Argentina al límite: o bajan los impuestos o se asoma una depresión
Por: Gino Russo
Libertario/Anarco-capitalista, Rothbardiano puro. En twitter soy @finoruso


Hay un mito en Argentina que dice que si recortamos el gasto explota todo, pero ahora les digo ¿no pasa nada si seguimos apretándole la soga al cuello al contribuyente o a la economía?, ¿Subiendo más los impuestos y el gasto público?, 

¿Creen que eso es gratis ,que se puede subir el gasto y los impuestos sin ninguna consecuencias económica grave?

Argentina ya ha llegado a su límite expandiendo su gasto público y subiendo los impuestos, no queda margen para seguir subiéndolos, lo único que logran y van a lograr es ahogar la economía y llevarla a una gran crisis o depresión.

El sector privado se ve totalmente ahogado con 163 impuestos, 69.000 regulaciones, más el costo de no crecer por el excesivo gasto gubernamental sobre las mochilas de los privados que cada vez son menos, por impuestos, regulaciones, exceso de gasto y sobre todo la inflación incontrolable que el gobierno pretende o dice que puede controlar, pero la evidencia dice que no, con solamente mirar la inflación del año pasado Argentina tuvo un 47,6%,lo que equivaldría a Brasil (inflación 3.4 - 2018 ) multiplicarla por 14 veces para alcanzar la inflación de Argentina en un año o la inflación de Chile (2.6%-2018) que tendríamos que multiplicar por 18.5 veces para alcanzar lo que Argentina tiene en un año. 

Lo que en Argentina descansa en el banco central es un monstruo cada vez más grande y se llama leliqs (instrumento monetario).

Este instrumento monetario Leliqs sirvió como freno de mano, para absorber el dinero circulante que ya sea por la propia emisión del gobierno o por la caída de la demanda de dinero que generó el mismo, cuando obligaron a Federico Sturzenneger a no ser más un banco central independiente y a atarse a los caprichos políticos y a jugar con la tasa de interés como si fuese un mero instrumento de monetario(digo esto porque al modificar la tasa de interés, no solamente se generan cambios en la estructura productiva sino también se generan ciclos económicos, que son devastadores, como ya lo hemos vivido) sin importancia, para subir o bajar a gusto y paladar.

Cuando el FMI o incluso economistas prestigiosos como Javier Milei o Diego Giacomini habían advertido sobre el peligro de estos instrumentos monetarios e incluso haber llevado propuestas para desarmar en su momento las lebacs y ahora las leliqs.

Sobre todo ni siquiera entendiendo la importancia de la preferencia temporal y ni siquiera entendiendo, que el propio monstruo que duerme en el central puede llegar a implosionar el sector financiero argentino y vivir una vez más otra crisis.

¿Podrá el gobierno recortar el gasto o seguirá por el mismo sendero de incrementarlo sin consecuencias?

¿Podrá el gobierno disminuir la carga impositiva tan asfixiante que soportan los privados?

¿Podrá el gobierno combatir el monstruo tan temido que duerme en el central?

¿Podrá el gobierno hacer las reformas estructurales que se necesitan para sacar el país del tan amado pozo?, pozo que incluso los argentinos tienen tanto miedo de dejar ir, el vivir con lo nuestro, la sustitución de importaciones, el proteccionismo rancio, el keynesianismo absurdo que en época de elecciones se dedican a imponer controles de precios máximos y mínimos (lectura recomendada 4000 años de controles de precios y salarios), controles de precios voluntarios que se asemejan a lo que propuso Jimmy Carter, creer que los formadores de precios son los empresarios y no, que a costa de imprimir papelitos de más generas más inflación, otorgar subsidios económicos a quienes se desempeñaron mal o tomaron malas decisiones económicas y pedirle a papa estado que los ampare (empresarios prebendarios, tomadores de créditos UVA, tomadores de créditos de autos, tomadores de crédito al consumo,etc,etc.).


  Gráfico de Diego Giacomini  

Gráfico de World bank total tax rate index



Publicado en Mises Report

Miércoles, 24 de julio de 2019