¿Qué puede hacer por las PYMES un candidato que las llama Cuchuflito y Pindonga?
Por: Tomás Barlesi
Colaborador equipo de artículos de Club de la Libertad


Mucho se ha hablado a lo largo de esta semana sobre la frase que pronunció la expresidente Cristina Fernández de Kirchner en la presentación de su libro "Sinceramente" en Mar del Plata: "Ahora aparecen y proliferan marcas que nadie conoce, ?la pindonga', ?el cuchuflito', marcas que nunca nadie conoció, y hasta te venden productos que te dicen en lugar de ?leche', ?producto lácteo que contiene leche', ¿Qué es esto?, ¿Esto es capitalismo? No, no, no".

 

Y señaló: "durante nuestra gestión los supermercados rebosaban de mercaderías todas de primeras marcas". ¿Por qué la actual candidata a vicepresidente por el Frente TODOS, se refiere así a todos aquellos productores argentinos de pequeñas empresas?

Las segundas y terceras marcas están muy contentas con el comentario. Esas 800.000 pymes son las que mueven la economía nacional, desde abajo y dando empleo. Son aquellas a las que les cuesta escalar por la gran presión tributaria que cargan, todos esos trabajadores y empresarios que se levantan día a día a cumplir, a sumar para lograr una gran nación, a mejorar su producción. 

Es a ellos a quienes les pegan más fuerte las crisis sistemáticas que vive nuestro país cada 20 años aproximadamente; gracias a los gobiernos corruptos que nos gobiernan décadas, dándonos primeras marcas.

Perón decía: "el obrero es la columna vertebral del movimiento peronista", Perón entendía que el obrero mueve la economía, hoy esos obreros también son los trabajadores de esas pequeñas empresas. ¿Acaso Cristina Fernández no lleva la bandera del peronismo?. 

¿Por qué no quiere tener en las góndolas segundas marcas? El esmero y esfuerzo de sus trabajadores argentinos están en ellas. Debería estar ella orgullosa de todas aquellas pequeñas empresas puedan estar en los supermercados del país, nuestra industria nacional.

No permitamos que estos actores de la política vuelvan a gobernarnos, abramos los ojos y notemos, porque si menosprecian a nuestro sector privado de tal manera, entonces ¿a quiénes defenderán? 

Debemos de pensar que los dichos de Cristina son una advertencia de su falsa preocupación hacia el trabajador. Debemos entender que nuestra industria nacional - aún con las altas cargas impositivas que soporta - se esfuerza día a día por levantar a nuestro país y merece, como mínimo, el respeto de todos sus funcionarios. 

Nunca olvidemos entonces los dichos de nuestra expresidente, que si en plena campaña denigra de tal forma a nuestra pymes, debemos preguntarnos qué hará por ellas cuando esté en el poder.

Artículo publicado en Club de la Libertad

Jueves, 1 de agosto de 2019
1
Etiquetascristina