Lacunza, "reperfilamiento" de la deuda y la opinión de los economistas


En tiempos de convulsión, cualquier chispa puede ocasionar un incendio. Ayer, el ministro de Hacienda Hernán Lacunza, dio a conocer cuatro medidas para aliviar el frente financiero. La más resonada de ellas es la revisión de los vencimientos de la deuda con el FMI.

Concretamente, Argentina pidió al FMI la revisión de los vencimientos de su crédito por 56.000 millones de dólares, que comienzan en 2021, para aliviar la actual turbulencia en el mercado cambiario.

"Hemos propuesto al FMI iniciar el diálogo para reperfilar la deuda", anunció y la palabra "reperfilar" se posicionó como tendencia en las redes, señal de que generó "chispas" que pueden terminar en un incendio virtual de opiniones. 

"El perfilamiento que nosotros proponemos es sin quita con los pagos de intereses" -puntualizó Lacunza.  "Los pagos de la deuda siguen vigentes". Lo que se llama perfilamiento es, entonces: "Cambiar los vencimientos pero no el resto de las condiciones". En diálogo radial, el economista Roberto Cachanosky explicó: "traducido al castellano ?como no puedo pagar ahora, te pago más adelante y la plata que iba a usar para pagarte la voy a usar para controlar el mercado de cambios'". 

El FMI dijo hoy que seguirá "al lado de Argentina" y que analizará el impacto de las medidas anunciadas. El organismo dijo que eran "pasos importantes" para "hacer fente a las necesidades de liquidez" y "salvaguardar las reservas".

Economistas y no tanto, con humor o tecnicismos, a favor y en contra no dudaron en dejar su pensamiento en la red del pajarito azul y en cuanto medio los propiciara. Los más serios (de todos los colores políticos) coinciden en un punto: la presión sobre el dólar no se va a calmar fácilmente. Y en ese sentido, apuntan al "fósforo" que puede activar el fuego que tienen en la mano dos referentes clave en este proceso: Alberto Fernández y el propio FMI.


El economista Manuel Solanet (Libertad y Progreso) está convencido que el Fondo "no le va a soltar la mano a Macri" aunque advirtió que  "si no se recupera la confianza, la presión sobre el dólar va a seguir".

Más ácido, el también economista Javier Milei dijo en diálogo radial con Eduardo Feinmann:  "Es una ofensa a la inteligencia que utilicen nuevos términos para explicarnos qué pasa. Si todos se ponen de acuerdo en el reperfilamiento, se tiene que mantener el valor presente. ¿A qué tasa lo van a hacer? Si la tasa no es acorde, también es default", explicó.



 Lacunza, en la conferencia de ayer, reconoció que "ningún gobierno puede solo" y -aunque cauto- se mostró esperanzador: " Aún reconociendo que los resultados económicos del actual programa han sido inferiores a los esperados, pretendemos que el punto de partida del próximo mandato sea más sólido".

Camilo Tiscornia, director de C&T Consultores, dice que reperfilamiento de deuda es lisa y llanamente patear la pelota para adelante. "Lo que yo entiendo es que se están cambiando las condiciones originales en las que se pactó la deuda con los acreedores", comentó el economista.

Por su parte, Miguel Ángel Boggiano, economista y CEO de Carta Financiera, dice que reperfilamiento es un cambio en los plazos de vencimiento de la deuda. "Lo que pasa es que en la deuda de corto plazo, te cambia la fecha de pago unilateralmente y siguen corriendo los intereses. Esto último es para las instituciones, pero a las personas humanas se las pagan", agrega.

Hoy jueves se publicó el decreto 596 donde oficializa el gobierno la extensión de los vencimientos de los títulos de deuda pública de mediano y largo plazo (Letes, Lecap, Lelink y Lecer) anunciados ayer.



Jueves, 29 de agosto de 2019