La última de Trump: quiere comprar Groenlandia a Dinamarca

Según una historia publicada por el Wall Street Journal este jueves y de la que se han hecho eco otros medios, parece que el presidente Donald Trump le ha pedido en repetidas ocasiones a sus ayudantes que averigüen si es posible comprar Groenlandia. Parece una historia sacada de El Mundo Today, pero no. Esto es un extracto del propio Journal sobre los planes de Trump:

En reuniones, cenas y conversaciones pasadas, Trump preguntó a sus asesores si Estados Unidos podía adquirir Groenlandia, y escuchó con interés las conversaciones sobre sus abundantes recursos y su importancia geopolítica. Además, dos de esas personas aseguran que le pidió a su abogado de la Casa Blanca que investigase esa posibilidad.

Por fantasiosa que pueda parecer la cuestión, no es la primera vez que un presidente estadounidense trata de comprar Groenlandia. Ya lo hizo Harry Truman quien ofreció en 1946 100 millones de dólares a Dinamarca. No obstante, la oferta fue rechazada. El ejército estadounidense ya tiene una base aérea importante en Groenlandia, en el noroeste de la isla. La base tiene 600 empleados y es importante en el sistema de radar global del país.

Algunos de sus asesores han apoyado la idea, diciendo que sería una buena jugada económica,  mientras que otros lo descartaron por completo, considerándolo un capricho pasajero que no se va a llegar a concretar. Tampoco está claro cómo los Estados Unidos se las podría arreglar para adquirir Groenlandia, incluso aunque este esfuerzo fuese en serio.

Groenlandia pertenece a Dinamarca, aunque es una región prácticamente autónoma desde 2009. El gobierno danés solo se ocupa de asuntos de política monetaria, defensa y política exterior. Además, Trump tiene previsto un viaje a Dinamarca este mes de septiembre, aunque el Wall Street Journal ha dicho que este viaje no está relacionado con su fascinación por esta gran isla -tiene una superficie de 2,1 millones de kilómetros cuadrados, que la convierte en la mayor isla del mundo-y en la que viven unas 56.000 personas.

Varios políticos daneses y groenlandeses ya han expresado su rechazo a esta idea, como por ejemplo el ex primer ministro Løkke Rasmussen, que ha publicado en Twitter que todo debe tratarse de una broma.



Viernes, 16 de agosto de 2019