros de finanzas de todo el mundo occidental han expresado su preocupación de que las grandes empresas de tecnología posean demasiado poder y participación de mercado, lo que lleva a proponer opciones fiscales y antimonopolio para restaurar la "equidad" y la "competencia" en el sistema. La intervención del gobierno en el dominio digital, sin embargo, sólo aumentará las barreras de entrada para las nuevas empresas que buscan competir con empresas de tecnología más establecidas. Prácticamente todas las propuestas de impuestos sobre servicios digitales prevén un impuesto basado en los ingresos, independientemente del nivel de costo en que incurran las empresas. Empresas jóvenes con una afluencia repentina de consumidores e inversores aún pueden tener grandes dificultades por delante, como los costos de desarrollo de red y los problemas de cumplimiento regulatorio. Gravar estas nuevas empresas hará que sea más difícil superar estos desafíos y competir por la atención y el favor de los consumidores.

Países como el Reino Unido y España pronto implementarán impuestos a los servicios digitales y aseguran a sus ciudadanos preocupados que sólo las empresas más grandes y con mayor éxito financiero pagarán la factura. Sin embargo, en el sector tecnológico, las empresas pueden "volverse virales" muy rápidamente y la posibilidad de chocar contra un "muro fiscal" puede disuadir a los inversores de tomar las medidas necesarias para apoyar a las próximas redes sociales o al gigante de los motores de búsqueda. Si los impuestos a los servicios digitales se convierten en un fenómeno global, la cultura innovadora del sector tecnológico dará paso a un entorno plácido dominado por unas pocas empresas.

Para mantener el ámbito digital vibrante y receptivo a las necesidades de miles de millones de consumidores globales, IGO Watch le exhorta a oponerse a cualquier régimen internacional de impuestos a los servicios digitales.

A la espera de una favorable respuesta, lo saludan atentamente,

Tim Andrews

Executive Director

IGO Watch

Federico N. Fernández

Presidente

Fundación Internacional Bases


  IGO Watch es una coalición de individuos y grupos sin fines de lucro que exigen una mayor responsabilidad y transparencia de las burocracias mundiales como la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Naciones Unidas (ONU), Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial. A través de blogs, redes sociales y activismo de base, IGO Watch monitorea estas organizaciones y exige reformas fundamentales.  

La Fundación Internacional Bases (FIB) se inspira en la obra maestra de Juan Bautista Alberdi Bases y puntos de partida para la organización de la república, a la cual debe su nombre. Es el más profundo deseo de todos quienes la componen que el país retome una vez más el camino señalado por Alberdi para recuperar así la libertad y la mayor prosperidad material y cultural que alguna vez tuvo. El compromiso de FIB es con la difusión de ideas verdaderamente capaces de traer progreso a nuestra sociedad.


Martes, 2 de julio de 2019