El creador del retuit está arrepentido: "se cambió la reflexión por el impulso"


Hace diez años el desarrollador Chris Wetherell dirigió el equipo que creó el botón del retuit. Le entusiasmaba pensar que esta herramienta daría voz a las comunidades con poca representación. Una vez que Twitter la lanzó, vio que "tenía un multiplicador de fuerza que otras funciones no tienen", según ha contado en una entrevista al portal estadounidense BuzzFeed. Pero el botón también cambió Twitter de una manera que ni Wetherell ni sus compañeros anticiparon. 

Los usuarios compartían sus mensajes sin apenas reflexionar y las noticias falsas y los ataques se propagaban rápidamente. Hoy se arrepiente de haber participado en la creación de este botón y lo compara con "entregarle un arma cargada a un niño de cuatro años".

Chris Wetherell inventó el retuit y abrió una caja de Pandora

Esta herramienta se ha convertido en una de las funciones más características de Twitter. Antes de que existiera, los usuarios tenían que retuitearse manualmente entre sí. Es decir, copiar el texto, pegarlo en un nuevo tuit, escribir "RT" y enviarlo. Con el botón de retuit la compañía quería estandarizar este proceso. Pero en el momento de la creación apenas nadie se paró a pensar en todas las consecuencias posibles. "Solo dos o tres veces alguien hizo una pregunta social más amplia e interesante", ha contado al mismo medio Wetherell, que antes había trabajado para Google y ahora trata de fundar su propia startup. Por ejemplo, hubo quien se cuestionó qué se estaba compartiendo en esos momentos en Twitter.

Hasta que se lanzó esta función Wetherell no se dio cuenta de que facilitaba a los usuarios compartir información que probablemente ni siquiera habían leído. Si antes tenían que pensar al menos un momento en lo que estaban compartiendo al copiar y pegar el tuit, al automatizar el botón la reflexión desapareció y fue sustituida por el impulso.

Wetherell ha puesto a BuzzFeed como ejemplo el Gamergate, una campaña de acoso contra las mujeres en la industria de los videojuegos que tuvo lugar en 2014. Se dio cuenta de que muchos usuarios utilizaban el retuit para coordinar sus ataques contra diferentes personas o propagar información errónea a un ritmo vertiginoso.

Para él, el Gamergate fue una "historia espeluznante": "Me di cuenta de que no se trataba de un pequeño subconjunto de personas que actuaban de manera aberrante. Esta podría ser la forma en que se comportan las personas. Y eso me asustó mucho". Del total de 316.669 tuits del Gamergate publicados o compartidos durante tres días, 217.384 fueron retuits, según un análisis del bloguero especializado en tecnología Andy Baio. Es decir, alrededor del 69%.

"Para ellos, fue muy fácil dañar la reputación de alguien que no les gustaba", ha afirmado en referencia a los usuarios implicados en esta campaña de acoso. El retuit permitía atacar a los demás con tanta rapidez que no podían responder y defenderse. "Construimos una vía ofensiva. Pero no construimos una defensa frente a eso", ha reconocido.

En la actualidad Wetherell ve el retuit de manera muy diferente a como lo veía años atrás: "Recuerdo que un día pensé que el eslogan 'ponemos el poder en manos de las personas' también podría llegar a decirse de forma un tanto distinta: '¡Oh no, pusimos el poder en manos de las personas!".

Cómo arreglar la situación

Para Wetherell, ha llegado el momento de arreglar esta situación. El desarrollador no cree que retirar los botones de retuitear y compartir sea una buena idea, ya que considera que habría quien podría pagar a los usuarios con muchos seguidores para propagar su mensaje y se les otorgaría un poder desproporcionado.

En su lugar, sugiere que Twitter fije toda su atención en la actividad de los usuarios. Cuando miles de personas retuitean o comparten el mismo tuit o publicación, se convierten en parte de una audiencia. Considera que una plataforma podría revocar o suspender la capacidad de retuit de las audiencias que regularmente amplifican publicaciones horribles. "La gestión individual de los usuarios es demasiado difícil, como lo atestigua YouTube", ha asegurado Wetherell al mismo medio. Pero en el caso de las audiencias "es mucho más fácil".

Twitter no es la única compañía afectada por la difusión de desinformación y la incitación al odio en estas plataformas. De hecho, otras aplicaciones populares han tomado medidas al respecto. Por ejemplo, WhatsApp ha limitado el reenvío de mensajes para combatir las noticias falsas. La compañía anunció el pasado mes de enero que solo permitiría reenviar a cinco chats a la vez un mensaje determinado. Incluso Instagram se plantea ocultar en las publicaciones el número de likes, que se han convertido en un símbolo de aprobación social.

Artículo publicado en El País, España

Martes, 30 de julio de 2019