El secreto de Tesla que puede transformar la industria del vino
Juan Martín Gonzalez Villanueva
Licenciado en Economía (Universidad de Cuyo)


La firma del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Mercosur impone un nuevo desafío para las economías regionales. Un desafío que puede transformarse en una gran oportunidad ya que gracias al acuerdo, el país estaría en condiciones de vender sus productos a 500 millones de personas. Aunque no estaríamos solos, un mercado de estas características implica enfrentarse a una competencia feroz. 

En el caso de la industria vitivinícola la situación es aún mas compleja ya que no solo los países europeos subsidian en gran parte su producción agrícola sino que también desde un punto de vista de la marca sus vinos están respaldados por una larga historia, que a la hora de vender, tiene una gran influencia en el consumidor.

La cuestión se pone aun mas compleja si vamos hacia la cúspide de la pirámide donde los vinos argentinos de alta gama (los que finalmente posicionan la marca país) se enfrentan a las tradicionales bodegas europeas. 

Es una tarea difícil pero no imposible. En consecuencia, surge la pregunta de como ganarle de visitante a los vinos de alta gama europeos. 


La respuesta puede estar en la industria automotriz. Tesla, una empresa fundada por el emprendedor norteamericano, Elon Musk, logro descifrar el código de la industria automotriz de alta gama. 

En un mercado donde la historia de la marca y el logo lo era todo, la innovación y los avances tecnológicos aplicados por Tesla lograron sacudir al mercado. Ellos pudieron demostrar la idea de que en el automóvil del futuro lo que mas importa es la tecnología y no la marca, y esto los ayudo para diferenciarse y desarrollar su marca como un producto de lujo. Tesla, compite ahora cabeza a cabeza en varios mercados del mundo con las grandes marcas europeas como BMW o Mercedes Benz

Infiniti, Tesla y Genesis entre las marcas más confiables

Tal fue el éxito de los vehículos eléctricos de alta gama en Europa, que una marca europea, BMW, decidió invertir en una división especializada en el desarrollo de vehículos eléctricos dejando atrás años de historia y enfocándose en el futuro de los autos de alta gama.

Si bien es otra industria totalmente diferente, se puede apreciar la importancia y el potencial de la innovación si Argentina quiere ganar de visitante en el Viejo Mundo. La forma para que las bodegas argentinas se establezcan y posicionen en el mercado europeo de alta gama puede ser mediante el desarrollo de productos y estrategias de venta innovadoras que hagan énfasis en la autenticidad, lo exótico, lo natural y la elegancia. Si se sigue esta linea de innovación, tal vez, podríamos descubrir que el futuro de los vinos de alta gama yace en las entrañas de la patria.

Jueves, 4 de julio de 2019
2